OPINIÓN · 5 OCTUBRE, 2022 05:30

La muerte de la reina Isabel II: reconocimientos y críticas

Ver más de

Dulce Yumar

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Por
Dulce Yumar

Desde la óptica de la cultura caribeña a la que pertenezco, el boato y despilfarro escenificado en este evento resulta como una especie de exceso inexplicable. Pero al estar en una de las islas del Reino Unido como inmigrante, tratamos de comprender esta sociedad que nos acoge.

Lo que más resalta es el respeto y afecto del pueblo británico por una Reina que se identificó con su evolución histórica, y la proyectó en el terreno internacional. Muestra de ello es la inmensa e inédita cola de sus súbditos para inclinarse ante su féretro, así como en el camino hacía el lugar del entierro. También por la lastimera presencia del tema en medios y redes sociales del planeta.

Presidentes y jefes de Estado coincidieron en que la reina Isabel II dejaba un vacío en el escenario internacional. Desde Joe Biden (EE UU) hasta Vladimir Putin (Rusia) mostraron su reconocimiento a la monarca, que Enmanuel Macron (Francia) definió como una «Reina de corazón sutil». Su calidez y neutralidad, que respetó a oponentes y cercanos, ganaron ese afecto a todos los niveles. Aunque su papel no fue de líder propiamente político, ya que la monarquía británica es parlamentaria y no absoluta, el criterio de la Reina contaba mucho y recibía semanalmente a los primeros ministros quienes la ponían al tanto del acontecer nacional. Conservadores o liberales se sorprendían por su interés y capacidad de escucha inquebrantables. Esto evidenció su compromiso con el servicio a la nación, que declaró desde que asumió el cargo siendo muy joven.

A lo largo de la historia ella demostró ese rasgo de su carácter al incorporarse a las filas del ejército como miembro del Servicio Territorial Auxiliar. Eran mujeres en servicio que ayudaban en vista de la ausencia masculina por la Segunda Guerra Mundial. Allí se desempeñó como mecánica o conductora, según el caso. También, mucho más joven -cuando tenía 14 años- emitió un discurso en compañía de su hermana Margarita para solidarizarse con los miles de niños británicos que tuvieron que emigrar para su protección, debido al temor por los bombardeos alemanes. La adolescente intentó animarlos diciéndoles que todo saldría bien y que los jóvenes tendrían mucho que hacer para recuperar después a su país. Es decir, ella tuvo una presencia en esa crisis, aunque posteriormente fue una monarca muy discreta y negada a difundir su vida personal.

Durante este conflicto, sus padres Jorge VI y la reina madre, también llamada Isabel, permanecieron en Londres aún cuando los amigos cercanos sugerían que emigraran a Canadá, en vista del ataque nazi. Su residencia, el palacio de Buckingham, fue bombardeado varias veces. En una de ellas estuvieron muy amenazados porque la bomba cayó muy cerca de donde ellos celebraban la sempiterna ceremonia del té. Con determinación quisieron compartir los riesgos de sus súbditos, al igual que la entonces princesa Isabel. Este comportamiento valiente de la familia real hizo que ganaran vínculo y reconocimiento de sus súbditos. Al terminar la guerra, el 8 de mayo de 1945, Isabel y su hermana se camuflaron un poco para salir a festejar con todos la alegría inmensa por la victoria.

Isabel II es coronada en 1953 a los 27 años, después de la muerte de su padre el rey Jorge VI. Ella se había casado en 1947 con Felipe de Edimburgo -de quien se enamoró a los 13 años- y ya tenía dos hijos. Su primer ministro fue Winston Churchill con quien tuvo una relación estrecha, ya que su orientación fue fundamental. Este político ejerció un papel fundamental en la inherencia del Reino Unido en los resultados victoriosos sobre la Alemania nazi.

Desde la Primera Guerra Mundial comienza a disminuir el inmenso poder del imperio británico que había colonizado países en los cinco continentes, en disputa con otras naciones europeas. Esta progresiva pérdida de influencia política y económica se acentúa con los reacomodos posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Luego con los enfrentamientos de las dos potencias que protagonizaron la Guerra Fría su papel decrece, aunque su economía no ha perdido solidez. Hoy sorprende como los desmanes y abusos de la colonización y expansión de este país se han borrado, y el pasado se maquilla en una muy exitosa estrategia propagandística de la monarquía. ¿O quizás pesó también la imagen y proyección de Isabel II para darle otra visión?

Ahora bien, en 1931 se crea la Mancomunidad de naciones con 53 miembros, que en la actualidad son solo 14, entre ellas están Canadá y Australia. Muchas antiguas colonias británicas son hoy independientes, pero continúan con vínculos con la corona. De esta organización se ocupó mucho Isabel II quien fue una viajera constante por los cinco continentes, y cuidó mucho la relación con África.

Isabel II manifestó, desde el inicio de su ascensión al poder (1953), su deseo de conservar las tradiciones de la monarquía, y lo hizo respetando la política de vinculación con la sociedad británica iniciada por su padre. Estas tradiciones se convertían en espectáculos públicos de los cuales estaban muy pendientes los británicos.

Dos escenarios

Una protagonización muy apreciada de la reina Isabel II ocurrió muchas décadas después en abril del 2020, cuando surgió la aterradora pandemia del COVID que no discriminó a nadie, todos se sintieron amenazados y confinados. La monarca hizo un discurso televisado para alentar a sus súbditos ante este temor, y para pedir unión, firmeza y responsabilidad. Ella decía que apreciaba mostrar su imagen en tv, porque ser vista contribuía a ser creída. En algún momento se autodefinió como una `esponja´. Su imagen destacaba no solo por su comportamiento sobrio, sino también por sus atuendos de coloridos intensos, sus sombreros en el mismo tono, y sus inseparables carteras. No obstante, nunca dio entrevistas, no confesó nada públicamente de su vida personal. Sus hijos, en cambio, acapararon los medios con escándalos de todo tipo: compañías perjudiciales a su condición, infidelidad, discriminación racial etc. De sus 4 hijos se divorciaron 3, lo que la desencantó porque ya por razones religiosas era defensora del matrimonio. En apariencias esto no afectó a la Reina directamente, ella parecía estar por encima de estos conflictos mundanos.

En cambio, sí la perjudicó la muy difundida separación de su hijo Carlos de la princesa Diana, debido a su relación extraconyugal con la hoy reina consorte Camila Parker Bowles. Diana se hizo muy popular por ser la víctima del drama y por sus declaraciones en los medios en contra del trato de la corona ante su enfermedad y soledad en palacio, así como por la infidelidad conyugal. Ella muere en 1997 en un accidente automovilístico en París, y se dispara un tratamiento mediático de grandes proporciones. La Reina no captó la dimensión de esto y no asumió los rituales funerarios habituales. Los británicos cuestionaron duramente su comportamiento y ausencia ante el drama.

Esta crítica fue demoledora, pero con tacto ella supo superarla con un breve discurso televisivo, toda vestida de negro y con el público que protestaba afuera del palacio como fondo. Habló como madre, abuela y reivindicó a Diana. Todo volvió a la calma. Su reconocido manejo de las actividades de la monarquía por 7 décadas terminó el 8 de septiembre de 2022, a los 96 años de existencia. Longevidad compartida con el rey que murió a los 99 años, y su madre, la reina Isabel, con 101 años.

Corona en dólares

Ahora con la muerte de la Reina, las críticas se han producido en Londres en medio de la exaltación a su favor. Algunos británicos protestaron contra la monarquía, pero ellos no constituyen mayoría porque los sondeos dicen que de 10 ciudadanos 7 están a favor. Salieron a la calle con carteles que afirmaban que no están de acuerdo con el sistema. Carlos no es su rey, no lo eligieron. Aún más, proponen un referéndum democrático. Tampoco están de acuerdo con el dispendio económico que representa la realeza. No creen en que la monarquía produce económicamente para compensar el exorbitante gasto que supone. Algunos de ellos fueron detenidos, lo que fue muy cuestionado por los defensores de los derechos humanos.

El aspecto económico de la monarquía merecería un artículo aparte. Forbes consideró que la Reina era una de las personas más ricas del Reino Unido. Su patrimonio incluye terrenos, residencias, zonas comerciales, joyas, arte y hasta un hipódromo, todo de inmenso valor en millones de dólares y más aún en libras esterlinas, la Crown Estate asoma un monto de 20.000 millones de dólares, y la herencia de su majestad se acerca a 500 millones.

No obstante, hay disparidad en algunos montos, así como las instituciones que son patrocinadas por la corona, las obras de caridad. Algunos datos se pueden conseguir en la página de la monarquía, pero es muy complejo para indagarlo. Hay acuerdos y desacuerdos que parecen sujetos a una política de privacidad. Lo mismo ocurre con los rumores de todo orden sobre las causas de la muerte de la soberana.

Dublín, un capítulo gris 

Ahora bien, la crítica más demoledora ocurrió en un juego de futbol en Dublín, capital de Irlanda del sur. Ahí un grupo de hinchas de un equipo empezó a aplaudir cuando se supo la trágica noticia, y a gritar: “Lilibeth está en el cajón”, así es como la Reina era llamada familiarmente.  Enseguida los representantes de los equipos rechazaron esta conducta que consideraron contraria a sus valores y se suspendieron los juegos. Las redes sociales muy solidariamente reprocharon el acto y manifestaron dolor y apoyo a su majestad.

Esta exaltada protesta ocurre en Irlanda del sur, en un contexto donde se opusieron unionistas defensores del vínculo con el Reino Unido, y los republicanos que lucharon por la independencia que hoy tiene ese país, en una guerra que duró 30 años, y en la cual la Reina perteneció al bando opresor de los independentistas. Al finalizar la guerra en 1998. En los acuerdos posteriores se estableció que Irlanda del norte seguiría formando parte del Reino Unido.

Unas décadas anteriores, en 2011, la reina Isabel II fue invitada a Dublín en un acercamiento muy bien valorado en su gestión, como para cerrar capítulo. El clima fue tenso y pese a que hubo amenazas y mucha vigilancia, todo aconteció sin problemas. Esto fue muy reconocido porque en 1979 fue asesinado un tío del rey Felipe, Luis Mountbatten, quien era muy querido por la pareja real, y la reina se comportó como si estuviera por encima de este incidente doloroso.

Ahora que la corona pasa a Carlos III, su hijo mayor, la prensa se pregunta si logrará el prestigio y reconocimiento de su madre. Precisamente, su primer movimiento político fue desplazarse en visita real a Dublín, una de las zonas políticamente delicadas al igual que Escocia.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora:  Belfast en tres tiempos

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2022 05:30

Hay que recordar al VIH-SIDA

Diciembre empieza recordándonos un grave problema de salud: el del VIH-SIDA, una de las pandemias más devastadoras en el último medio siglo. Según datos mundiales de ONUSIDA -el programa de Naciones Unidas para el SIDA-, desde los primeros casos de SIDA, hace casi 40 años, 40 millones de personas han muerto por esta causa y […]

OPINIÓN · 2 DICIEMBRE, 2022 06:30

Lo bueno y no tan bueno sobre Chevron

La OFAC extendió la licencia general 41 que autoriza a la multinacional petrolera Chevron a reiniciar sus operaciones de producción y exportación de crudo, el pasado 26 de noviembre. La licencia no permite realizar pagos de regalías o utilidades al gobierno nacional, PDVSA o empresas relacionadas, así como a personas u organizaciones vinculadas con Rusia. […]

OPINIÓN · 1 DICIEMBRE, 2022 06:30

Tareas pendientes para proteger a los niños

¿Qué está pasando en el país?, ¿por qué tanta crueldad hacia los niños? El video de un niño siendo abusado por varias mujeres reavivó el sentimiento. El Fiscal General presentó un balance en el marco del 53° Aniversario del Ministerio Público que concluye que se han registrado un total de 1.494 casos de delitos de […]

OPINIÓN · 30 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Mi historia, mis términos

Así se llama el libro que en días pasados presentamos desde la ONGs Resonalia y FeminismoINC, fruto de un trabajo liderado por la activista feminista María Luisa Campos y en esfuerzo solidario con muchas otras mujeres y organizaciones feministas en Venezuela. Se trata de un libro para sobrevivientes de violencia sexual basado en una traducción […]

OPINIÓN · 30 NOVIEMBRE, 2022

La muerte de la reina Isabel II: reconocimientos y críticas

Texto por Dulce Yumar

Por
Dulce Yumar

Desde la óptica de la cultura caribeña a la que pertenezco, el boato y despilfarro escenificado en este evento resulta como una especie de exceso inexplicable. Pero al estar en una de las islas del Reino Unido como inmigrante, tratamos de comprender esta sociedad que nos acoge.

Lo que más resalta es el respeto y afecto del pueblo británico por una Reina que se identificó con su evolución histórica, y la proyectó en el terreno internacional. Muestra de ello es la inmensa e inédita cola de sus súbditos para inclinarse ante su féretro, así como en el camino hacía el lugar del entierro. También por la lastimera presencia del tema en medios y redes sociales del planeta.

Presidentes y jefes de Estado coincidieron en que la reina Isabel II dejaba un vacío en el escenario internacional. Desde Joe Biden (EE UU) hasta Vladimir Putin (Rusia) mostraron su reconocimiento a la monarca, que Enmanuel Macron (Francia) definió como una «Reina de corazón sutil». Su calidez y neutralidad, que respetó a oponentes y cercanos, ganaron ese afecto a todos los niveles. Aunque su papel no fue de líder propiamente político, ya que la monarquía británica es parlamentaria y no absoluta, el criterio de la Reina contaba mucho y recibía semanalmente a los primeros ministros quienes la ponían al tanto del acontecer nacional. Conservadores o liberales se sorprendían por su interés y capacidad de escucha inquebrantables. Esto evidenció su compromiso con el servicio a la nación, que declaró desde que asumió el cargo siendo muy joven.

A lo largo de la historia ella demostró ese rasgo de su carácter al incorporarse a las filas del ejército como miembro del Servicio Territorial Auxiliar. Eran mujeres en servicio que ayudaban en vista de la ausencia masculina por la Segunda Guerra Mundial. Allí se desempeñó como mecánica o conductora, según el caso. También, mucho más joven -cuando tenía 14 años- emitió un discurso en compañía de su hermana Margarita para solidarizarse con los miles de niños británicos que tuvieron que emigrar para su protección, debido al temor por los bombardeos alemanes. La adolescente intentó animarlos diciéndoles que todo saldría bien y que los jóvenes tendrían mucho que hacer para recuperar después a su país. Es decir, ella tuvo una presencia en esa crisis, aunque posteriormente fue una monarca muy discreta y negada a difundir su vida personal.

Durante este conflicto, sus padres Jorge VI y la reina madre, también llamada Isabel, permanecieron en Londres aún cuando los amigos cercanos sugerían que emigraran a Canadá, en vista del ataque nazi. Su residencia, el palacio de Buckingham, fue bombardeado varias veces. En una de ellas estuvieron muy amenazados porque la bomba cayó muy cerca de donde ellos celebraban la sempiterna ceremonia del té. Con determinación quisieron compartir los riesgos de sus súbditos, al igual que la entonces princesa Isabel. Este comportamiento valiente de la familia real hizo que ganaran vínculo y reconocimiento de sus súbditos. Al terminar la guerra, el 8 de mayo de 1945, Isabel y su hermana se camuflaron un poco para salir a festejar con todos la alegría inmensa por la victoria.

Isabel II es coronada en 1953 a los 27 años, después de la muerte de su padre el rey Jorge VI. Ella se había casado en 1947 con Felipe de Edimburgo -de quien se enamoró a los 13 años- y ya tenía dos hijos. Su primer ministro fue Winston Churchill con quien tuvo una relación estrecha, ya que su orientación fue fundamental. Este político ejerció un papel fundamental en la inherencia del Reino Unido en los resultados victoriosos sobre la Alemania nazi.

Desde la Primera Guerra Mundial comienza a disminuir el inmenso poder del imperio británico que había colonizado países en los cinco continentes, en disputa con otras naciones europeas. Esta progresiva pérdida de influencia política y económica se acentúa con los reacomodos posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Luego con los enfrentamientos de las dos potencias que protagonizaron la Guerra Fría su papel decrece, aunque su economía no ha perdido solidez. Hoy sorprende como los desmanes y abusos de la colonización y expansión de este país se han borrado, y el pasado se maquilla en una muy exitosa estrategia propagandística de la monarquía. ¿O quizás pesó también la imagen y proyección de Isabel II para darle otra visión?

Ahora bien, en 1931 se crea la Mancomunidad de naciones con 53 miembros, que en la actualidad son solo 14, entre ellas están Canadá y Australia. Muchas antiguas colonias británicas son hoy independientes, pero continúan con vínculos con la corona. De esta organización se ocupó mucho Isabel II quien fue una viajera constante por los cinco continentes, y cuidó mucho la relación con África.

Isabel II manifestó, desde el inicio de su ascensión al poder (1953), su deseo de conservar las tradiciones de la monarquía, y lo hizo respetando la política de vinculación con la sociedad británica iniciada por su padre. Estas tradiciones se convertían en espectáculos públicos de los cuales estaban muy pendientes los británicos.

Dos escenarios

Una protagonización muy apreciada de la reina Isabel II ocurrió muchas décadas después en abril del 2020, cuando surgió la aterradora pandemia del COVID que no discriminó a nadie, todos se sintieron amenazados y confinados. La monarca hizo un discurso televisado para alentar a sus súbditos ante este temor, y para pedir unión, firmeza y responsabilidad. Ella decía que apreciaba mostrar su imagen en tv, porque ser vista contribuía a ser creída. En algún momento se autodefinió como una `esponja´. Su imagen destacaba no solo por su comportamiento sobrio, sino también por sus atuendos de coloridos intensos, sus sombreros en el mismo tono, y sus inseparables carteras. No obstante, nunca dio entrevistas, no confesó nada públicamente de su vida personal. Sus hijos, en cambio, acapararon los medios con escándalos de todo tipo: compañías perjudiciales a su condición, infidelidad, discriminación racial etc. De sus 4 hijos se divorciaron 3, lo que la desencantó porque ya por razones religiosas era defensora del matrimonio. En apariencias esto no afectó a la Reina directamente, ella parecía estar por encima de estos conflictos mundanos.

En cambio, sí la perjudicó la muy difundida separación de su hijo Carlos de la princesa Diana, debido a su relación extraconyugal con la hoy reina consorte Camila Parker Bowles. Diana se hizo muy popular por ser la víctima del drama y por sus declaraciones en los medios en contra del trato de la corona ante su enfermedad y soledad en palacio, así como por la infidelidad conyugal. Ella muere en 1997 en un accidente automovilístico en París, y se dispara un tratamiento mediático de grandes proporciones. La Reina no captó la dimensión de esto y no asumió los rituales funerarios habituales. Los británicos cuestionaron duramente su comportamiento y ausencia ante el drama.

Esta crítica fue demoledora, pero con tacto ella supo superarla con un breve discurso televisivo, toda vestida de negro y con el público que protestaba afuera del palacio como fondo. Habló como madre, abuela y reivindicó a Diana. Todo volvió a la calma. Su reconocido manejo de las actividades de la monarquía por 7 décadas terminó el 8 de septiembre de 2022, a los 96 años de existencia. Longevidad compartida con el rey que murió a los 99 años, y su madre, la reina Isabel, con 101 años.

Corona en dólares

Ahora con la muerte de la Reina, las críticas se han producido en Londres en medio de la exaltación a su favor. Algunos británicos protestaron contra la monarquía, pero ellos no constituyen mayoría porque los sondeos dicen que de 10 ciudadanos 7 están a favor. Salieron a la calle con carteles que afirmaban que no están de acuerdo con el sistema. Carlos no es su rey, no lo eligieron. Aún más, proponen un referéndum democrático. Tampoco están de acuerdo con el dispendio económico que representa la realeza. No creen en que la monarquía produce económicamente para compensar el exorbitante gasto que supone. Algunos de ellos fueron detenidos, lo que fue muy cuestionado por los defensores de los derechos humanos.

El aspecto económico de la monarquía merecería un artículo aparte. Forbes consideró que la Reina era una de las personas más ricas del Reino Unido. Su patrimonio incluye terrenos, residencias, zonas comerciales, joyas, arte y hasta un hipódromo, todo de inmenso valor en millones de dólares y más aún en libras esterlinas, la Crown Estate asoma un monto de 20.000 millones de dólares, y la herencia de su majestad se acerca a 500 millones.

No obstante, hay disparidad en algunos montos, así como las instituciones que son patrocinadas por la corona, las obras de caridad. Algunos datos se pueden conseguir en la página de la monarquía, pero es muy complejo para indagarlo. Hay acuerdos y desacuerdos que parecen sujetos a una política de privacidad. Lo mismo ocurre con los rumores de todo orden sobre las causas de la muerte de la soberana.

Dublín, un capítulo gris 

Ahora bien, la crítica más demoledora ocurrió en un juego de futbol en Dublín, capital de Irlanda del sur. Ahí un grupo de hinchas de un equipo empezó a aplaudir cuando se supo la trágica noticia, y a gritar: “Lilibeth está en el cajón”, así es como la Reina era llamada familiarmente.  Enseguida los representantes de los equipos rechazaron esta conducta que consideraron contraria a sus valores y se suspendieron los juegos. Las redes sociales muy solidariamente reprocharon el acto y manifestaron dolor y apoyo a su majestad.

Esta exaltada protesta ocurre en Irlanda del sur, en un contexto donde se opusieron unionistas defensores del vínculo con el Reino Unido, y los republicanos que lucharon por la independencia que hoy tiene ese país, en una guerra que duró 30 años, y en la cual la Reina perteneció al bando opresor de los independentistas. Al finalizar la guerra en 1998. En los acuerdos posteriores se estableció que Irlanda del norte seguiría formando parte del Reino Unido.

Unas décadas anteriores, en 2011, la reina Isabel II fue invitada a Dublín en un acercamiento muy bien valorado en su gestión, como para cerrar capítulo. El clima fue tenso y pese a que hubo amenazas y mucha vigilancia, todo aconteció sin problemas. Esto fue muy reconocido porque en 1979 fue asesinado un tío del rey Felipe, Luis Mountbatten, quien era muy querido por la pareja real, y la reina se comportó como si estuviera por encima de este incidente doloroso.

Ahora que la corona pasa a Carlos III, su hijo mayor, la prensa se pregunta si logrará el prestigio y reconocimiento de su madre. Precisamente, su primer movimiento político fue desplazarse en visita real a Dublín, una de las zonas políticamente delicadas al igual que Escocia.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora:  Belfast en tres tiempos

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2022 05:30

Hay que recordar al VIH-SIDA

OPINIÓN · 2 DICIEMBRE, 2022 06:30

Lo bueno y no tan bueno sobre Chevron

OPINIÓN · 1 DICIEMBRE, 2022 06:30

Tareas pendientes para proteger a los niños