OPINIÓN · 13 FEBRERO, 2021 04:35

Violencia machista, otra vez

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El tema de la violencia hacia las mujeres por el solo hecho de ser mujeres —también llamada violencia machista o violencia de género— debería estar siempre en la agenda pública hasta que deje de ser un problema social.

En días recientes se hizo público la violación sexual a una joven venezolana en Buenos Aires, la lenidad hacia el agresor por parte de la jueza que lo liberó y cómo se logró revertir esa decisión.  Un caso con muchas aristas. Veamos algunas.

La vulnerabilidad femenina

Según el recuento de la noticia, la joven venezolana, emigrada a Argentina, ve una oferta de trabajo en Internet, acuerda una entrevista con el posible patrón y acude.  Por precaución, le dice a su madre dónde irá.  Según la noticia, el entrevistador la droga, ella logra enviar un mensaje de auxilio a su madre y cuando llega la policía, aunque el hombre ya ha abusado sexualmente de la joven aún así está en flagrancia, ejecutando el acto delictivo. No hacían falta muchas pruebas para acusarlo y sentenciarlo.  Sin embargo, para la jueza que conoció el caso, no fue suficiente.

Ese hecho nos retrotrae a la campaña de vuelo internacional conocida como me too para denunciar el acoso y abuso sexual que aplican algunos patrones a sus empleadas en los países ricos.  En estos casos, todas las denunciantes era de mediano o alto rango social.  Casi ninguna empleada de panadería, obrera de fábrica o  trabajadora del hogar apareció en esa campaña.  Las pobres solo tienen voz en estos casos cuando las medio matan.

El reciente caso de Buenos Aires dejó oír una de esas otras voces de mujeres abusadas sexualmente, la de una joven con escasos recursos económicos. pero no fue solo la violación que ella sufrió sino la injusticia de la jueza que conoció el delito y por supuesto, evidenció, la vulnerabilidad femenina en el campo laboral.

La prepotencia masculina

Los hombres machistas —no todos los hombres son machistas— responden a la educación que recibieron: son autoritarios, irrespetuosos, abusadores, arriesgados, agresivos, violentos. Además, los machistas son misóginos, subestiman, desprecian a las mujeres y a todo lo que parezca femenino como los hombres amanerados, los homosexuales, las personas transgénero y transexuales.

El pensamiento machista  —que predomina en hombres, por supuesto, pero también lo hay en mujeres, sin ser lesbianas— se atribuye el derecho de ofender, ridiculizar, acosar, abusar, humillar, insultar, golpear lo que signifique femenino. Incluso, la  prepotencia machista les hace creer que tienen derecho a matar impunemente.

Hay patrones o empleadores machistas que asumen el derecho de acosar a sus empleadas, maltratarlas, abusar de ellas a cuenta de que él es quien tiene poder.  El contratante de la joven en Argentina convencido de la preponderancia de su fuerza física masculina, los privilegios sociales por ser hombre y el rango social de patrón o empleador, se envalentonó con esas creencias y las usó como licencia para abusar de la joven que solicitaba empleo.  No estaba muy equivocado en creer que sería protegido por la sociedad aunque, a él, el tiro le salió por la culata.

La lenidad judicial

La jueza que conoció inicialmente el caso de la venezolana violada en Argentina consideró que se trataba de un “abuso sexual simple” y que el agresor, aunque detenido en flagrancia, no tenía antecedentes penales.  Es decir, que hasta el momento de la violación, era un ángel de Dios.  Por tanto, lo dejó libre. Esto enardeció a la familia de la agredida y a grupos de mujeres organizadas en Argentina que salieron a protestar a las calles y en las redes virtuales.

La lenidad con la que los/las jueces deciden a favor de los hombres denunciados por abuso sexual es muy frecuente. Las propias convicciones machistas de quien juzga o las presiones que recibe, le lleva a encontrar resquicios jurídicos que permiten amainar, o perdonar, la pena del agresor o agresores sexuales.

Hay casos emblemáticos donde los jueces deciden disculpar al agresor o agresores cuando de sexo se trata. “Ella se lo buscó”, “era una puta”, “por vestirse así”, “quién la manda” son argumentos que no se dicen pero que subyacen en las sentencias.  Así fue en el caso de Linda Loayza, en Venezuela, secuestrada y violada por su agresor durante meses. Hoy, él anda libre.  Sucedió parecido con el veredicto del juez en el caso de “la manada”, en el que varios hombres violaron a una joven en España, y muchos, muchísimos casos más de violación o abuso sexual a mujeres en cualquier lugar del mundo donde el hombre que impune y la agredida termina acusada socialmente.

No más impunidad machista

En todas las sociedades hay una tendencia a exculpar a los hombres en casos de violencia o abuso sexual a mujeres. La comunidad, los medios de comunicación, los jueces y hasta juezas suelen estar permeados de machismo. Por eso, la familia, amistades y grupos sociales organizados tienen que salir en defensa de la agraviada ante su indefensión social y jurídica.

El caso de la venezolana violada en Buenos Aires pudiera sentar un precedente acerca de la importancia de la protesta y el apoyo social a la mujer violada. La familia de la joven y organizaciones de migrantes y mujeres argentinas reclamaron, en físico y virtualmente, la decisión de la primera jueza, lograron que se anulara su decisión y que el violador volviera a la cárcel para ser juzgado de nuevo. En este caso fue exitosa la movilización, pero no siempre ha sido así.

En muchísimos casos de violación sexual a mujeres hay protestas sociales y aún así, el violador queda libre. Es necesario que haya voluntad política y sensibilidad social en las esferas del poder para que esos delitos se paguen.  Podría ser que eso fue lo que pasó en Argentina con el violador de la joven venezolana. En otro país, en otro contexto político, un caso como este, lo hubiesen archivado prontamente.

Lo que tiene que ser una meta social, en cualquier lugar del mundo, es el cese de la impunidad de los violadores y abusadores sexuales. Esos delincuentes no pueden salir airosos por complacencia de leyes y jueces.   Comencemos por ese cambio mientras se logra el otro a más largo plazo, erradicar al machismo.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: A pesar de la vacuna

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 3 OCTUBRE, 2021 05:31

Venezuela en reingeniería política

Estas últimas semanas en Venezuela particularmente han sido muy difíciles para la oposición. Paradójicamente en el marco de un proceso de conversaciones que se está desarrollando en México, han aflorado multitud de conflictos internos en los partidos y en las alianzas para la definición de candidaturas unitarias en diversos estados y municipios del país. Un […]

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2021 05:45

Por una ley libertaria

La interrupción del embarazo por parte de la mujer -el llamado aborto voluntario- es un tema controversial. Por un lado, es un derecho que claman mujeres (y hombres) e instituciones en todo el mundo, y ya se ha logrado en varias partes. Por el otro, hay férrea oposición de mujeres (y hombres) e instituciones en todo […]

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2021 05:50

Jueces y fiscales avalando la tortura

El Informe presentado hace quince días por la Misión de Determinación de Hechos para Venezuela de Naciones Unidas (MDH), con una nítida radiografía de las perversidades del sistema de justicia , muestra la complicidad de jueces y fiscales en la práctica de la tortura. Varios de los testimonios de detenidos indican que fueron torturados en […]

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2021 05:39

¿Sociedad venezolana al cuadrado?

La semana pasada les hablaba del fenómeno de la duplicidad política y económica en Venezuela, que cual trastorno de visión doble o diplopía en términos médicos, nos viene afectando desde el año 2019. Lo anterior, deriva de una disociación macro y micro económica sin precedentes que vive el país. Incluso peor cuando intentamos entender y […]