OPINIÓN · 22 ABRIL, 2022 04:28

¿La sanciones para qué sirven?

Ver más de

Oscar Doval

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

A lo largo de la historia contemporánea, muy pocos son los países que lograron una transición política luego de haber sido sancionados o bloqueados. Por el contrario, la gran mayoría quedó sumergida en la miseria, con niveles de pobreza acelerados exponencialmente y un status quo afianzado en lo político.
Estas sanciones, en la mayoría de los casos han sido auspiciadas por la oposición política de los países sancionados e interpuestas por los gringos y sus acólitos imperiales.

Cuba e Irán son quizás los casos más icónicos de países fallidamente sancionados. A ellos se suma una larga lista de naciones en que estas medidas han resultado políticamente estériles, como Corea del Norte, Siria, Irak, Libia, Vietnam, Rusia, y 48 países más, sancionados desde la Segunda Guerra Mundial, de los cuales todavía 20 arrastran esa calamidad.

Enemigos o intereses políticos

En política no existen afectos, sólo razones. Lo que sí existe en política son gobiernos y personas con intereses económicos, geopolíticos, elecciones que ganar, «jaques mate que dar» y muchas más vilezas. Las sanciones suelen ser herramientas útiles para ello.

Si un candidato a la presidencia americana debe garantizar el voto duro y derechista de la «Unión» para lograr su victoria, sin duda se jugará la carta de invasiones, sanciones, confrontaciones locales, con la excusa de proteger ante todo la seguridad nacional y después la hegemonía económica imperial.

El enemigo, puesto casi siempre afuera, por supuesto se situará en regiones o grupos vulnerables. Medio Oriente, Latinoamérica, África, algunas zonas asiáticas, minorías étnicas y religiosas, son candidatos a la sazón.

Si bien los gobiernos y  la ciudadanía somos responsables por nuestra propia ineptitud institucional y vulnerabilidad, lo que nos hace presas fáciles del «apetito político americano», bajo ningún concepto suscribimos ningún tipo de injerencia de EE. UU. en el extranjero. La intrusión yanqui, a la larga, solo provoca aislamiento, hambre y muerte de la gente, de lo que hemos sido testigos a lo largo del tiempo. No olvidemos las recientes invasiones e incursiones en Libia, Irak, Afganistán y Siria, que todavía atraviesan las penurias de tales desatinos.

Ahora le tocó a Rusia, tras arremeter contra Ucrania, en una injustificada y asimétrica guerra que hasta el momento ha cobrado la vida de más de 35 mil personas, y cuyo riesgoso desenlace nos pone en una aterrorizante incertidumbre. Por las sanciones de la OTAN, con los gringos detrás por supuesto, Rusia tiene su destino cantado, sino sucumbimos todos por un ya avisado conflicto nuclear.

Tras terminar la guerra, lo que ojalá ocurra muy pronto, primero, Putin se afianzará en el poder. El país y especialmente «los rusos de a pie», —nunca las élites sociales y políticas—, pasarán necesidad, miseria y hambre.

Después, con un repotenciado Putin o un sucedáneo en el poder, habrá un acostumbramiento gradual a las sanciones y al ostracismo. Y así, permanecerán años y años, hasta que los gringos lo vean conveniente.

Como los rusos, son rusos y “también juegan”, darán vueltas y volteretas para birlar el bloqueo, y con el pasar del tiempo, hasta podrían recuperarse económicamente, como ha pasado con el caso Irán, la tercera economía más robusta del medio oriente.

El «cuestionable nuestro», no ajeno

Sin duda, antes de las sanciones, Venezuela caminaba una senda económica, social y política, a nuestro parecer, indeseable. Una larga data de cuestionable administración pública, cuestionable institucionalidad, cuestionable libertad, cuestionable bienestar social y cuestionable manejo económico. Pero era un «cuestionable nuestro», no ajeno.

Teníamos y tenemos, una oposición política a todas luces inexistente, en la acepción universal de cualquier movimiento opositor: grupo político con línea ideológica diferente del oficialismo, que gradual y consistentemente conquista capital social y político a través del «trabajo de calle», discursos, vocería, votos, protestas, manifestaciones, acercamientos, diálogo, negociaciones, desacuerdos, distancias, reencuentros y cualquier otro recurso pacífico, legal y de largo aliento, que nos asegure tolerancia y convivencia social.

En Venezuela, la oposición, y no mucho menos el oficialismo, son grupos de pocas personas, pertenecientes a élites sociales, amos del valle o enchufados —son la misma vaina—, que quieren detentar el poder político, cueste lo que cueste, aunque con ello se violen todos los principios democráticos y derechos humanos.

Una pseudo oposición extrema y apátrida -ya inmovilizada por la revolución oficialista intransigente- no tuvo mejor idea que macerar durante un buen tiempo, en el Departamento de Estado, un plan de sanciones hecho a la medida para Venezuela.

Con un Trump de ultraderecha, recientemente envestido como el 45º presidente de EE. UU., en 2017, Venezuela fue sancionada financieramente con la excusa de reconquistar la «extraviada democracia» en el quehacer político del país.

Los ciudadanos venezolanos, esos que somos mayoría, nunca fuimos consultados al respecto. Simplemente, nuestro país fue sancionado y ya. Y digo a propósito «nuestro país», porque es una «soberana paja» decir que se sancionan a los gobiernos. Los gobiernos y los gobernantes poco sufren con las sanciones, somos nosotros, el pueblo, los pueblos, los que las padecemos.

Para la clase media, blanca, rubia, americana, aquella que «come cuento», los que llaman rednecks, así como los poderosos grupos hispanos anticastristas de Florida, Trump hacía alardes de su deber para con Venezuela: «velar por la libertad y democracia mundial e ir contra todo sistema político que no sea neoliberal y proyanqui».

No pasó mucho tiempo más, y las sanciones, inicialmente financieras, se transformaron en un bloqueo comercial, que, en conjunto con la pésima administración del gobierno, se tradujeron en miseria para nuestro pueblo, como siempre pasa.

¿Han funcionado las sanciones alguna vez?

De los países sancionados por los gringos, la Unión Europea y la ONU, en ninguno de ellos, las sanciones han empujado a transiciones políticas y menos han conseguido restaurar democracias. Pocos han sido los casos, que, tras invasiones, arremetidas bélicas, con derramamiento de sangre de gente sin color político, se ha logrado a la fuerza algún tipo de cambio político, claro está, tutelado, y aprovechado por EE UU.

En la mayoría de los casos, gracias a las sanciones, se han eternizado regímenes políticos que encuentran en las mismas el enemigo externo que requieren para aglutinar masas y simpatías, o la resignación del popolo grasso.

Castro, Hussein, Gadafi, Kim Jong-un, Mugabe, los Ayatolas, los Talibanes y muchos más, son buen ejemplo de ello. Regímenes sempiternos, envilecidos, aislados, orgullosamente supervivientes de la «mano peluda» americana, del veneno del mercado global. Eso han producido las sanciones, el bloqueo y el aislamiento.

Por otra parte, tampoco hay historia conocida de un súbito levantamiento de sanciones, tras cambios políticos en los países víctimas de las mismas. Son excepcionales los casos, en los que los americanos han dejado de ahorcar de un tirón a los países sancionados. De hecho, no hay norma ni ley conocida por la OFAC u otros organismos sancionatorios, incluso multilaterales, sobre cómo se yugulan las sanciones una vez interpuestas.

En promedio, el retiro de sanciones y bloqueo de los 56 países víctimas de estas, ha durado entre 5 y 7 años. Esto, una vez que el Imperio considera y decide que están dadas las condiciones para cesar el castigo del país.

Según las encuestas de Datanálisis, de marzo pasado, el 75% de los venezolanos estamos en contra de las sanciones. Asimismo, políticos oficialistas y de oposición, incluso alguno que las promovieron, como Guaidó, claman por el levantamiento de estas.

Gracias a Dios, sin oposición de por medio, es obvio el acercamiento entre Caracas y Washington tras el inicio del conflicto ruso-ucraniano, cuando Venezuela se erigiera como un enclave geopolítico y hasta económico importante para gringos y rusos. Los gringos pueden ya perdonar a Maduro y levantar las sanciones. Eso sí, no tan rápido, ya que deben cumplir con las formas —desconocidas—, y al menos unos cuantos añitos se «echarán». Licencias por acá, permisos por allá, «hacerse los pendejos» más allá. Así, despacito, como dice la canción, las sanciones contra el país podrían ser levantadas.

Como bien decía John Foster, Secretario de Estado de Eisenhower,  EE. UU. no tiene amigos o enemigos, sólo intereses.

Sin cambios políticos, sin cambios sociales y quizás con algunos cambios económicos veremos en el futuro el fin de las sanciones contra Venezuela. Entonces nos preguntamos y le preguntamos especialmente a la oposición ¿para qué carajo han servido las sanciones?

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Entre diálogo y diálogo para salir de la crisis

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 19 MAYO, 2022 05:10

Venezuela con potencial, pero sin inversión

En la entrega pasada, comentamos cómo de manera incipiente, pero nada despreciable, fondos de inversión extranjeros de manera abierta o más sigilosa, han invertido en el sector privado del país, lo que se erige como una indudable señal de que Venezuela comienza a despertar interés en los capitales foráneos. Recursos naturales Surge la esperada pregunta […]

OPINIÓN · 18 MAYO, 2022 05:45

El vacío legal en casos de acoso escolar

“Ya se cuenta con directores imputados por omisión y recalcó que es su deber, el de los directores de liceo y escuelas, tomar medidas como la expulsión o de tipo administrativas que eviten que estos hechos se repitan”, declaraba el Fiscal General sobre los casos de acoso escolar, en el programa Análisis Situacional. El Fiscal […]

OPINIÓN · 17 MAYO, 2022 05:44

La impunidad comienza donde termina la libertad

De la impunidad, mucho se ha dicho. También, mucho se ha escrito. Quizás por ello, mucho se ha especulado con la intención de desalentar la moralidad y la ética, o de desacreditar la justicia. Entre tanto, mucha sangre ha corrido por las calles del planeta. Es por eso que la impunidad adquirió el perfil de […]

OPINIÓN · 16 MAYO, 2022 05:45

Jardines en la Luna

¿La vida podría brotar y crecer con éxito en la Luna? Recientemente, un equipo de científicos cultivó berro en muestras de polvo lunar (regolito) traído por las misiones Apolo, que es muy diferente al suelo que se encuentra en la Tierra. Sus resultados, publicados en la revista Communications Biology, sugieren que las futuras misiones a […]