Sexo entre menores - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 20 JULIO, 2019 05:57

Sexo entre menores

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

8
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Dice la noticia que, en una ciudad colombiana, un niño de 7 años fue abusado sexualmente por seis compañeros de juego, todos en edades aproximadas al violado.  Como un ritual para ser admitido en un equipo de fútbol, símbolo de la masculinidad tradicional, los miembros más pequeños le exigieron al aspirante sexo oral y los más grandes, penetración anal.

Este hecho pudiera ser una noticia amarillista más pero, independientemente de su veracidad, casos semejantes pueden ocurrir y ocurren en muchas ocasiones, en cualquier parte del mundo. Por ello, detengámonos en él por el hecho en sí y por las reacciones de los padres y madres de esos niños ante lo ocurrido.

Casi todas las culturas recubren a la infancia con un manto de pureza que hace virginal, castos tanto a las niñas como a los niños.  Se presume que ni ellos, ni ellas, en su inocencia infantil carecen de “malos pensamientos”, que son incapaces de abusar de  otros y mucho menos tener deseos sexuales.

Sin embargo, las teorías del desarrollo psicológico y más especificas de la sexualidad humana, reconocen que niños y niñas, desde el nacer, tienen reacciones sexuales. Sus genitales se estimulan y responden. Primero de una forma refleja, automática, indiferenciada y, más adelante, aprenden a discriminar a qué responder.  

Así, en la medida que crecen y socializan, niños y niñas, van desarrollando su sexualidad, haciéndose, cada vez más sexuados.  Y, es a través del descubrimiento de su cuerpo, de observar a otros, y, posiblemente, de experiencias, aprenden a manejarse sexualmente.

La exploración del cuerpo es natural en los niños y niñas y con ello el descubrimiento del placer sexual. Al rozar el pene, el clítoris o el ano, sienten unas cosquillitas que descubren agradables y bueno, a veces, quieren volverlas a sentir. Normal. Es el sentido hedónico de la vida.

El problema con la sexualidad infantil (y con la que sigue también) surge cuando los adultos, la sociedad, empieza a sancionar, a reprimir las expresiones sexuales y las hacen ver como sucias, perversas, indebidas, pecaminosas.  Se siembra la malicia, se pervierte lo natural.

Por ello, muchos adultos, sobre todo cuando se trata de sus crianzas, les cuesta entender, admitir que niños y niñas son seres sexuados, sobre todo estas últimas. Algunos padres y madres desearían que ellas no sintieran, no desearan, se mantuvieran castas hasta la muerte.  Diferente es el trato y educación sexual con los varones. Esos si tienen que ser sexuados y mientras más, más hombres serán.

Y más se complica el asunto del desarrollo de la sexualidad cuando niños, niñas y adolescentes aprenden que el sexo es poder.

Por eso, los pequeños miembros del equipo de fútbol colombiano exigieron al aspirante que les hiciera sexo oral o que se volteara para penetrarlo. Esto, no necesariamente expresaba su mariquera, ni atracción por los varones; al contrario, pudiera ser que esa exigencia sea una expresión de fuerza, de poder, de ese que se le atribuye a los muy varones, a los machos.

Es harto frecuente que niños o adolescentes varones tengan juegos sexuales entre ellos. Es una forma de aprender lo que la sociedad les exigirá poco después: que sean unos super hombres.  Muchos adultos heterosexuales tienen historias con primos, vecinos, compañeros de clase y nada traumático pasó en sus vidas. Fueron juegos de exploración, de descubrimiento de su cuerpo, del cuerpo del otro y ya.

Se complica la exploración sexual natural cuando los adultos los descubren y se alarman.  Entonces, lo que podía haber sido solo una experiencia más en las vidas de estos menores, se convierte en un escándalo y siguen produciéndose sustos del sexo.

Abuso no es exploración

No es este el caso del equipo de fútbol referido porque allí hubo abuso, manipulación, amenaza, maldad por parte de los niños violadores hacia el violado y eso no fue exploración sexual, fue dominio, imposición, uso de fuerza, humillación.

Pero la noticia trae algo bueno: la madre del niño violentado tuvo la valentía de denunciar lo ocurrido a las autoridades, inclusive, dijo que estaba siendo amenazada por los padres y madres de los niños violadores.  Admirable, ejemplar señora.

Esta denuncia nos retrotrae a otro grave y frecuente filón en los casos de abuso sexual: los familiares de los victimarios suelen defenderlos, tienden a negar lo que sus hijos han hecho. El malo, el mal comportado es el otro, no el mío, piensan y dicen.

Negación y solidaridad automática

Es difícil admitir que un hijo tan niño sea un delincuente y en este caso, un violador sexual.  Admirable fuese que la familia lo reconociera, revisara su corresponsabilidad en el hecho y ayudar al joven violador a cambiar su conducta. Negarla empeora el asunto.

La negación de los delitos sexuales también ocurre en las instituciones. Cuando uno de sus miembros es denunciado, ellas tienden a ampararlo, haciéndose cómplice del delito.  Ha ocurrido por los siglos de los siglos amén con sacerdotes de la iglesia católica.

También hubo complicidad, hace pocos años, en un prestigioso colegio de Caracas donde la directiva y un grupo de representantes salió en defensa de un profesor acusado de abusar sexualmente a varios niños. A pesar de los esfuerzos por salvar el prestigio de la institución, el peso de las pruebas llevaron al profesor a prisión.

Casi todos los casos  que he referido son de sexo entre entre varones y no porque no ocurra entre niñas, sino porque en ellas el abuso suele provenir de adultos o porque los juegos sexuales entre ellas pudieran ser menos escandalosos si llegan a ser descubiertos.  Ellas pueden, y en su socialización como mujer se les exige, ser amorosas, inclusive con las de su mismo sexo.  Cosas de género.

Lee también:

https://elpitazo.net/internacional/alarma-en-colombia-por-nino-de-7-anos-presuntamente-abusado-por-seis-menores/

Foto: http://de-avanzada.blogspot.com

 

Del mismo autor

Mujeres y medios

 

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 6 AGOSTO, 2020 04:49

Lactancia materna y la responsabilidad de los Estados

“Cuando tuve a mi primer hijo y me recomendaron que le diera pecho sentí dudas y temores sobre si mi leche realmente lo alimentaría, si tendría la cantidad suficiente y todas esas cosas que nos preocupan a las mujeres”, Teresa. En esta Semana de la Lactancia debemos insistir en que amamantar está plagado de ventajas […]

OPINIÓN · 6 AGOSTO, 2020 04:45

Sobrevivir es el desafío en cárceles venezolanas

Las cárceles venezolanas están llenas de jóvenes. Según el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) en su reciente informe sobre la situación carcelaria en 2019 había un total de 43.992 reclusos distribuidos en 44 cárceles que están funcionando de 52 recintos existentes. Esa cantidad de personas privadas de libertad no incluye a quienes están los calabozos […]

OPINIÓN · 5 AGOSTO, 2020 04:35

Discurso, poder y género

En ocasiones observo foros donde los panelistas hombres hablan y la reacción de algunas mujeres pareciera ir más allá de la simple afinidad racional por el argumento planteado. Hace poco vi en un webinar a una moderadora anticipar a dos panelistas femeninas el fin de su tiempo de exposición 5 minutos antes, quizá como un […]

OPINIÓN · 4 AGOSTO, 2020 04:35

Pandemia y ciudadanía

Esta pandemia que azota al mundo superpone realidades de todos los ámbitos de la vida. Sin duda, es un problema de salud que afecta al hombre indistintamente del lugar en que se encuentre. O de la religión o ideología que profesa. No tiene consideración ni contemplación con lo que a su paso infecta o contagia. […]