OPINIÓN · 25 ENERO, 2019 04:36

Mis hijos se fueron por tu culpa

Ver más de

Mirla Perez | @mirlamargarita

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Es el grito que sale de las entrañas de las madres venezolanas, hoy sufridas y desplazadas por un régimen centrado en la tiranía y la dominación. Esta expresión resume el quiebre de un sistema. Activó en la gente este enorme deseo de cambio.

El régimen identificó a la familia como una amenaza. Como todo sistema totalitario ha tratado de penetrar en el tejido social para acomodarlo a sus intereses, aunque esto implique la eliminación del otro.  Recientemente Maduro ha dicho a los militares: “aléjate de los familiares opositores antes de perder su carrera por una imprudencia”. La carrera por encima de la familia, es un concepto que no encaja.

“Aléjate de la familia…” suena en el oído venezolano como abandona a tu hijo o mata a tu madre. ¿Quién fue el interlocutor real de esa expresión? Para Maduro fueron los militares, pero ahí no está la verdad de la frase y su resonar afectivo. La frase llegó a la familia venezolana, a las madres de los militares, a la madre e hijos que se han tenido que ir dejando parte de la vida aquí en este país.

La frase llegó al corazón de la cultura, ahí se metió. Ahí ha venido cavando un profundo hueco afectivo, en silencio ha sembrado un dolor indescriptible. En silencio a producido uno de los dolores humanos más profundos: el abandono, el quiebre de la familia, la desolación de hijos y nietos. La soledad, la ausencia del placer de poder besar, tocar, criar a los nietos y acompañar a los hijos. Un dolor seco, duro, más fuerte que el hambre.

El hambre se convirtió en dolor porque ya no puede ser compartida con el ser querido, porque ya no podemos buscar juntos el placer de la saciedad. El hambre en soledad es otra cosa, es miedo, es pánico, es humillación no sólo porque es física sino, sobre todo, porque es afectiva. Porque es ausencia de intensión física, humana, cercana de aquel que hace posible el amor.

Este dolor que desgarra no solo la piel porque te mata, sino el alma porque no está el ser que da sentido a la vida: el hijo. La migración es uno de los puntos de quiebre más profundo que ha sembrado el sistema. La madre no puede odiar a los países que han recibido a sus hijos, aunque el trato y la vida sea difícil. No puede odiarles, a pesar de que Maduro y la televisión pública de libre sintonía repita a diario que los que se han ido son maltratados afuera.

Días de lucha por la familia

Para la madre el mensaje del régimen es una declaración de culpabilidad, “mis hijos se fueron por tu culpa y hoy lloro su ausencia…” El odio va contra el sistema porque fueron quienes produjeron la huida, el desplazamiento, el destierro de tantos familiares y amigos con quienes celebrar la vida.

El clamor que viene en crecimiento desde el año pasado es: “queremos que nuestras familias regresen, vete ya Maduro, ya te llenaste los bolsillos…” Se juntan dos sentimientos fundamentales: el desprecio al dictador simplificando su existencia a un mero deseo de robar y el reencuentro familiar como el gran proyecto de vida. El sueño del día después de la caída del régimen, es la convivencia reestablecida, el encuentro con hijos y nietos. La posibilidad de tocar y besar en el aquí y ahora.

Estos días son los días de la lucha por la familia. Todos tenemos una: los militares, la señora del barrio, el profesional, tú y yo. El reencuentro es la amalgama que pega el deseo de luchar con la existencia misma. La esperanza es el camino político para reconstruir la convivencia.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

 

Le puede interesar

Limpiecita como un sol

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia

Carlos Maslatón, un influencer de Buenos Aires en Argentina, publicó un tuit acerca de un gol de Brasil a Serbia durante el Mundial y se refirió a este último país como “Yugoslavia”, al principio pensé que había sido un error voluntario pero siguió tuiteando reincidiendo en el error; obviamente, al tener numerosas reacciones en esta […]

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Eunucos sentimentales

Si el tema del cuidado de la salud física por parte de los hombres es complicado, mucho más es su salud mental, su emocionalidad. En los patrones tradicionales de crianza del varón se sanciona la expresión emotiva por ser considerada propia de las mujeres; seres de segunda, según ese mismo pensamiento. A la fantasía de […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 09:54

Aprovechando la fiebre mundialista

El Mundial de fútbol ya irrumpió para ser el centro de atención durante unas semanas. Los cánticos y banderitas de los distintos países servirán para avivar preferencias y rivalidades. Muchos de los niños ven a través de las pantallas a los jugadores de las barajitas del álbum que coleccionaron. Los padres comparten sus experiencias de […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Recuperando a Venezuela: microeconomía

En la entrega pasada referimos que existe una tendencia a la mejora de variables macroeconómicas como inflación, tasa de cambio, empleo y pobreza, así como una activación modesta, aunque para nada despreciable de nuestra economía. No obstante, todavía hace falta mucho recorrido y esfuerzo para lograr un movimiento significativo y estructural de la actividad productiva […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022

Mis hijos se fueron por tu culpa

Texto por Mirla Perez | @mirlamargarita

Es el grito que sale de las entrañas de las madres venezolanas, hoy sufridas y desplazadas por un régimen centrado en la tiranía y la dominación. Esta expresión resume el quiebre de un sistema. Activó en la gente este enorme deseo de cambio.

El régimen identificó a la familia como una amenaza. Como todo sistema totalitario ha tratado de penetrar en el tejido social para acomodarlo a sus intereses, aunque esto implique la eliminación del otro.  Recientemente Maduro ha dicho a los militares: “aléjate de los familiares opositores antes de perder su carrera por una imprudencia”. La carrera por encima de la familia, es un concepto que no encaja.

“Aléjate de la familia…” suena en el oído venezolano como abandona a tu hijo o mata a tu madre. ¿Quién fue el interlocutor real de esa expresión? Para Maduro fueron los militares, pero ahí no está la verdad de la frase y su resonar afectivo. La frase llegó a la familia venezolana, a las madres de los militares, a la madre e hijos que se han tenido que ir dejando parte de la vida aquí en este país.

La frase llegó al corazón de la cultura, ahí se metió. Ahí ha venido cavando un profundo hueco afectivo, en silencio ha sembrado un dolor indescriptible. En silencio a producido uno de los dolores humanos más profundos: el abandono, el quiebre de la familia, la desolación de hijos y nietos. La soledad, la ausencia del placer de poder besar, tocar, criar a los nietos y acompañar a los hijos. Un dolor seco, duro, más fuerte que el hambre.

El hambre se convirtió en dolor porque ya no puede ser compartida con el ser querido, porque ya no podemos buscar juntos el placer de la saciedad. El hambre en soledad es otra cosa, es miedo, es pánico, es humillación no sólo porque es física sino, sobre todo, porque es afectiva. Porque es ausencia de intensión física, humana, cercana de aquel que hace posible el amor.

Este dolor que desgarra no solo la piel porque te mata, sino el alma porque no está el ser que da sentido a la vida: el hijo. La migración es uno de los puntos de quiebre más profundo que ha sembrado el sistema. La madre no puede odiar a los países que han recibido a sus hijos, aunque el trato y la vida sea difícil. No puede odiarles, a pesar de que Maduro y la televisión pública de libre sintonía repita a diario que los que se han ido son maltratados afuera.

Días de lucha por la familia

Para la madre el mensaje del régimen es una declaración de culpabilidad, “mis hijos se fueron por tu culpa y hoy lloro su ausencia…” El odio va contra el sistema porque fueron quienes produjeron la huida, el desplazamiento, el destierro de tantos familiares y amigos con quienes celebrar la vida.

El clamor que viene en crecimiento desde el año pasado es: “queremos que nuestras familias regresen, vete ya Maduro, ya te llenaste los bolsillos…” Se juntan dos sentimientos fundamentales: el desprecio al dictador simplificando su existencia a un mero deseo de robar y el reencuentro familiar como el gran proyecto de vida. El sueño del día después de la caída del régimen, es la convivencia reestablecida, el encuentro con hijos y nietos. La posibilidad de tocar y besar en el aquí y ahora.

Estos días son los días de la lucha por la familia. Todos tenemos una: los militares, la señora del barrio, el profesional, tú y yo. El reencuentro es la amalgama que pega el deseo de luchar con la existencia misma. La esperanza es el camino político para reconstruir la convivencia.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

 

Le puede interesar

Limpiecita como un sol

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Eunucos sentimentales

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 09:54

Aprovechando la fiebre mundialista