OPINIÓN · 9 FEBRERO, 2018 10:15

Juramento de un madurista

Ver más de

Javier Antonio Vivas Santana | @jvivassantana

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Juro que me conformaré con sólo recibir un salario mínimo, cuya equivalencia en bolívares sea menor a un dólar mensual, aunque ello implique que no pueda cubrir mis necesidades básicas porque al final, mi único propósito es ver feliz a Maduro y la cúpula del partido oficialista viviendo como jerarcas de una nueva oligarquía.

Juro que cuando reciba la llamada bolsa de alimentos, conocida como Clap, la cual sólo contiene un kilo de arroz o harina, tal vez algún enlatado o bolsita de café o azúcar, me arrodillaré ante el funcionario o miembro del grupo político de turno, para decirle que aunque esa realidad signifique que no puedo comer sino dos o tres días, prefiero pasar el resto del tiempo con hambre, porque seré feliz viendo cómo Maduro y toda su claque nos hacen estar cada vez más subyugados como pueblo.

Juro que cuando vaya a un hospital o ambulatorio, y vea que no se encuentran medicinas ni exista tratamiento médico para los miles y miles de pacientes que allí concurren, mi dolor se transformará en alegría porque ese es el significado fundamental de la “revolución”, morir “rodilla en tierra”, aunque los sacrificados sean niños, mujeres y ancianos.

Juro que cuando un delincuente robe, atraque, secuestre o hasta asesine a uno de mis familiares o mis amigos, o inclusive yo pueda ser víctima de ellos, les daré las gracias por hacerlo, porque comprenderé que quien lo hace es por “hambre”, razón por la cual, también apoyaré todos los hechos delictivos que hacen los llamados “colectivos” armados en mi barrio u otros espacios sociales, porque tengo claro que esas acciones se hacen en favor de Maduro y su gobierno para mantener el “orden político”.

Juro que cuando vaya a trabajar, si tengo que pasar horas y horas en una parada de transporte público, me sentiré satisfecho por esos inconvenientes, porque percibo que son parte de la desestabilización que los grupos apátridas dueños de autobuses hacen contra Maduro, diciendo que no tienen lubricantes, ni baterías, ni cauchos, ni autopartes, por ello apoyaré usando las llamadas “perreras” que propuso Erika Farías como medios modernos de transporte.

Juro que cuando el gobierno me otorgue un “bono” cuyo monto en bolívares apenas me alcance para comprar un kilo de queso y de carne, le daré máximo agradecimiento a Maduro por mantener semejante “beneficio”, el cual nos ha permitido a todos ser iguales socialmente, y si esa igualdad es para que todos seamos pobres y vivir en la miseria, también entiendo que ese es el significado de lo que es vivir en madurismo.

Juro que si laboro para una empresa del “Estado”, y aparecen algunos dizque trabajadores de forma malagradecida diciendo que el salario no les alcanza, o que no tienen beneficios sociales, o que la empresa es un antro de corrupción, o que la producción llegó a niveles de quiebra económica, y éstos son detenidos y despedidos por su ingratitud e “inmoralidad”, mayor será mi apoyo a Maduro, porque en madurismo no se puede aceptar que existan saboteadores del proceso “revolucionario”.

Juro que si mi hijo o hija va a la escuela o liceo, y no tienen alimentos, ni pupitres, ni baños decentes y ni siquiera profesores, y me habla que no quiere volver a clases porque siente que no tiene fuerzas para ello o que no vale la pena, le explicaré que eso se debe al imperio “golpista y terrorista” que quiere tumbar al gobierno, y que si es necesario sufrir esas calamidades para que el presidente y sus panegíricos del alto gobierno sean felices, hay que soportarlas porque es preferible “morir por la patria” que “entregarse al enemigo”.

Juro que si mañana leo que algún miembro del gobierno está metido en hechos de corrupción, inmediatamente informaré en mi comunidad que eso es una calumnia desestabilizadora como parte de la “guerra mediática”, porque aquí todos esos altos funcionarios, ministros o generales, llevan la honradez y la honestidad que entre otros tiene Diosdado Cabello, como ejemplo a seguir en la política madurista.

Juro por el “carnet de la patria” que siempre votaré por Maduro como el mejor presidente de la historia, porque jamás voy a creer en esos cuentos que tenemos la inflación más alta de mundo, ni en la existencia de llamados “bachaqueros, ni que hay personas comiendo de la basura, ni que han quebrado la industria petrolera, ni que ha habido cierre de empresas, ni que falla el funcionamiento de los servicios públicos como agua, electricidad o gas, ni que se genera contrabando originado por militares, ni que mueren niños hasta en el Delta por contaminación del agua, u otros por desnutrición, o que han muerto pacientes renales porque no han sido debidamente dializados en los hospitales públicos, o que han emigrado millones de venezolanos porque tenemos una crisis humanitaria y algunos mueren huyendo en altamar, o que funcionarios maduristas desplazaron millones de dólares en cuentas del exterior en evidentes hechos de corrupción, o que el Metro no funciona por falta de mantenimiento, o que botan trabajadores por decir que el salario no les alcanza ni para comprar un detergente, o que existen presos políticos cuyo único delito ha sido su forma de pensar, incluyendo entre éstos personas octogenarias ¡Lo juro!

En síntesis, si usted es un madurista, acabo de escribirle su juramento. Y además con servicio gratuito. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores. 

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 3 OCTUBRE, 2022 05:30

Tratar la miopía con un cambio de aire

Una generación de miopes -de Mr. Magoo– está surgiendo. Una epidemia de miopía, en parte no reconocida, está afectando a los ojos de los niños. Aquellos con miopía pueden ver claramente objetos de cerca, como las palabras escritas en esta página. Pero su visión de lejos se vuelve borrosa y es probable que se necesite […]

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

El término autocracia se define como un «régimen político en el que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad». También como una «forma de gobierno en la cual la voluntad de una sola persona es la suprema ley» es […]

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde

La Ruta Verde no es una iniciativa de ecologistas en países ricos tan preocupados en estos tiempos por la crisis ambiental que atraviesa el mundo, no. La Ruta Verde, así con ese nombre tan ecológico, es un conjunto de acciones de mujeres en Venezuela para exigir la despenalización del aborto y la aprobación de una […]

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

El pasado 16 de septiembre, el gobierno de Estados Unidos volvió a pronunciarse acerca de Venezuela, esta vez, emitiendo serias amenazas contra Maduro. El subsecretario de Estado de EE UU para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, ante la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, comentó: «Nicolás Maduro comete un error grave si piensa que nuestra […]

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022

Juramento de un madurista

Texto por Javier Antonio Vivas Santana | @jvivassantana

Juro que me conformaré con sólo recibir un salario mínimo, cuya equivalencia en bolívares sea menor a un dólar mensual, aunque ello implique que no pueda cubrir mis necesidades básicas porque al final, mi único propósito es ver feliz a Maduro y la cúpula del partido oficialista viviendo como jerarcas de una nueva oligarquía.

Juro que cuando reciba la llamada bolsa de alimentos, conocida como Clap, la cual sólo contiene un kilo de arroz o harina, tal vez algún enlatado o bolsita de café o azúcar, me arrodillaré ante el funcionario o miembro del grupo político de turno, para decirle que aunque esa realidad signifique que no puedo comer sino dos o tres días, prefiero pasar el resto del tiempo con hambre, porque seré feliz viendo cómo Maduro y toda su claque nos hacen estar cada vez más subyugados como pueblo.

Juro que cuando vaya a un hospital o ambulatorio, y vea que no se encuentran medicinas ni exista tratamiento médico para los miles y miles de pacientes que allí concurren, mi dolor se transformará en alegría porque ese es el significado fundamental de la “revolución”, morir “rodilla en tierra”, aunque los sacrificados sean niños, mujeres y ancianos.

Juro que cuando un delincuente robe, atraque, secuestre o hasta asesine a uno de mis familiares o mis amigos, o inclusive yo pueda ser víctima de ellos, les daré las gracias por hacerlo, porque comprenderé que quien lo hace es por “hambre”, razón por la cual, también apoyaré todos los hechos delictivos que hacen los llamados “colectivos” armados en mi barrio u otros espacios sociales, porque tengo claro que esas acciones se hacen en favor de Maduro y su gobierno para mantener el “orden político”.

Juro que cuando vaya a trabajar, si tengo que pasar horas y horas en una parada de transporte público, me sentiré satisfecho por esos inconvenientes, porque percibo que son parte de la desestabilización que los grupos apátridas dueños de autobuses hacen contra Maduro, diciendo que no tienen lubricantes, ni baterías, ni cauchos, ni autopartes, por ello apoyaré usando las llamadas “perreras” que propuso Erika Farías como medios modernos de transporte.

Juro que cuando el gobierno me otorgue un “bono” cuyo monto en bolívares apenas me alcance para comprar un kilo de queso y de carne, le daré máximo agradecimiento a Maduro por mantener semejante “beneficio”, el cual nos ha permitido a todos ser iguales socialmente, y si esa igualdad es para que todos seamos pobres y vivir en la miseria, también entiendo que ese es el significado de lo que es vivir en madurismo.

Juro que si laboro para una empresa del “Estado”, y aparecen algunos dizque trabajadores de forma malagradecida diciendo que el salario no les alcanza, o que no tienen beneficios sociales, o que la empresa es un antro de corrupción, o que la producción llegó a niveles de quiebra económica, y éstos son detenidos y despedidos por su ingratitud e “inmoralidad”, mayor será mi apoyo a Maduro, porque en madurismo no se puede aceptar que existan saboteadores del proceso “revolucionario”.

Juro que si mi hijo o hija va a la escuela o liceo, y no tienen alimentos, ni pupitres, ni baños decentes y ni siquiera profesores, y me habla que no quiere volver a clases porque siente que no tiene fuerzas para ello o que no vale la pena, le explicaré que eso se debe al imperio “golpista y terrorista” que quiere tumbar al gobierno, y que si es necesario sufrir esas calamidades para que el presidente y sus panegíricos del alto gobierno sean felices, hay que soportarlas porque es preferible “morir por la patria” que “entregarse al enemigo”.

Juro que si mañana leo que algún miembro del gobierno está metido en hechos de corrupción, inmediatamente informaré en mi comunidad que eso es una calumnia desestabilizadora como parte de la “guerra mediática”, porque aquí todos esos altos funcionarios, ministros o generales, llevan la honradez y la honestidad que entre otros tiene Diosdado Cabello, como ejemplo a seguir en la política madurista.

Juro por el “carnet de la patria” que siempre votaré por Maduro como el mejor presidente de la historia, porque jamás voy a creer en esos cuentos que tenemos la inflación más alta de mundo, ni en la existencia de llamados “bachaqueros, ni que hay personas comiendo de la basura, ni que han quebrado la industria petrolera, ni que ha habido cierre de empresas, ni que falla el funcionamiento de los servicios públicos como agua, electricidad o gas, ni que se genera contrabando originado por militares, ni que mueren niños hasta en el Delta por contaminación del agua, u otros por desnutrición, o que han muerto pacientes renales porque no han sido debidamente dializados en los hospitales públicos, o que han emigrado millones de venezolanos porque tenemos una crisis humanitaria y algunos mueren huyendo en altamar, o que funcionarios maduristas desplazaron millones de dólares en cuentas del exterior en evidentes hechos de corrupción, o que el Metro no funciona por falta de mantenimiento, o que botan trabajadores por decir que el salario no les alcanza ni para comprar un detergente, o que existen presos políticos cuyo único delito ha sido su forma de pensar, incluyendo entre éstos personas octogenarias ¡Lo juro!

En síntesis, si usted es un madurista, acabo de escribirle su juramento. Y además con servicio gratuito. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores. 

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 3 OCTUBRE, 2022 05:30

Tratar la miopía con un cambio de aire

OPINIÓN · 2 OCTUBRE, 2022 05:30

¿Por qué están prosperando tanto las autocracias?

OPINIÓN · 1 OCTUBRE, 2022 05:00

La Ruta Verde