OPINIÓN · 7 JULIO, 2019 05:37

Los berrinchudos

Ver más de

Alberto Barrera Tyszka

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Lees los informes sobre la muerte del Capitán Rafael Acosta. Escuchas la voz entrecortada de Waleska Pérez, su viuda. Cada palabra es una herida. Sientes también que algo cruje dentro de tu cuerpo. Aprietas los dedos. No sabes dónde poner las manos.

Miras la foto de Rufo Chacón,  la imagen de su rostro lleno de sangre mancha cualquier letra que intentas pronunciar. Tu lengua está llena de arena.

¿Qué se puede hacer con la indignación? ¿Qué con tanta irritación, con tanto dolor, con tanta impotencia? ¿Dónde se puede amarrar la exasperación? ¿Acaso se puede guardar en una gaveta? ¿Se puede esconder debajo de la mesa? ¿Qué se puede hacer con toda la rabia que vamos sintiendo?

Todas estas preguntas, a veces incluso sin hacerse siempre visibles, danzan desde hace mucho entre nosotros. Todos, de muy diversas maneras y en diferentes grados, llevamos demasiado tiempo sometidos a la violencia oficial.  Cierto: no es ninguna novedad. Pero también es cierto que, durante estos últimos años, la agresión y la crueldad del poder se han ido despojando de todos sus disimulos y  se han incrementado hasta perder el control.  No hay una única fuerza. No hay un solo Estado.  La administración de la violencia ya también forma parte del caos. 

Ningún ciudadano puede escapar de esta dinámica.  Y cada quien trata de sobrevivir como puede, cada quien busca sus maneras de relacionarse con la ira, con el miedo.  No es fácil gerenciar la desesperación y, muchas veces, en estas circunstancias, no hay nada más tentador que un berrinche: patear los teclados, culpar a cualquier prójimo, escupir tuits, mandar todo al carajo…puede ser una experiencia catártica, muy refrescante.

También te ofrece la posibilidad de sentirte poderoso, de creer que todo se resuelve con un grito, que en verdad tú puedes ser un radical.

Primero dijeron que Michelle Bachelet solo era una comparsa de la dictadura, una cómplice que vino al país a legitimar a Nicolás Maduro. Después, a pesar del crudo informe presentado esta semana, los berrinchudos siguen sin estar satisfechos. Piensan que la primera recomendación de la Alta Comisionada ha debido ser la siguiente: la ONU exige a Donald Trump que agarre sus marines y sus hierros y que invada , de manera inmediata, a Venezuela. Sin contemplaciones. La vaina es ya. Este mismo 5 de julio para que encima tengamos cierto ambiente simbólico.

 Vigilan el vocabulario, se irritan si alguien dice o escribe “gobierno” sin aclarar que es un “gobierno tiránico, dictatorial y totalitario”.  Los berrinchudos están siempre dispuestos a estallar. Cualquier detalle les parece una provocación, una nueva traición del liderazgo, otro error imperdonable de los políticos. No aceptan ningún diálogo. No desean marchar, hasta les molesta que otros marchen. No quieren elecciones. No necesitan de las instancias internacionales. Los berrinchudos piensan que la política solo es un trámite burocrático. Detrás de toda su alharaca, coinciden en algo con el régimen: su única opción es la violencia.

Más allá de lo comprensible o no de esta actitud, también hay que entender que existen los berrinchudos profesionales. Aquellos que tratan de sacarle un gran provecho al arrebato. Los que creen que pueden conseguir algún protagonismo a punta de berrinches.  Los que piden acciones instantáneas y definitivas, los que invocan milagros envueltos en misiles, aun sabiendo que no existen, que no pueden darse, tan solo para provocar berrinches y tratar de ganar más seguidores.

La lógica del estallido, sin embargo, tiene un ciclo predecible, melancólico e inútil: después de reventar, se desinfla.

No queda nada.  Solo el vacío.  Un interminable vacío donde vuelve a aparecer Nicolás Maduro anunciando ejercicios militares y diciendo “estamos en el lado correcto de la historia”.  Y entonces tú piensas de nuevo en el Capitán Rafael Acosta, en los ojos huecos de Rufo Chacón.  Piensas en todos y en tantos. Y la indignación y el dolor y la rabia siguen ahí. Intactos.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

 

Del mismo autor

Michelle Bachelet y la experiencia sentimental

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 3 OCTUBRE, 2022 05:30

Tratar la miopía con un cambio de aire

Una generación de miopes -de Mr. Magoo– está surgiendo. Una epidemia de miopía, en parte no reconocida, está afectando a los ojos de los niños. Aquellos con miopía pueden ver claramente objetos de cerca, como las palabras escritas en esta página. Pero su visión de lejos se vuelve borrosa y es probable que se necesite […]

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

El término autocracia se define como un «régimen político en el que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad». También como una «forma de gobierno en la cual la voluntad de una sola persona es la suprema ley» es […]

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

La Ruta Verde no es una iniciativa de ecologistas en países ricos tan preocupados en estos tiempos por la crisis ambiental que atraviesa el mundo, no. La Ruta Verde, así con ese nombre tan ecológico, es un conjunto de acciones de mujeres en Venezuela para exigir la despenalización del aborto y la aprobación de una […]

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

El pasado 16 de septiembre, el gobierno de Estados Unidos volvió a pronunciarse acerca de Venezuela, esta vez, emitiendo serias amenazas contra Maduro. El subsecretario de Estado de EE UU para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, ante la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, comentó: «Nicolás Maduro comete un error grave si piensa que nuestra […]

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022

Los berrinchudos

Texto por Alberto Barrera Tyszka

Lees los informes sobre la muerte del Capitán Rafael Acosta. Escuchas la voz entrecortada de Waleska Pérez, su viuda. Cada palabra es una herida. Sientes también que algo cruje dentro de tu cuerpo. Aprietas los dedos. No sabes dónde poner las manos.

Miras la foto de Rufo Chacón,  la imagen de su rostro lleno de sangre mancha cualquier letra que intentas pronunciar. Tu lengua está llena de arena.

¿Qué se puede hacer con la indignación? ¿Qué con tanta irritación, con tanto dolor, con tanta impotencia? ¿Dónde se puede amarrar la exasperación? ¿Acaso se puede guardar en una gaveta? ¿Se puede esconder debajo de la mesa? ¿Qué se puede hacer con toda la rabia que vamos sintiendo?

Todas estas preguntas, a veces incluso sin hacerse siempre visibles, danzan desde hace mucho entre nosotros. Todos, de muy diversas maneras y en diferentes grados, llevamos demasiado tiempo sometidos a la violencia oficial.  Cierto: no es ninguna novedad. Pero también es cierto que, durante estos últimos años, la agresión y la crueldad del poder se han ido despojando de todos sus disimulos y  se han incrementado hasta perder el control.  No hay una única fuerza. No hay un solo Estado.  La administración de la violencia ya también forma parte del caos. 

Ningún ciudadano puede escapar de esta dinámica.  Y cada quien trata de sobrevivir como puede, cada quien busca sus maneras de relacionarse con la ira, con el miedo.  No es fácil gerenciar la desesperación y, muchas veces, en estas circunstancias, no hay nada más tentador que un berrinche: patear los teclados, culpar a cualquier prójimo, escupir tuits, mandar todo al carajo…puede ser una experiencia catártica, muy refrescante.

También te ofrece la posibilidad de sentirte poderoso, de creer que todo se resuelve con un grito, que en verdad tú puedes ser un radical.

Primero dijeron que Michelle Bachelet solo era una comparsa de la dictadura, una cómplice que vino al país a legitimar a Nicolás Maduro. Después, a pesar del crudo informe presentado esta semana, los berrinchudos siguen sin estar satisfechos. Piensan que la primera recomendación de la Alta Comisionada ha debido ser la siguiente: la ONU exige a Donald Trump que agarre sus marines y sus hierros y que invada , de manera inmediata, a Venezuela. Sin contemplaciones. La vaina es ya. Este mismo 5 de julio para que encima tengamos cierto ambiente simbólico.

 Vigilan el vocabulario, se irritan si alguien dice o escribe “gobierno” sin aclarar que es un “gobierno tiránico, dictatorial y totalitario”.  Los berrinchudos están siempre dispuestos a estallar. Cualquier detalle les parece una provocación, una nueva traición del liderazgo, otro error imperdonable de los políticos. No aceptan ningún diálogo. No desean marchar, hasta les molesta que otros marchen. No quieren elecciones. No necesitan de las instancias internacionales. Los berrinchudos piensan que la política solo es un trámite burocrático. Detrás de toda su alharaca, coinciden en algo con el régimen: su única opción es la violencia.

Más allá de lo comprensible o no de esta actitud, también hay que entender que existen los berrinchudos profesionales. Aquellos que tratan de sacarle un gran provecho al arrebato. Los que creen que pueden conseguir algún protagonismo a punta de berrinches.  Los que piden acciones instantáneas y definitivas, los que invocan milagros envueltos en misiles, aun sabiendo que no existen, que no pueden darse, tan solo para provocar berrinches y tratar de ganar más seguidores.

La lógica del estallido, sin embargo, tiene un ciclo predecible, melancólico e inútil: después de reventar, se desinfla.

No queda nada.  Solo el vacío.  Un interminable vacío donde vuelve a aparecer Nicolás Maduro anunciando ejercicios militares y diciendo “estamos en el lado correcto de la historia”.  Y entonces tú piensas de nuevo en el Capitán Rafael Acosta, en los ojos huecos de Rufo Chacón.  Piensas en todos y en tantos. Y la indignación y el dolor y la rabia siguen ahí. Intactos.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

 

Del mismo autor

Michelle Bachelet y la experiencia sentimental

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 3 OCTUBRE, 2022 05:30

Tratar la miopía con un cambio de aire

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde