OPINIÓN · 17 AGOSTO, 2022 04:30

El mito del síndrome de la impostora

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

6
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Una participante en un foro mencionó que en una oportunidad le negaron una promoción en su empresa bajo la excusa de que ese movimiento hubiese dejado por fuera a su jefe inmediato, quien por cierto tenía menos credenciales que ella. Reclamó, pero recibió el mensaje de que su insistencia no sería bien vista, por lo que, a falta de otra opción laboral, no le quedó más remedio que mantenerse quieta, callar y aguantar. Luego alguien le dijo que le faltó empuje para pelear por lo suyo y que seguramente sufría del «síndrome de la impostora».

Porque es que hay nombres para todo. A eso que le pasó a la amiga, le han puesto varias etiquetas además de la famosa impostora, tales como “miedo al éxito” o “auto saboteo”. Todas están dirigidas a hacer ver que las mujeres padecemos de algún problema casi psiquiátrico de autoestima o confianza que nos impide avanzar, aun teniendo muchas oportunidades al frente. Es la vieja concepción misógina, esas tontas que teniendo el cielo al alcance de una mano, no se atreven, por lo que algo malo habrá en ellas.

La concepción masculina del éxito es el primer obstáculo

Es un tópico común atribuir a las propias mujeres las razones por las que no llegan a posiciones gerenciales altas o a ser las dueñas de sus propias empresas (a nivel mundial sólo el 5% de las mujeres son presidentas de juntas directivas, en Venezuela no supera el 1%). Sin embargo, esta enorme brecha no puede ser explicada con base en las capacidades o motivaciones de las mujeres, quienes usualmente copan los espacios universitarios y formativos demostrando desde hace mucho tiempo ya, que la inteligencia no hace distinciones en base al sexo.

Como buena estructuralista y feminista radical que soy, prefiero mirar hacia las reglas de juego que organizan los espacios sociales, diseñadas siempre desde la lógica y la mirada masculina, para explicar las razones que mantienen el poder como un coto cerrado y exclusivo del Boy’s Club. Esto nos pone en un camino diferente sobre las soluciones. En lugar de culpar a las propias mujeres de los pocos avances registrados a la fecha en materia de igualdad, tomemos en cuenta el contexto en el cual tales conductas operan.

Dentro de todos las barreras con que tropezamos las mujeres en el espacio laboral, una de las más insidiosas y difíciles de precisar y cambiar, es la concepción masculina del éxito llena de estereotipos sexistas, que obliga a tomar uno de dos extremos: masculinizarse para acceder al poder (abejas reinas y adalides defensoras del patriarcado) o comportarse como se espera de una “dama” para obtener así el reconocimiento que les haga subsistir en la dinámica empresarial.

La mayoría de las veces, abstenerse de participar o de optar, es la inteligente respuesta ante la percepción de un entorno que no acepta a una mujer en una posición poderosa y que la obliga a adoptar conductas contrarias al ejercicio de un liderazgo tenaz que pareciera ser valorado sólo cuando es ejercido por hombres.

Un asunto de sobrevivencia

Es más frecuente de lo que se cree, pero algunas mujeres aparentan no saber mucho para no ser descartadas por «ambiciosas, conflictivas, demasiado autosuficientes, arribistas». Pareciera que la estrategia para sobrevivir es seguir las reglas no escritas del juego, que van por la vía del: no destaques mucho, no plantees las cosas tan asertivamente, no reclames, no hables tanto, no pidas, que no se note que quieres esa posición; sé más sumisa, para que no te conviertas en amenaza y evites ser rechazada socialmente.

No es un problema de autoestima o de confianza en sí mismas, no es un techo auto impuesto, no es falta de ambición. No es que «ellas no quieren participar cuando las invitamos porque les da pena». Esas son explicaciones limitadas que no parten de una mirada sistémica del juego en las relaciones de poder entre mujeres y hombres.

Las hipótesis del supuesto miedo al éxito o del síndrome del impostor de las mujeres, cambiará en la medida en que detentar el poder deje de ser un asunto de competencia exclusiva para machos y más un espacio compartido que permita conducir organizaciones o países con sentido amplio.

Dejemos de revictimizar a las mujeres en los espacios productivos al decirles que tienen algún síndrome o que son ellas las del problema. Pongamos la lupa donde va, en la forma de percibir a una mujer en el poder de modo que a nadie le moleste cuando reclame o exija. Si logramos eso, ninguna mujer tendrá necesidad de esconder sus ambiciones ni jugar a ser las niñas buenas.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Las mujeres no estamos en la agenda política

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 25 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alternabilidad y democracia, una llave indisoluble

La democracia es el régimen de gobierno que más garantiza el ejercicio pleno de los derechos humanos. Aunque, evidentemente, la historia se ha encargado de mostrarnos sus fallas, carencias y desviaciones, y no en pocas oportunidades han causado cansancio, por parte de poblaciones enteras. Esto no significa que no sea perfectible y en el marco […]

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022 05:35

Muerte de mujeres

Septiembre de 2022 pasará a la historia marcado por la muerte de una mujer, pero debería ser por la de dos o de muchas. En Inglaterra murió la Reina que llevó en su cabeza la corona bien puesta durante décadas y todo el mundo -literalmente- aplaudió y honró su muerte por causas naturales. Esto, aunque, […]

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022 05:35

Tolerancia y religión

Las intensas protestas en Irán por la muerte de la joven Mahsa Amini no cesan. Su muerte se produjo por cometer una infracción a la ley islámica: llevar mal puesto el velo (donde básicamente mostraba un poco su cabello). Esto fue razón suficiente para que la Policía de la Moral (vigilante de las normas islámicas) […]

OPINIÓN · 23 SEPTIEMBRE, 2022 05:00

El bolívar y sus circunstancias

Antonio Guzmán Blanco -quien gobernó nuestro país en varias ocasiones entre 1870 a 1888- dijo en una oportunidad: «Venezuela es como un cuero seco, lo pisan por un lado y se levanta por el otro». Con esta aseveración, se refería a la situación económica de entonces. Casi 150 años después, lamentablemente, no podemos decir algo […]

OPINIÓN · 23 SEPTIEMBRE, 2022

El mito del síndrome de la impostora

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

Una participante en un foro mencionó que en una oportunidad le negaron una promoción en su empresa bajo la excusa de que ese movimiento hubiese dejado por fuera a su jefe inmediato, quien por cierto tenía menos credenciales que ella. Reclamó, pero recibió el mensaje de que su insistencia no sería bien vista, por lo que, a falta de otra opción laboral, no le quedó más remedio que mantenerse quieta, callar y aguantar. Luego alguien le dijo que le faltó empuje para pelear por lo suyo y que seguramente sufría del «síndrome de la impostora».

Porque es que hay nombres para todo. A eso que le pasó a la amiga, le han puesto varias etiquetas además de la famosa impostora, tales como “miedo al éxito” o “auto saboteo”. Todas están dirigidas a hacer ver que las mujeres padecemos de algún problema casi psiquiátrico de autoestima o confianza que nos impide avanzar, aun teniendo muchas oportunidades al frente. Es la vieja concepción misógina, esas tontas que teniendo el cielo al alcance de una mano, no se atreven, por lo que algo malo habrá en ellas.

La concepción masculina del éxito es el primer obstáculo

Es un tópico común atribuir a las propias mujeres las razones por las que no llegan a posiciones gerenciales altas o a ser las dueñas de sus propias empresas (a nivel mundial sólo el 5% de las mujeres son presidentas de juntas directivas, en Venezuela no supera el 1%). Sin embargo, esta enorme brecha no puede ser explicada con base en las capacidades o motivaciones de las mujeres, quienes usualmente copan los espacios universitarios y formativos demostrando desde hace mucho tiempo ya, que la inteligencia no hace distinciones en base al sexo.

Como buena estructuralista y feminista radical que soy, prefiero mirar hacia las reglas de juego que organizan los espacios sociales, diseñadas siempre desde la lógica y la mirada masculina, para explicar las razones que mantienen el poder como un coto cerrado y exclusivo del Boy’s Club. Esto nos pone en un camino diferente sobre las soluciones. En lugar de culpar a las propias mujeres de los pocos avances registrados a la fecha en materia de igualdad, tomemos en cuenta el contexto en el cual tales conductas operan.

Dentro de todos las barreras con que tropezamos las mujeres en el espacio laboral, una de las más insidiosas y difíciles de precisar y cambiar, es la concepción masculina del éxito llena de estereotipos sexistas, que obliga a tomar uno de dos extremos: masculinizarse para acceder al poder (abejas reinas y adalides defensoras del patriarcado) o comportarse como se espera de una “dama” para obtener así el reconocimiento que les haga subsistir en la dinámica empresarial.

La mayoría de las veces, abstenerse de participar o de optar, es la inteligente respuesta ante la percepción de un entorno que no acepta a una mujer en una posición poderosa y que la obliga a adoptar conductas contrarias al ejercicio de un liderazgo tenaz que pareciera ser valorado sólo cuando es ejercido por hombres.

Un asunto de sobrevivencia

Es más frecuente de lo que se cree, pero algunas mujeres aparentan no saber mucho para no ser descartadas por «ambiciosas, conflictivas, demasiado autosuficientes, arribistas». Pareciera que la estrategia para sobrevivir es seguir las reglas no escritas del juego, que van por la vía del: no destaques mucho, no plantees las cosas tan asertivamente, no reclames, no hables tanto, no pidas, que no se note que quieres esa posición; sé más sumisa, para que no te conviertas en amenaza y evites ser rechazada socialmente.

No es un problema de autoestima o de confianza en sí mismas, no es un techo auto impuesto, no es falta de ambición. No es que «ellas no quieren participar cuando las invitamos porque les da pena». Esas son explicaciones limitadas que no parten de una mirada sistémica del juego en las relaciones de poder entre mujeres y hombres.

Las hipótesis del supuesto miedo al éxito o del síndrome del impostor de las mujeres, cambiará en la medida en que detentar el poder deje de ser un asunto de competencia exclusiva para machos y más un espacio compartido que permita conducir organizaciones o países con sentido amplio.

Dejemos de revictimizar a las mujeres en los espacios productivos al decirles que tienen algún síndrome o que son ellas las del problema. Pongamos la lupa donde va, en la forma de percibir a una mujer en el poder de modo que a nadie le moleste cuando reclame o exija. Si logramos eso, ninguna mujer tendrá necesidad de esconder sus ambiciones ni jugar a ser las niñas buenas.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Las mujeres no estamos en la agenda política

¿Cómo valoras esta información?

6

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 25 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Alternabilidad y democracia, una llave indisoluble

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022 05:35

Muerte de mujeres

OPINIÓN · 24 SEPTIEMBRE, 2022 05:35

Tolerancia y religión