OPINIÓN · 21 OCTUBRE, 2020 04:27

Por un feminismo sin polarización política

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

6
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

“Algunas incluyen en el conflicto el término “igualdad”; no les gusta, les suena a socialismo”

Conozco mujeres que no aceptan ser feministas porque sus ambientes familiares y culturales son de índole liberal y ven al feminismo vinculado a marxismo o revolución. A veces pasa que son de cultura cristiana y sabemos que, tanto católicos como protestantes, al igual que otras religiones, son protectores de una “verdad milenaria” que muchas veces les pone a la zaga en los avances sobre derechos de la mujer.

Algunas incluyen en el conflicto el término “igualdad”; no les gusta, les suena a socialismo. Lo matizan usando la palabra “equidad”, desconociendo que no son sinónimos y que alude a otro tipo de estrategia necesaria para alcanzar justamente la igualdad.

Confundidas, argumentan que el feminismo pretende construir una sociedad en la que todos seamos la misma cosa, en la que no podamos diferenciarnos. Es un argumento fácil de rebatir: el feminismo aspira a la igualdad de derechos. Aspira conseguir, entre muchos otros objetivos, que ningún niño sea educado con privilegios reservados para él solo por ser varón y que al hacerlo, se limite algún ejercicio de libertad para las niñas. O que más mujeres, cualquiera de ellas, puedan ocupar posiciones de poder sin tener las barreras que sólo ellas encuentran en el camino.

Confusiones ideológicas

Las dudas y rechazos que despierta el feminismo como concepto aglutinador, pasan por el uso que algunos grupos político-ideológicos hacen del movimiento. Por ejemplo, feministas de izquierda consideran que no es posible alcanzar igualdad de derechos si no se acaba con el capitalismo; incluso, algunas consideran que solo la revolución marxista acabará con el dominio patriarcal.

Creo que la humanidad ya acumula unas cuantas experiencias nacionales de revolución que han dejado en evidencia que el tránsito hacia la “nueva sociedad”, hacia la sociedad que además llaman “del hombre nuevo”, no ha tenido especial trascendencia en términos de poder femenino.

La sociedad-estado que se arma en los países donde se construyen regímenes marxistas, rara vez da paso a sistemas de igual representación e igual poder. No hubo una mujer presidenta en 70 años de revolución soviética, ni nada parecido a igualdad en la composición de género de los soviets. Tampoco en Yugoslavia, Cuba, China o Albania.

Ni de izquierda ni de derecha

En ningún partido político latinoamericano las mujeres tienen fácil el acceso al poder. El movimiento feminista usualmente facilita metodologías para el fortalecimiento de capacidades en la temática de empoderamiento para el liderazgo público, así como habilidades de comunicación y capacidad para organizarse, de forma que las mujeres con vocación política aprendan a desarrollar estrategias efectivas de incidencia pública.

Pero es importante entender que esas acciones no serán efectivas de forma aislada porque primero, esta lucha es colectiva y común a todas las mujeres independientemente de su posición ideológico partidista y, segundo, que la baja participación de las mujeres en este sistema, supuestamente democrático, responde a razones patriarcales montadas de manera histórica y sistemática para conservar el poder en manos de los “frates”, reproducidas en todos los espacios de poder político o económico, sean de izquierda o de derecha.

Feminismo es progreso

El feminismo en el que yo creo considera los cambios posibles de las sociedades liberales y democráticas occidentales como eje del desenvolvimiento deseable para avanzar en el campo de la igualdad de derechos.

Creo asimismo que, a pesar de las resistencias, la asunción feminista es impostergable y que si la humanidad tiene un futuro de mejoras y progreso es porque las mujeres lo construimos con nuestra participación en condiciones igualitarias en todos los espacios, públicos y privados.

No me importa si tengo más espacio de coincidencia con izquierdas o derechas. Con ninguno de esos sistemas a las mujeres nos ha ido bien, porque por encima de todos ellos, existe el sistema patriarcal, que marca el juego de las relaciones de poder entre géneros. No mordamos la trampa de anteponer la diatriba política polarizada a la lucha por los derechos de las mujeres, especialmente en Venezuela.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: A las escritoras en su día

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

La Ruta Verde no es una iniciativa de ecologistas en países ricos tan preocupados en estos tiempos por la crisis ambiental que atraviesa el mundo, no. La Ruta Verde, así con ese nombre tan ecológico, es un conjunto de acciones de mujeres en Venezuela para exigir la despenalización del aborto y la aprobación de una […]

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

El pasado 16 de septiembre, el gobierno de Estados Unidos volvió a pronunciarse acerca de Venezuela, esta vez, emitiendo serias amenazas contra Maduro. El subsecretario de Estado de EE UU para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, ante la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, comentó: «Nicolás Maduro comete un error grave si piensa que nuestra […]

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar

Un año escolar que se inicia es un espacio determinante para fijar los pilares de la convivencia, entre ellos los límites a cualquier tipo de violencia y discriminación. Ser nuevo en el centro educativo, haber sido transferido de otra sección, las condiciones de los uniformes o útiles escolares pueden dar pie a que un estudiante […]

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Aborto legal, seguro y gratuito

Nuevamente, hoy 28 septiembre, Día de Acción Global por un aborto legal y seguro, los grupos de mujeres de movimientos feministas en el mundo nos levantamos para exigir a los gobiernos la despenalización y legalización del aborto y la facilitación del acceso al mismo, con el objetivo de reducir las muertes por interrupciones inseguras del […]

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022

Por un feminismo sin polarización política

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

Conozco mujeres que no aceptan ser feministas porque sus ambientes familiares y culturales son de índole liberal y ven al feminismo vinculado a marxismo o revolución. A veces pasa que son de cultura cristiana y sabemos que, tanto católicos como protestantes, al igual que otras religiones, son protectores de una “verdad milenaria” que muchas veces les pone a la zaga en los avances sobre derechos de la mujer.

Algunas incluyen en el conflicto el término “igualdad”; no les gusta, les suena a socialismo. Lo matizan usando la palabra “equidad”, desconociendo que no son sinónimos y que alude a otro tipo de estrategia necesaria para alcanzar justamente la igualdad.

Confundidas, argumentan que el feminismo pretende construir una sociedad en la que todos seamos la misma cosa, en la que no podamos diferenciarnos. Es un argumento fácil de rebatir: el feminismo aspira a la igualdad de derechos. Aspira conseguir, entre muchos otros objetivos, que ningún niño sea educado con privilegios reservados para él solo por ser varón y que al hacerlo, se limite algún ejercicio de libertad para las niñas. O que más mujeres, cualquiera de ellas, puedan ocupar posiciones de poder sin tener las barreras que sólo ellas encuentran en el camino.

Confusiones ideológicas

Las dudas y rechazos que despierta el feminismo como concepto aglutinador, pasan por el uso que algunos grupos político-ideológicos hacen del movimiento. Por ejemplo, feministas de izquierda consideran que no es posible alcanzar igualdad de derechos si no se acaba con el capitalismo; incluso, algunas consideran que solo la revolución marxista acabará con el dominio patriarcal.

Creo que la humanidad ya acumula unas cuantas experiencias nacionales de revolución que han dejado en evidencia que el tránsito hacia la “nueva sociedad”, hacia la sociedad que además llaman “del hombre nuevo”, no ha tenido especial trascendencia en términos de poder femenino.

La sociedad-estado que se arma en los países donde se construyen regímenes marxistas, rara vez da paso a sistemas de igual representación e igual poder. No hubo una mujer presidenta en 70 años de revolución soviética, ni nada parecido a igualdad en la composición de género de los soviets. Tampoco en Yugoslavia, Cuba, China o Albania.

Ni de izquierda ni de derecha

En ningún partido político latinoamericano las mujeres tienen fácil el acceso al poder. El movimiento feminista usualmente facilita metodologías para el fortalecimiento de capacidades en la temática de empoderamiento para el liderazgo público, así como habilidades de comunicación y capacidad para organizarse, de forma que las mujeres con vocación política aprendan a desarrollar estrategias efectivas de incidencia pública.

Pero es importante entender que esas acciones no serán efectivas de forma aislada porque primero, esta lucha es colectiva y común a todas las mujeres independientemente de su posición ideológico partidista y, segundo, que la baja participación de las mujeres en este sistema, supuestamente democrático, responde a razones patriarcales montadas de manera histórica y sistemática para conservar el poder en manos de los “frates”, reproducidas en todos los espacios de poder político o económico, sean de izquierda o de derecha.

Feminismo es progreso

El feminismo en el que yo creo considera los cambios posibles de las sociedades liberales y democráticas occidentales como eje del desenvolvimiento deseable para avanzar en el campo de la igualdad de derechos.

Creo asimismo que, a pesar de las resistencias, la asunción feminista es impostergable y que si la humanidad tiene un futuro de mejoras y progreso es porque las mujeres lo construimos con nuestra participación en condiciones igualitarias en todos los espacios, públicos y privados.

No me importa si tengo más espacio de coincidencia con izquierdas o derechas. Con ninguno de esos sistemas a las mujeres nos ha ido bien, porque por encima de todos ellos, existe el sistema patriarcal, que marca el juego de las relaciones de poder entre géneros. No mordamos la trampa de anteponer la diatriba política polarizada a la lucha por los derechos de las mujeres, especialmente en Venezuela.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: A las escritoras en su día

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar