OPINIÓN · 28 AGOSTO, 2021 05:21

Nueva generación de negacionistas

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Durante la primera ola de la pandemia producida por el SARS-CoV-2, el ataque por sorpresa del nuevo virus paralizó al mundo.  No se sabía, a ciencia cierta, cómo responder ante un agente patógeno desconocido. Los gobiernos, cualquiera fuese su tinte, reaccionaron con mano dura. A ese coronavirus había que pararlo como fuese. Mucha gente se enfermaba, moría. Las economías, nacionales y personales, se tambaleaban.

El que los gobiernos fuesen estrictos en las medidas de prevención del virus era imprescindible.  No se trataba de democracia o dictadura, sino de poder dar una respuesta sanitaria eficaz, de salvar la economía, la salud de la población.  ¿Qué sería primero?  La corta historia de la pandemia del covid-19 confirma que las medidas tenían que ser rigurosas para seguir adelante.

Aun cuando los párrafos anteriores estén escritos en tiempo pasado, la situación es actual. Cuestión de estilo, no del estado de la pandemia, desafortunadamente.

La pandemia del SARS-CoV-2 y el desarrollo del covid 19 ha tenido varias olas según el país y la región. Se asume que hay una nueva ola epidemiológica cuando se detecta que el número de casos diarios ha llegado a un pico, comienza a descender y, de repente, vuelve a subir.  Esa subida señala que ha llegado la otra ola. Es entonces, cuando hay que reforzar las medidas de prevención y la gente reacciona en consecuencia.

Negacionistas en las primeras olas

Las medidas de control social por la pandemia del SARS-CoV-2 ha afectado a la gente y ella ha reaccionado según sus convicciones. La gran mayoría, en cualquier país, ha aceptado las medidas para reducir el riesgo de contagio, pero, como siempre, hay grupos que disienten, se niegan a acatar normas.

Los grupos o personas que consideran que las medidas de prevención asumidas ante el ataque del SARS-CoV-2 vulneran sus derechos fundamentales, como el de la libre movilización, han protestado. Y su defensa comienza por lo más simple: negar que la epidemia existiera y si existe, que las medidas de prevención que se han tomado sean las adecuadas. Negacionistas se les llama. 

Los negacionistas ante la epidemia del SARS-CoV-2 son grupos que tienen visibilidad, fundamentalmente, en los países ricos que tienen fuertes creencias liberales. En los países ricos con gobiernos estrictos, la gente poco disiente.  En los países pobres, tengan gobiernos liberales o no, la situación epidemiológica ha sido y es tan calamitosa que no es posible negar la epidemia. La fuerza de los hechos convence de su existencia.

Un serio problema para las negacionistas es que, a pesar de las fuerzas de sus ideas y airadas protestas, se pueden infectar con el nuevo coronavirus, desarrollar el covid, acudir a los hospitales para ser curados y, en el peor de los casos, morir por esa enfermedad, como cualquier creyente de la pandemia.

Nueva generación de negacionistas

A seis meses de haber comenzado la vacunación contra el covid en el mundo, casi ningún país ha logrado inmunizar al menos al 75 % de la población en riesgo de infección y mientras haya gente sin vacunarse, el virus tendrá donde alojarse y de allí pasar a otra persona vulnerable. Es decir, la epidemia no parará. 

El avance de la vacunación contra el covid se ha encontrado un obstáculo en países ricos: un sector de la población que por diversas razones se resiste al pinchazo.  Por un lado, están los negacionistas de siempre. Si no creen en la existencia del virus y de la pandemia, por supuesto, tampoco creen que hay que vacunarse. Al grupo de negacionistas de la pandemia, se suman los negacionistas de la vacuna.

Hay varias razones que pudieran explicar la negación a vacunarse: dudas sobre la efectividad del pinchazo, creencias religiosas, primitivismo, rasgos de infantilismo, o, el concepto liberal de libertad: la voluntad y decisión personal por sobre todo las cosas. Ninguna de estas razones es excluyente entre sí, pero todas convergen en un eterno problema ético, político de las sociedades contemporáneas: el interés individual versus interés colectivo.

Dilema ante la vacuna

Los gobiernos de los países ricos y liberales se enfrentan a un serio problema político ante la conducta de los grupos negacionistas de la epidemia del covid y de su vacuna.  ¿Qué hacer con negacionistas en materia de salud colectiva, como es el caso de las epidemias?, ¿cómo se respetan los derechos individuales si están amenazados los colectivos? Hasta ahora, en estos países, gana el derecho individual sobre el colectivo, por lo que los gobiernos están ofreciendo recompensas materiales como forma de incentivar la vacunación.

La decisión de algunos gobiernos de respetar la libertad individual tiene una doble lectura: por un lado, lo bueno que se respete el derecho de cada quien a hacer lo que considere bien, y, por el otro, lo malo que el Estado se desentienda de su responsabilidad ante la pandemia. Ya yo hice lo que tenía que hacer, ahora es cuestión de la gente, comienzan a decir algunos gobernantes de países ricos. ¡Peligroso!

Sin duda, las decisiones de cada quien hay que respetarlas, pero las creencias erradas en salud hay que corregirlas. Eso es responsabilidad de los gobiernos y el propósito de la educación. 

El negacionismo a la vacuna es un problema en los países ricos, en los países pobres, la inmensa mayoría de la gente está ansiando, como loca, que la vacunen.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: La vacuna, ra, ra, ra

 

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 27 SEPTIEMBRE, 2022 05:32

Hundidos en la anarquía bolivariana

El humo de la democracia se ha ido esfumando rápidamente. Se oyen voces que pretenden reivindicar imposibles o erigir absurdos. Pero tan contradictorias intenciones, lejos de lograr algunas de las promesas en provecho del desarrollo, terminaron afectando propuestas de crecimiento que habría inspirado el progreso que presumía merecer el país. En los primeros 20 años […]

OPINIÓN · 26 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alzheimer: ¿alteración en la investigación?

La demencia es un síndrome neurocognitivo que se refiere a un conjunto de síntomas relacionados con la pérdida de memoria y el deterioro de la función cognitiva, entre otros. Una de las formas más comunes de demencia es la enfermedad de Alzheimer, que afecta a millones de personas. Según los datos en 2020, unos 55 […]

OPINIÓN · 25 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alternabilidad y democracia, una llave indisoluble

La democracia es el régimen de gobierno que más garantiza el ejercicio pleno de los derechos humanos. Aunque, evidentemente, la historia se ha encargado de mostrarnos sus fallas, carencias y desviaciones, y no en pocas oportunidades han causado cansancio, por parte de poblaciones enteras. Esto no significa que no sea perfectible y en el marco […]

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022 05:35

Muerte de mujeres

Septiembre de 2022 pasará a la historia marcado por la muerte de una mujer, pero debería ser por la de dos o de muchas. En Inglaterra murió la Reina que llevó en su cabeza la corona bien puesta durante décadas y todo el mundo -literalmente- aplaudió y honró su muerte por causas naturales. Esto, aunque, […]

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022

Nueva generación de negacionistas

Texto por Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

Durante la primera ola de la pandemia producida por el SARS-CoV-2, el ataque por sorpresa del nuevo virus paralizó al mundo.  No se sabía, a ciencia cierta, cómo responder ante un agente patógeno desconocido. Los gobiernos, cualquiera fuese su tinte, reaccionaron con mano dura. A ese coronavirus había que pararlo como fuese. Mucha gente se enfermaba, moría. Las economías, nacionales y personales, se tambaleaban.

El que los gobiernos fuesen estrictos en las medidas de prevención del virus era imprescindible.  No se trataba de democracia o dictadura, sino de poder dar una respuesta sanitaria eficaz, de salvar la economía, la salud de la población.  ¿Qué sería primero?  La corta historia de la pandemia del covid-19 confirma que las medidas tenían que ser rigurosas para seguir adelante.

Aun cuando los párrafos anteriores estén escritos en tiempo pasado, la situación es actual. Cuestión de estilo, no del estado de la pandemia, desafortunadamente.

La pandemia del SARS-CoV-2 y el desarrollo del covid 19 ha tenido varias olas según el país y la región. Se asume que hay una nueva ola epidemiológica cuando se detecta que el número de casos diarios ha llegado a un pico, comienza a descender y, de repente, vuelve a subir.  Esa subida señala que ha llegado la otra ola. Es entonces, cuando hay que reforzar las medidas de prevención y la gente reacciona en consecuencia.

Negacionistas en las primeras olas

Las medidas de control social por la pandemia del SARS-CoV-2 ha afectado a la gente y ella ha reaccionado según sus convicciones. La gran mayoría, en cualquier país, ha aceptado las medidas para reducir el riesgo de contagio, pero, como siempre, hay grupos que disienten, se niegan a acatar normas.

Los grupos o personas que consideran que las medidas de prevención asumidas ante el ataque del SARS-CoV-2 vulneran sus derechos fundamentales, como el de la libre movilización, han protestado. Y su defensa comienza por lo más simple: negar que la epidemia existiera y si existe, que las medidas de prevención que se han tomado sean las adecuadas. Negacionistas se les llama. 

Los negacionistas ante la epidemia del SARS-CoV-2 son grupos que tienen visibilidad, fundamentalmente, en los países ricos que tienen fuertes creencias liberales. En los países ricos con gobiernos estrictos, la gente poco disiente.  En los países pobres, tengan gobiernos liberales o no, la situación epidemiológica ha sido y es tan calamitosa que no es posible negar la epidemia. La fuerza de los hechos convence de su existencia.

Un serio problema para las negacionistas es que, a pesar de las fuerzas de sus ideas y airadas protestas, se pueden infectar con el nuevo coronavirus, desarrollar el covid, acudir a los hospitales para ser curados y, en el peor de los casos, morir por esa enfermedad, como cualquier creyente de la pandemia.

Nueva generación de negacionistas

A seis meses de haber comenzado la vacunación contra el covid en el mundo, casi ningún país ha logrado inmunizar al menos al 75 % de la población en riesgo de infección y mientras haya gente sin vacunarse, el virus tendrá donde alojarse y de allí pasar a otra persona vulnerable. Es decir, la epidemia no parará. 

El avance de la vacunación contra el covid se ha encontrado un obstáculo en países ricos: un sector de la población que por diversas razones se resiste al pinchazo.  Por un lado, están los negacionistas de siempre. Si no creen en la existencia del virus y de la pandemia, por supuesto, tampoco creen que hay que vacunarse. Al grupo de negacionistas de la pandemia, se suman los negacionistas de la vacuna.

Hay varias razones que pudieran explicar la negación a vacunarse: dudas sobre la efectividad del pinchazo, creencias religiosas, primitivismo, rasgos de infantilismo, o, el concepto liberal de libertad: la voluntad y decisión personal por sobre todo las cosas. Ninguna de estas razones es excluyente entre sí, pero todas convergen en un eterno problema ético, político de las sociedades contemporáneas: el interés individual versus interés colectivo.

Dilema ante la vacuna

Los gobiernos de los países ricos y liberales se enfrentan a un serio problema político ante la conducta de los grupos negacionistas de la epidemia del covid y de su vacuna.  ¿Qué hacer con negacionistas en materia de salud colectiva, como es el caso de las epidemias?, ¿cómo se respetan los derechos individuales si están amenazados los colectivos? Hasta ahora, en estos países, gana el derecho individual sobre el colectivo, por lo que los gobiernos están ofreciendo recompensas materiales como forma de incentivar la vacunación.

La decisión de algunos gobiernos de respetar la libertad individual tiene una doble lectura: por un lado, lo bueno que se respete el derecho de cada quien a hacer lo que considere bien, y, por el otro, lo malo que el Estado se desentienda de su responsabilidad ante la pandemia. Ya yo hice lo que tenía que hacer, ahora es cuestión de la gente, comienzan a decir algunos gobernantes de países ricos. ¡Peligroso!

Sin duda, las decisiones de cada quien hay que respetarlas, pero las creencias erradas en salud hay que corregirlas. Eso es responsabilidad de los gobiernos y el propósito de la educación. 

El negacionismo a la vacuna es un problema en los países ricos, en los países pobres, la inmensa mayoría de la gente está ansiando, como loca, que la vacunen.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: La vacuna, ra, ra, ra

 

¿Cómo valoras esta información?

4

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

1

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 SEPTIEMBRE, 2022 05:32

Hundidos en la anarquía bolivariana

OPINIÓN · 26 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alzheimer: ¿alteración en la investigación?

OPINIÓN · 25 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alternabilidad y democracia, una llave indisoluble