OPINIÓN · 2 ABRIL, 2017 01:05

La Unidad ante su mayor desafío

Ver más de

Felix Seijas Rodriguez

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En la madrugada del jueves conocimos que el Gobierno decidió dar no un paso, sino una zancada hacia la ruptura formal del sistema democrático. El asalto al Poder Legislativo ha encendido las alarmas del país informado y de la comunidad internacional. La gravedad del asunto llega en un momento incómodo para la oposición venezolana. Y esto, por supuesto, no es casualidad; el terreno ha sido bien medido por quien ataca.

En primer lugar, las acciones emprendidas por el oficialismo requieren de una respuesta inmediata y contundente por parte de la coalición opositora. Y hablamos de una respuesta que va más allá de discursos. El Gobierno tiene las instituciones y los cuerpos de represión, mientras que las únicas armas con las que puede contar la oposición son la fuerza popular y el respaldo internacional. El segundo está ahí; desde el mismo momento en que se conoció la sentencia del TSJ comenzaron los pronunciamientos y algunas acciones concretas como la retirada del Embajador del Perú en Venezuela.

Sin embargo, es el respaldo popular lo único que puede generar presión interna. Sin él no hay nada. Y es aquí donde la Unidad enfrenta el verdadero reto. La última decisión temeraria del oficialismo se produjo el año pasado cuando decidieron cercenar de un plumazo la posibilidad de activar el referendo revocatorio. En aquel momento, el descontento de la población estaba alineado con el liderazgo opositor y dispuesto a ejercer presión de calle; solo esperaban directrices para actuar.

Sin embargo, la decisión de la Unidad fue retirarse y apostarlo todo a un proceso de diálogo al que había llegado justamente gracias a la presión de calle, y el cual, sin incentivos, en medio de la calma, no llegaría a ningún lado, como efectivamente ocurrió. Esto impactó la confianza de la gente en la MUD, liderazgo que a su vez, entró en una especie de crisis existencial que aún no ha resuelto del todo.

Entonces el Gobierno da el zarpazo y la Unidad debe reaccionar en las condiciones en las que este le ha tomado. Si se trata de movilizar el descontento en contra del régimen, debe hacerlo superando en el camino el descontento hacia ellos mismos. Para esto debe transmitir señales contundentes que generen confianza, y para ello es indispensable mostrar coherencia en el discurso y en la acción.

La dinámica interna tiene que ajustarse con este fin, y debe hacerlo en pocas horas. También debe superar la barrera comunicacional. Una parte importante de la población no entiende el alcance de la medida adoptada por el Gobierno. Es indispensable entonces llevar hasta estas personas la información, y esto tiene que hacerse con una estrategia clara y eficiente que transmita un mensaje sin ruidos.

Si esto se logra, entonces viene el segundo escollo: la estrategia de movilización a ser convocada y la manera de coordinarla. Aquí los riesgos son enormes. Procesos de resistencia civil pacífica son todo un tema. Para que esto se conduzca de manera eficaz hace falta conocimiento y preparación en tales artes. De lo contrario, el resultado termina siendo fútil e incluso fatal. Y ejemplos de ello sobran en los últimos años, con el episodio emblemático de febrero de 2014.

Por supuesto que todo esto implica riesgos que hay que estar dispuesto a correr, porque estas sendas, por muy bien que se esté preparado para cruzarlas, están llenas de espinas y algunas de ellas traspasarán la piel. Que nadie dude que las fuerzas represoras están prestas para la acción, al menos mientras los costos de hacerlo se lo permitan; y es precisamente el carácter e intensidad de la presión social la única capaz de elevar tales costos. ¿Está la oposición apta para este desafío? Quizás su estructura no cuente con el entrenamiento necesario, lo que le obliga a administrar con inteligencia sus fortalezas y debilidades para afrontar el reto que tiene enfrente y que se muestra ineludible.

Las próximas horas son cruciales para el futuro inmediato del país. El régimen ha dado un paso que no puede ser ignorado y la oposición está en la obligación de convertirlo en un punto de inflexión que comprometa, de manera decisiva, el margen de maniobra con el que hasta ahora Maduro y su equipo han contado.

Foto: Federico Parra / AFP / Getty Images

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 15 AGOSTO, 2022 05:29

Un nuevo virus se cierne sobre el horizonte

A principios de agosto, en medio de la amenaza militar china a Taiwan, un equipo internacional de científicos identificó un nuevo virus que probablemente se transmitió a los humanos, en otro posible contagio zoonótico en menos de tres años desde la pandemia de coronavirus. Desde el comienzo de la pandemia de coronavirus se ha estado […]

OPINIÓN · 14 AGOSTO, 2022 05:15

Colombia y Venezuela: ¿un nuevo comienzo?

Colombia y Venezuela ocupan un eje geográfico al norte de Suramérica con una historia común pero llena de ambigüedades e intereses contrapuestos. Una región cuyo intercambio comercial por la década de los noventa llegó a estar por el orden de los diez mil millones de dólares al año, con una generación de empleos a ambos […]

OPINIÓN · 13 AGOSTO, 2022 05:35

La supuesta impotencia ante la violencia machista

Pareciera que estamos ante otra epidemia entre las varias que nos atacan mundialmente. Esta vez no es un virus ni una bacteria el transmisor, es una persona, más específicamente: un tipo de hombre que se cree dueño del universo y sobre todo de las mujeres, en particular, de la “suya”, a quien golpea psicológica y […]

OPINIÓN · 12 AGOSTO, 2022 05:24

Del discurso a la realidad

La demagogia sirve para seducir masas. Concretamente, prometiendo cometidos que casi siempre terminan en nada. La demagogia se traduce en pretensiones que superan limitaciones de todo tipo. Por eso, de ella se valen muchos políticos sin más motivos que los que encubre un discurso amañado y malicioso. De ahí se prende el populismo para hacer […]

OPINIÓN · 12 AGOSTO, 2022

La Unidad ante su mayor desafío

Texto por Felix Seijas Rodriguez

En la madrugada del jueves conocimos que el Gobierno decidió dar no un paso, sino una zancada hacia la ruptura formal del sistema democrático. El asalto al Poder Legislativo ha encendido las alarmas del país informado y de la comunidad internacional. La gravedad del asunto llega en un momento incómodo para la oposición venezolana. Y esto, por supuesto, no es casualidad; el terreno ha sido bien medido por quien ataca.

En primer lugar, las acciones emprendidas por el oficialismo requieren de una respuesta inmediata y contundente por parte de la coalición opositora. Y hablamos de una respuesta que va más allá de discursos. El Gobierno tiene las instituciones y los cuerpos de represión, mientras que las únicas armas con las que puede contar la oposición son la fuerza popular y el respaldo internacional. El segundo está ahí; desde el mismo momento en que se conoció la sentencia del TSJ comenzaron los pronunciamientos y algunas acciones concretas como la retirada del Embajador del Perú en Venezuela.

Sin embargo, es el respaldo popular lo único que puede generar presión interna. Sin él no hay nada. Y es aquí donde la Unidad enfrenta el verdadero reto. La última decisión temeraria del oficialismo se produjo el año pasado cuando decidieron cercenar de un plumazo la posibilidad de activar el referendo revocatorio. En aquel momento, el descontento de la población estaba alineado con el liderazgo opositor y dispuesto a ejercer presión de calle; solo esperaban directrices para actuar.

Sin embargo, la decisión de la Unidad fue retirarse y apostarlo todo a un proceso de diálogo al que había llegado justamente gracias a la presión de calle, y el cual, sin incentivos, en medio de la calma, no llegaría a ningún lado, como efectivamente ocurrió. Esto impactó la confianza de la gente en la MUD, liderazgo que a su vez, entró en una especie de crisis existencial que aún no ha resuelto del todo.

Entonces el Gobierno da el zarpazo y la Unidad debe reaccionar en las condiciones en las que este le ha tomado. Si se trata de movilizar el descontento en contra del régimen, debe hacerlo superando en el camino el descontento hacia ellos mismos. Para esto debe transmitir señales contundentes que generen confianza, y para ello es indispensable mostrar coherencia en el discurso y en la acción.

La dinámica interna tiene que ajustarse con este fin, y debe hacerlo en pocas horas. También debe superar la barrera comunicacional. Una parte importante de la población no entiende el alcance de la medida adoptada por el Gobierno. Es indispensable entonces llevar hasta estas personas la información, y esto tiene que hacerse con una estrategia clara y eficiente que transmita un mensaje sin ruidos.

Si esto se logra, entonces viene el segundo escollo: la estrategia de movilización a ser convocada y la manera de coordinarla. Aquí los riesgos son enormes. Procesos de resistencia civil pacífica son todo un tema. Para que esto se conduzca de manera eficaz hace falta conocimiento y preparación en tales artes. De lo contrario, el resultado termina siendo fútil e incluso fatal. Y ejemplos de ello sobran en los últimos años, con el episodio emblemático de febrero de 2014.

Por supuesto que todo esto implica riesgos que hay que estar dispuesto a correr, porque estas sendas, por muy bien que se esté preparado para cruzarlas, están llenas de espinas y algunas de ellas traspasarán la piel. Que nadie dude que las fuerzas represoras están prestas para la acción, al menos mientras los costos de hacerlo se lo permitan; y es precisamente el carácter e intensidad de la presión social la única capaz de elevar tales costos. ¿Está la oposición apta para este desafío? Quizás su estructura no cuente con el entrenamiento necesario, lo que le obliga a administrar con inteligencia sus fortalezas y debilidades para afrontar el reto que tiene enfrente y que se muestra ineludible.

Las próximas horas son cruciales para el futuro inmediato del país. El régimen ha dado un paso que no puede ser ignorado y la oposición está en la obligación de convertirlo en un punto de inflexión que comprometa, de manera decisiva, el margen de maniobra con el que hasta ahora Maduro y su equipo han contado.

Foto: Federico Parra / AFP / Getty Images

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 15 AGOSTO, 2022 05:29

Un nuevo virus se cierne sobre el horizonte

OPINIÓN · 14 AGOSTO, 2022 05:15

Colombia y Venezuela: ¿un nuevo comienzo?

OPINIÓN · 13 AGOSTO, 2022 05:35

La supuesta impotencia ante la violencia machista