OPINIÓN · 28 ABRIL, 2021 04:05

Sobre Mary Wollstonecraft y su «Vindicación de los derechos de la mujer»

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Ayer 27 de abril, Mary Wollstonecraft hubiese cumplido 262 años. Fue una filósofa inglesa y escritora de novelas, cuentos, ensayos, tratados y del maravilloso documento “Vindicación de los derechos de la mujer”, del cual les quiero hablar hoy por su vigencia en cuanto a lo que propone y por tratarse de una obra clásica fundacional del movimiento feminista.

El planteamiento central del texto, publicado en 1792, gira en torno a la noción de que las mujeres viven en un estado de minusvalía psico-social impuesto por relaciones que supuestamente, buscan protegerla y glorificarla como “ser especial” pero que le niegan lo que, a juicio de la autora, son las oportunidades básicas para forjar el carácter y extraer la virtud entre los seres humanos: la razón, el trabajo productivo y la libertad.

El conjunto de supuestos privilegios derivados de esta condición “especial” de la mujer, el arraigo de los poderes que construye con su belleza, el dominio sexual que pudiera ejercer sobre el hombre, la vida de provisiones aseguradas para dedicar sus cotidianidades al arte o al placer, todo, advierte la autora, no es más que un constructo artificialmente construido para evitar la igualdad de condiciones entre hombres y mujeres, que debe ser estimulada por el Estado y promovida en todos los ámbitos, desde la educación temprana.

El patrón de la sumisión

La sumisión de la mujer al hombre (no a la razón que pudiera estar expresando) es, en definitiva, un caso más de sumisión humana, como el que podría derivarse de reinados o de dictaduras de raza o de clase social. Hay una similitud evidente entre la sumisión inherente a los regímenes políticos que institucionalizan la tiranía del poder basado en la fuerza bruta y la opresión, con el conjunto de ideas que pretende la sumisión de la mujer.

Para romper este ciclo, la autora apuesta por la educación como herramienta igualadora en la construcción de ciudadanía. Advierte que debería incluir la protección del cuerpo femenino, para que no sea manipulado en función de las expectativas sobre su uso simbólico o práctico en los roles machistas previstos para la mujer. “Si las sociedades humanas privilegiaran la razón, disminuirían las tiranías y, de manera inevitable, disminuiría también hasta desaparecer en estas sociedades, la sumisión de la mujer”, escribe Mary.

Principales aportes

Los aportes del texto, vistos en contexto histórico y situacional, son espectaculares, revolucionarios. El primer aporte consiste en presentar la discriminación de género y la sumisión de una parte de la humanidad a otra, como un componente explicable de un sistema más general de interacciones en el que se produce tiranía y sumisión. De este modo, libera al asunto del riesgo de la diferenciación “biologicista” y de la diferenciación religiosa. Ella explica la discriminación como un fenómeno social derivado del ocultamiento de la razón (por ejemplo, a través de una educación equivocada) a una parte de la sociedad.

El segundo aporte consiste en despojar de adornos y simplezas esta relación de sumisión y demostrar que dichos adornos están diseñados para confundir la esencia del proceso diferenciador. Por ejemplo, protejo a la mujer, incluso me someto a su poder sexual y a su exquisita sensibilidad (o, como contracara de la misma moneda, me protege un hombre y lo someto sexualmente con mi poder y mi sensibilidad) porque no es dable considerar que puede la mujer, por educación, por razón, por esfuerzo productivo, por libertad en igualdad, acceder al poder que se tiene como hombre. Los obsequios y las galanterías no son simples herramientas para facilitar una relación de amor entre iguales. Son expresiones del diferencial entre géneros en esa relación.

El tercer aporte consiste en desarrollar la teoría del arraigo educativo del proceso diferenciador y discriminatorio, por lo que no es suficiente que se deje de discriminar educativamente ambos sexos. Se requiere una política activa, dice Wollstonecraft, de educación transformadora para las niñas y mujeres que contribuya al posicionamiento creciente en el mundo público, lo que resulta extraordinariamente moderno dado el contexto y los alcances en las competencias gubernamentales y en el concepto de políticas públicas para esa época.

Asombrosa Mary

Ella pareciera narrar -con la naturalidad de lo evidente- asuntos que, dado el contexto de la época, muy pocos trataban y que en general, no era válido discutir con amplitud. Me asombra el tono narrativo de la autora alejado del fervor reivindicativo, que tienen otras narraciones feministas más modernas, a pesar del sufrimiento de su propia vida y aún en las partes en las que, de manera más evidente, profundiza en la crítica a una sociedad intolerablemente injusta.

Me impresionó mucho la claridad para interpretar las relaciones sociales de su época. Creo que sus planteamientos logran una profundidad precursora que aún perdura. Analizar las relaciones sexuales y sus vínculos con la estructura patriarcal me parece un planteamiento auténticamente de avanzada. Me queda la inquietud de si se generarían en ella las dudas y la culpa típica de quienes nos sabemos transgresoras… Doy gracias por el contacto con esta lectura y su maravillosa autora.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: ¿Las mujeres nos angustiamos más?

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 7 DICIEMBRE, 2022 05:30

Un hijo de inmigrantes conmociona la tradición política británica

El origen étnico, la juventud y la fortuna de Rishi Sunak, nuevo Primer Ministro del Reino Unido, sacuden los cimientos de la política británica. Este líder del Partido Conservador recibió el aval de 100 parlamentarios para asumir el cargo en esta democracia parlamentaria, asediada por una crisis económica y un desgaste derivado de la renuncia […]

OPINIÓN · 6 DICIEMBRE, 2022 05:30

Aprender a pensar, inferir y actuar

Mientras los procesos de formación universitaria sigan acumulando procesos de enseñanza-aprendizaje en forma de datos inertes, los resultados serán profesionales apáticos. Por consiguiente, profesionales sin mayor observancia de problemas del desarrollo, con actitudes empobrecidas ante las necesidades que crea la complejidad de las realidades. Además, actitudes siempre escurridizas de la atención que requiere el desencuentro […]

OPINIÓN · 5 DICIEMBRE, 2022 05:30

El futuro de la humanidad: ¿una especie biotecnológica?

Todas las especies son transitorias, pueden extinguirse, generar otras nuevas o transformarse con el tiempo debido a las mutaciones y los cambios ambientales. Entonces ¿qué se podría esperar de una especie al evolucionar en la Tierra durante un millón de años? En ese momento, los continentes tendrán un aspecto similar al actual y el Sol […]

OPINIÓN · 4 DICIEMBRE, 2022 05:30

Venezuela en negociación

Una nueva ronda de negociación se ha iniciado en México para abordar la particular situación de Venezuela. Un acuerdo social suscrito por las partes va a permitir reabrir el juego financiero para atender la difícil complejidad social del país. En medio de la desconfianza precedente y las aristas que han envuelto las posiciones en torno […]

OPINIÓN · 4 DICIEMBRE, 2022

Sobre Mary Wollstonecraft y su «Vindicación de los derechos de la mujer»

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

Ayer 27 de abril, Mary Wollstonecraft hubiese cumplido 262 años. Fue una filósofa inglesa y escritora de novelas, cuentos, ensayos, tratados y del maravilloso documento “Vindicación de los derechos de la mujer”, del cual les quiero hablar hoy por su vigencia en cuanto a lo que propone y por tratarse de una obra clásica fundacional del movimiento feminista.

El planteamiento central del texto, publicado en 1792, gira en torno a la noción de que las mujeres viven en un estado de minusvalía psico-social impuesto por relaciones que supuestamente, buscan protegerla y glorificarla como “ser especial” pero que le niegan lo que, a juicio de la autora, son las oportunidades básicas para forjar el carácter y extraer la virtud entre los seres humanos: la razón, el trabajo productivo y la libertad.

El conjunto de supuestos privilegios derivados de esta condición “especial” de la mujer, el arraigo de los poderes que construye con su belleza, el dominio sexual que pudiera ejercer sobre el hombre, la vida de provisiones aseguradas para dedicar sus cotidianidades al arte o al placer, todo, advierte la autora, no es más que un constructo artificialmente construido para evitar la igualdad de condiciones entre hombres y mujeres, que debe ser estimulada por el Estado y promovida en todos los ámbitos, desde la educación temprana.

El patrón de la sumisión

La sumisión de la mujer al hombre (no a la razón que pudiera estar expresando) es, en definitiva, un caso más de sumisión humana, como el que podría derivarse de reinados o de dictaduras de raza o de clase social. Hay una similitud evidente entre la sumisión inherente a los regímenes políticos que institucionalizan la tiranía del poder basado en la fuerza bruta y la opresión, con el conjunto de ideas que pretende la sumisión de la mujer.

Para romper este ciclo, la autora apuesta por la educación como herramienta igualadora en la construcción de ciudadanía. Advierte que debería incluir la protección del cuerpo femenino, para que no sea manipulado en función de las expectativas sobre su uso simbólico o práctico en los roles machistas previstos para la mujer. “Si las sociedades humanas privilegiaran la razón, disminuirían las tiranías y, de manera inevitable, disminuiría también hasta desaparecer en estas sociedades, la sumisión de la mujer”, escribe Mary.

Principales aportes

Los aportes del texto, vistos en contexto histórico y situacional, son espectaculares, revolucionarios. El primer aporte consiste en presentar la discriminación de género y la sumisión de una parte de la humanidad a otra, como un componente explicable de un sistema más general de interacciones en el que se produce tiranía y sumisión. De este modo, libera al asunto del riesgo de la diferenciación “biologicista” y de la diferenciación religiosa. Ella explica la discriminación como un fenómeno social derivado del ocultamiento de la razón (por ejemplo, a través de una educación equivocada) a una parte de la sociedad.

El segundo aporte consiste en despojar de adornos y simplezas esta relación de sumisión y demostrar que dichos adornos están diseñados para confundir la esencia del proceso diferenciador. Por ejemplo, protejo a la mujer, incluso me someto a su poder sexual y a su exquisita sensibilidad (o, como contracara de la misma moneda, me protege un hombre y lo someto sexualmente con mi poder y mi sensibilidad) porque no es dable considerar que puede la mujer, por educación, por razón, por esfuerzo productivo, por libertad en igualdad, acceder al poder que se tiene como hombre. Los obsequios y las galanterías no son simples herramientas para facilitar una relación de amor entre iguales. Son expresiones del diferencial entre géneros en esa relación.

El tercer aporte consiste en desarrollar la teoría del arraigo educativo del proceso diferenciador y discriminatorio, por lo que no es suficiente que se deje de discriminar educativamente ambos sexos. Se requiere una política activa, dice Wollstonecraft, de educación transformadora para las niñas y mujeres que contribuya al posicionamiento creciente en el mundo público, lo que resulta extraordinariamente moderno dado el contexto y los alcances en las competencias gubernamentales y en el concepto de políticas públicas para esa época.

Asombrosa Mary

Ella pareciera narrar -con la naturalidad de lo evidente- asuntos que, dado el contexto de la época, muy pocos trataban y que en general, no era válido discutir con amplitud. Me asombra el tono narrativo de la autora alejado del fervor reivindicativo, que tienen otras narraciones feministas más modernas, a pesar del sufrimiento de su propia vida y aún en las partes en las que, de manera más evidente, profundiza en la crítica a una sociedad intolerablemente injusta.

Me impresionó mucho la claridad para interpretar las relaciones sociales de su época. Creo que sus planteamientos logran una profundidad precursora que aún perdura. Analizar las relaciones sexuales y sus vínculos con la estructura patriarcal me parece un planteamiento auténticamente de avanzada. Me queda la inquietud de si se generarían en ella las dudas y la culpa típica de quienes nos sabemos transgresoras… Doy gracias por el contacto con esta lectura y su maravillosa autora.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: ¿Las mujeres nos angustiamos más?

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 6 DICIEMBRE, 2022 05:30

Aprender a pensar, inferir y actuar

OPINIÓN · 5 DICIEMBRE, 2022 05:30

El futuro de la humanidad: ¿una especie biotecnológica?