Un zar caribeño - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 19 ENERO, 2020 05:47

Un zar caribeño

Ver más de

Alberto Barrera Tyszka

¿Cómo valoras esta información?

16
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

“Encima todavía pretenden que los llamen y los consideren democráticos, revolucionarios, bolivarianos”

No lo entienden. Eso es lo que pasa. Siempre lo mal interpretan. Le tienen mala fé. Pobre Nicolás. Por eso se molesta tanto y, desde el púlpito, manotea y brama: “¡Imbéciles!”.  Y repite: “¡Imbéciles!”. Lo grita golpeando la segunda sílaba con un énfasis especial.  Tiene razón. Nicolás tiene razón. ¿Cómo le pueden decir “dictador”? ¿Cómo pueden denunciar que en Venezuela hay una “dictadura”?  ¿Acaso todavía no se dan cuenta? ¿Acaso todavía no lo han entendido? ¡Dejen ya de ningunear, coño! Esto es mucho más que una simple tradición tropical y militarista. Esto es otra cosa, esto va más alla. ¡Esto es una autocracia sagrada! ¡Esto es un reino!

También Maduro se siente heredero de un poder divino. Al menos, así actúa. Y desde esa perspectiva, la alternancia política es inadmisible. Es el peor de los pecados. La democracia solo es una forma de traición a su designio supremo, galáctico, infinito. El chavismo es la eternidad. Todo lo demás puede morir.  De hecho, eso podría definir su mandato: todo lo demás, debe someterse o morir.

Hace un poco más de un siglo, por estos mismos días de enero, León Tolstói le escribía una larga carta a Nicolás Romanov, zar de Rusia.  El escritor cuestionaba la violenta autocracia,  legitimada por la religión ortodoxa, y su ceguera abismal, su ignorancia y desdén por la situación real de la inmensa mayoría de los ciudadanos del país. Por supuesto que se trata de un contexto histórico distinto, de unas circunstancias y de un debate ideológico diferente. Tolstói escribe desde y para su tiempo. Pero su mirada crítica sobre un tipo de ejercicio de poder tiene por momentos una gran pertinencia: “lo primero que debe hacer el gobierno –advertía-  es acabar con el yugo que le impide al pueblo expresar sus deseos y sus necesidades. No se puede hacer el bien a una persona a la que tenemos amordazada para no oir qué es lo que quiere para su propio bien”.

Aquí, en el Caribe y en este 2020, el año ha comenzado justamente con un feroz ataque del emperador y de su corte para evitar –de cualquier manera y a cualquier costo- que el pueblo se exprese, que la mayoría de los venezolanos digan qué necesitan y qué quieren.  Esa parece ser la razón fundamental que brilla detrás de todo el absurdo de estos días: evitar que la oposición se mantenga en el parlamento y designe un nuevo Consejo Electoral, un árbitro imparcial y equilibrado, capaz de llevar adelante un desenlace electoral a la crisis del país.

El 5 de enero se inició el show maratónico más asombroso y patético que ha existido en nuestra historia. Luis Parra y su grupete han dedicado dos semanas a un festival retro, logrando una sorprendente imitación de los tres chiflados, antiguo programa de comedia televisivo, centrado en el disparate, las confusiones, los gritos y las cachetadas. Nunca antes el chavismo mostró su juego de forma tan burda y precaria: Francisco Torrealba dándole órdenes a la “nueva oposición” en pleno hemiciclo;  los colectivos atacando a diputados y agrediendo y robando a los trabajadores de la prensa;  Diosdado Cabello haciéndose el bambi y diciendo que el problema solo es un conflicto entre bandos opositores; Maduro haciéndose el ruso, tratando de fingir que es un estadista independiente y pidiéndole a las autoridades que intervengan en esa diatriba interna del parlamento;  José Brito aparentando que es un militante honesto y preocupado, llegando con varios extras vestidos de amarillo y sin libreto; Timoteo Zambrano pujando una cara de yonofui y simulando que es un adversario del régimen; Rodríguez Zapatero resucitando y tratando de actuar de pronto como si  no fuera Rodríguez Zapatero… Todo parece una telenovela barata  y mal improvisada.

Por un instante, es difícil creer que detrás de estas pantomimas hay una estrategia bien razonada y articulada.  La filtración de la llamada telefónica del diputado Noriega, contando cómo recibió 700 mil dólares, solo es un testimonio más entre otros. El “detrás de cámaras” del 5 de enero es tan escandaloso y grotesco como la delirante película.

Pero Nicolás Maduro no quiere que lo llamen “dictador”. Le molesta. Su régimen invade y ocupa las instituciones; impide la representación y el voto; reprime y censura; secuestra, encarcela, asesina a ciudadanos sin ninguna contemplación legal… pero no puede ser considerado una dictadura. Son una élite que ya se acostumbró a ejercer la crueldad con absoluta naturalidad. Ya no ven la miseria del país. O si la ven, no les importa. Viven en la ética de los bodegones. Dolarizan la soberanía y carajean a los excluidos. Usan sin pudor a los pobres. Están dispuestos a hacer cualquier cosa para acabar con cualquier disidencia.  Y encima todavía pretenden que los llamen y los consideren democráticos, revolucionarios, bolivarianos.

Pero se equivocan cuando piensan que pueden engañar a todos los demás. Se equivocan cuando creen que el pueblo los mira y los valora como ellos se miran y se valoran a sí mismos. Tal vez por eso siguen apostándole a la provocación, a la guerra.  Juegan todo el tiempo con el límite de la violencia. Tanto que a veces, incluso, da la impresión de que parecen empeñados en que todo el mundo termine creyendo que la única solución posible son los drones. Se mantienen en una frontera delicada y perversa: ejercen el terror y después pretenden frivolizarlo.

 “Se puede oprimir al pueblo con medidas violentas. Pero no se puede gobernar con ellas”.  Le escribía Tosltói a Nicolás el 16 de enero de 1902

 

****

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

 

Del mismo autor

Malos, malosos, malísimos

 

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 31 OCTUBRE, 2020 04:35

Ni R2P, ni gobierno paralelo, ni similares

El largo camino que representa la recuperación del país implicará un proceso de reinstitucionalización profundo y una negociación compleja y rugosa. Aquel le que diga lo contrario, solamente le está ofreciendo una linda poesía o una declaración de bonitos deseos. Y en este punto cobra más sentido la frase aquella que dice: la política es […]

OPINIÓN · 30 OCTUBRE, 2020 04:35

Clarividencia política: qué traerá el 2021

Ya buscamos las cartas del tarot, una bola de cristal, los abalorios de Walter Mercado, el velo de Adriana Azzi, el Pulpo del Mundial y a Mister Popo, para en un acto de prestidigitación, más que de análisis lógico, intentar dar unas pinceladas sobre lo que políticamente podría esperarnos para finales de este año y […]

OPINIÓN · 30 OCTUBRE, 2020 04:25

Periodistas y la colegiación obligatoria: ¿para qué?

Me registré en el Colegio Nacional de Periodistas (CNP) a inicios de 1990, unos pocos meses después de defender mi trabajo de grado y apenas al recibir mi título de licenciado en Comunicación Social. Han pasado 30 años. Tuve claridad de que quería trabajar en el campo periodístico, y eso fue una certeza desde que […]

OPINIÓN · 29 OCTUBRE, 2020 04:37

Reinventando la educación

“Hace tiempo encontré un video británico en Internet que contaba la historia de un hombre que se despierta en el mundo actual luego de haber estado dormido durante cien años. Sale a la calle y nota que todo ha cambiado mucho: hay edificios muy altos y transitan automóviles rarísimos a velocidades para él impensables. Ve […]