Ubuntu o las formas del diálogo - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2018 04:31

Ubuntu o las formas del diálogo

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Fotografía: Paco Corallino

Uno de los diálogos más enérgicos que he visto recientemente es el de casi un centenar de personas con discapacidad oral y/o auditiva, las llamadas sordomudas, que al caer la tarde se reúnen, al menos una vez a la semana, en el centro de Caracas, para conversar sobre cualquier tema. Entre ellas, algunas en sillas de ruedas y otras invidentes. Las limitaciones no impiden el diálogo. Lo que parece increíble puede acontecer.

 Si ya aquel espectáculo humano callejero de los sordomudos dialogando me dejó sin palabras; no ha sido menos el presenciar a un grupo –AM danza de habilidades mixtas-, presentando Ubuntu, un espectáculo donde personas con dificultades motoras, auditivas, visuales, de nacimiento o por accidente, síndrome de down y parálisis cerebral, danzan junto a bailarines profesionales y no profesionales diciendo lo que el título de la obra, un vocablo africano, quiere expresar: “Yo soy porque somos nosotros”. Un llamado a la integración, al entendimiento.

 El grupo baila en forma armónica, plástica, hermosa. Por supuesto, conmovedora.  Las sillas de ruedas, las andaderas, los muletas, las prótesis, allí no son aditamentos, ni recursos escenográficos –aunque algunos sean integrados como tales-, sino partes esenciales de algunos de los bailarines en su cotidianidad y en el escenario.

 Junto a estas personas con limitaciones variadas, bailan madres, amigos, gente sin experiencia en la danza profesional que se ponen en el lugar del otro –un recurso básico para entendernos-  en gesto de solidaridad, en un llamado a reconocerlos, aceptarlos, a no verlos con lástima como forma de lucha contra la discriminación y el estigma.  Sea cualquiera la razón que pudiera originarlas.

Aquella suma de discapacidades y sensibilidades en la escena producen un lenguaje no convencional, una forma de entendimiento, de lograr acuerdos que es ejemplarizante. Viendo Ubuntu uno se da cuenta que  diálogo tiene múltiples formas de expresión y que quizás ninguna tan efectiva como la acción.  

 Ver aquel casi medio centenar de bailarines en escena y oír los aplausos y emociones que generan en el publico refleja un profundo sentimiento de admiración y respeto hacia personas que por siglos han sido segregadas, estigmatizadas, menospreciadas por ser como son.

Ubuntu permite ver la integración de los que tienen y no tienen,  de los que pueden y no pueden y el resultado de un trabajo sostenido en el escenario pero también en los hogares de estos bailarines donde muchas de sus familias y amigos en un esfuerzo descomunal han logrado, todos juntos, a vencer las dificultades.   Reverencia.

Ubuntu y la esperanza

El público sale de la sala lleno de esperanzas, de alegría, de orgullo y fascinación por un esfuerzo como el que ha realizado Alexander Madrid y su grupo de AM Habilidades mixtas, al hacernos ver que las personas con discapacidades no son un problema sino una oportunidad y que quienes no las tenemos podemos lograr mucho junto a ellas.

La gente del común, las familias, las comunidades, los políticos deberían aprender, entender y asumir que el diálogo es la forma más eficiente de comunicarse, la única de lograr integrar grupos, aún cuando parezca que es imposible por la cantidad de limitaciones.  Ubuntu nos lo demuestra.

Si acaso tienes ganas de ver algo conmovedor por su hermosura, ejemplarizante sobre lo  que debería prevalecer entre la gente, el martes 4 de diciembre – un día después del Día Internacional de las Personas con Discapacidad- queda una función en el Teresa Carreño de Caracas; un lugar donde los diálogos de todo tipo deberían tener cabida.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 28 MARZO, 2018

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 7 DICIEMBRE, 2019 05:51

De la zulianidad vapuleada

La zulianidad se amalgamó en los sentimientos y vocación musical de todo nativo del territorio zuliano.

OPINIÓN · 7 DICIEMBRE, 2019 05:01

La culpa no fue mía

En la violación sexual media la fuerza, el poder. La víctima es abusada física, sexual y socialmente y el primer paso es decirlo a alguien de confianza.

OPINIÓN · 6 DICIEMBRE, 2019 05:46

Plagados de mafias

Si alguien declara que somos uno de los principales centros mundiales del crimen organizado, ¿cuántos se atreverían a desmentirlo? Creo que muy pocos. A decir verdad, somos uno de los principales corredores para la comercialización de drogas y hoy nadie duda que seamos una ruta distinguida del narcotráfico. Actualmente, altas autoridades del gobierno han sido […]

OPINIÓN · 5 DICIEMBRE, 2019 05:16

La violencia no toma vacaciones

Los meses de período vacacional son los que albergaron la mayor tasa de muertes violentas en la población de 0 a 18 años no cumplidos