OPINIÓN · 30 DICIEMBRE, 2021 05:45

Generando energía limpia a partir del calor desperdiciado

Ver más de

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

¿Cómo valoras esta información?

5
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La necesidad de hacer la transición hacia las energías limpias es indiscutible, urgente e inevitable. Se debe limitar el incremento en la temperatura del planeta en 1,5 °C para evitar los catastróficos efectos del cambio climático, un desafío abrumador frente a la demanda mundial de energía en constante aumento.

Parte de la respuesta es utilizar la energía de manera más eficiente. Sorprendentemente, un 70% de toda la energía producida en el mundo se pierde en forma de calor. Por ejemplo, el motor de un carro emplea solo el 30% de la gasolina que quema para mover el automóvil, el resto se disipa hacia el ambiente en forma de calor. Recuperar una pequeña fracción de esa energía perdida, tendría un impacto importante sobre los factores que impulsan el cambio climático. Para ello, sería necesario el desarrollo de los materiales termoeléctricos, que pueden convertir el calor desperdiciado en electricidad, ayudando a mejorar la eficiencia energética.

La transformación del calor en energía eléctrica mediante materiales termoeléctricos se basa en el Efecto Seebeck. En 1826, el físico alemán Thomas Johann Seebeck observó que al unir los extremos de piezas de diferentes metales, y exponerlos a distintas temperaturas, se generaba un campo magnético, causado por una corriente eléctrica. Poco después de su descubrimiento, se fabricaron generadores termoeléctricos metálicos para convertir el calor de los quemadores de gas en una corriente eléctrica. Pero en aquel momento, los metales exhibieron solo un pequeño efecto Seebeck, no fueron muy eficientes para convertir el calor en electricidad. Posteriormente, en 1929 el científico ruso Abraham Ioffe revolucionó el campo de la termoelectricidad. Observó que los semiconductores, materiales cuya capacidad para conducir electricidad se encuentran en un “punto intermedio” entre los metales (cobre) y los aislantes (vidrio), exhiben un efecto Seebeck más alto, aumentando 40 veces la eficiencia termoeléctrica. Este descubrimiento condujo al desarrollo de la lámpara rusa, convirtiéndose en el primer generador termoeléctrico ampliamente utilizado. Esta lámpara de querosén, calentaba un material termoeléctrico lo suficiente como para mantener encendida una radio.

Como se mencionó antes, los mejores materiales termoeléctricos tendrían las propiedades electrónicas de los semiconductores. Estas propiedades no se encuentran en la naturaleza. Por ello, en la última década han surgido nuevas estrategias para diseñar materiales termoeléctricos gracias a una mejor comprensión de la física. Para acelerar el proceso, los investigadores utilizaron cálculos cuánticos para buscar nuevos candidatos termoeléctricos con altas eficiencias, según sus propiedades químicas y físicas. Escudriñaron en una base de datos que contenía miles de materiales, seleccionando aquellos que tuvieran altas cualidades electrónicas y bajos niveles de conducción de calor. Estos conocimientos los ayudaron a encontrar los mejores materiales para ser sintetizados y probados, calculándose además su eficiencia termoeléctrica.

Hasta hace poco, el diseño de los materiales había sido lento. Ahora, los científicos han utilizado estos cálculos cuánticos, un enfoque de modelado basado en computadoras para predecir las propiedades de los materiales termoeléctricos, acelerando el proceso de elaboración e identificando a más de 500 posibles candidatos. En un reciente estudio publicado en la revista científica Nature Materials, los investigadores indicaron que habían diseñado un material llamado seleniuro de estaño con el rendimiento termoeléctrico más alto hasta la fecha, casi el doble que el obtenido hace 20 años. Esta mejora les llevó casi una década de ardua investigación científica.

En la actualidad, las aplicaciones termoeléctricas van desde la generación de energía en sondas espaciales, hasta dispositivos de refrigeración en neveras portátiles. Por ejemplo, las exploraciones espaciales están impulsadas por generadores termoeléctricos de radioisótopos, que convierten el calor del plutonio en electricidad. Esta aplicación fue llevada al cine en la película Misión Rescate, donde una caja con plutonio salvó la vida del personaje interpretado por Matt Damon, manteniéndolo caliente en Marte. A pesar de esta gran diversidad de aplicaciones, la comercialización a gran escala de materiales termoeléctricos todavía está limitada por su baja eficiencia. ¿Qué lo detiene? Se deben considerar dos factores clave: las propiedades conductoras de los materiales y su capacidad para mantener una diferencia de temperaturas, lo que permite generar electricidad.

Con tantas posibilidades y variables, encontrar el camino a seguir es como buscar una minúscula aguja en un enorme pajar. Así como un detector de metales es capaz de encontrar esa aguja en el pajar, los cálculos cuánticos permiten acelerar el descubrimiento de eficientes materiales termoeléctricos. Dichos cálculos permiten predecir con precisión la conducción de electrones y calor para miles de materiales, así como revelar las interacciones entre esas propiedades, que pueden influir en la eficiencia del material. Las aplicaciones a gran escala requerirán materiales termoeléctricos que sean económicos, menos tóxicos y abundantes. El plomo y el telurio se encuentran entre los materiales termoeléctricos actuales, pero su costo y su impacto ambiental negativo los hace poco elegibles.

Los resultados de este estudio sugieren que los cálculos cuánticos pueden identificar las combinaciones más eficientes de materiales para generar energía limpia a partir del calor desperdiciado, contribuyendo a superar la catástrofe que se cierne sobre nuestro planeta.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Revelando los secretos de Troctolita 76535

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Someter a la sociedad civil

Un gobierno que militarizó la gestión pública y asume a Venezuela como un cuartel, le incomoda la acción autónoma de instituciones y ciudadanos. Su filosofía es controlar y ahogar la libertad. Se empeña en garantizar obediencia a toda costa. Se pretende modelar gente que adule a quienes están en el poder o que por lo […]

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Adolescencia de retos

Recientemente visitamos un centro educativo en Caracas donde todas las semanas la convivencia entre los estudiantes se afecta por algún nuevo reto en la plataforma TikTok. Darle un «lepe» a un compañero para que vaya pasando sucesivamente o bajar los pantalones de gimnasia a un compañero descuidado y dejarlo expuesto ante un grupo van generando […]

OPINIÓN · 1 FEBRERO, 2023 05:33

Larga vida a AVEM

Quiero contarles la historia de la fundación de AVEM (Alianza Venezolana Empresarial por el Liderazgo de las Mujeres) por considerarlo un caso inédito en el país y un intento de organización en red lleno de solidaridad y voluntariado por las mujeres empresarias y trabajadoras. Hace casi seis años, Scarlet Gutiérrez, en ese momento Líder del […]

OPINIÓN · 31 ENERO, 2023 05:30

Gobierno sin oposición

El término oposición no luce tan fácil de definir. Sin embargo, la palabra es conocida por todos. Aunque pocos comprenden sus intríngulis. En toda sociedad, nadie escapa de las implicaciones políticas que priman sus dinámicas. Sobre todo, cuando sus enredos y contrasentidos se esparcen por los espacios donde se instala un sector de la política […]

OPINIÓN · 31 ENERO, 2023

Generando energía limpia a partir del calor desperdiciado

Texto por Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

La necesidad de hacer la transición hacia las energías limpias es indiscutible, urgente e inevitable. Se debe limitar el incremento en la temperatura del planeta en 1,5 °C para evitar los catastróficos efectos del cambio climático, un desafío abrumador frente a la demanda mundial de energía en constante aumento.

Parte de la respuesta es utilizar la energía de manera más eficiente. Sorprendentemente, un 70% de toda la energía producida en el mundo se pierde en forma de calor. Por ejemplo, el motor de un carro emplea solo el 30% de la gasolina que quema para mover el automóvil, el resto se disipa hacia el ambiente en forma de calor. Recuperar una pequeña fracción de esa energía perdida, tendría un impacto importante sobre los factores que impulsan el cambio climático. Para ello, sería necesario el desarrollo de los materiales termoeléctricos, que pueden convertir el calor desperdiciado en electricidad, ayudando a mejorar la eficiencia energética.

La transformación del calor en energía eléctrica mediante materiales termoeléctricos se basa en el Efecto Seebeck. En 1826, el físico alemán Thomas Johann Seebeck observó que al unir los extremos de piezas de diferentes metales, y exponerlos a distintas temperaturas, se generaba un campo magnético, causado por una corriente eléctrica. Poco después de su descubrimiento, se fabricaron generadores termoeléctricos metálicos para convertir el calor de los quemadores de gas en una corriente eléctrica. Pero en aquel momento, los metales exhibieron solo un pequeño efecto Seebeck, no fueron muy eficientes para convertir el calor en electricidad. Posteriormente, en 1929 el científico ruso Abraham Ioffe revolucionó el campo de la termoelectricidad. Observó que los semiconductores, materiales cuya capacidad para conducir electricidad se encuentran en un “punto intermedio” entre los metales (cobre) y los aislantes (vidrio), exhiben un efecto Seebeck más alto, aumentando 40 veces la eficiencia termoeléctrica. Este descubrimiento condujo al desarrollo de la lámpara rusa, convirtiéndose en el primer generador termoeléctrico ampliamente utilizado. Esta lámpara de querosén, calentaba un material termoeléctrico lo suficiente como para mantener encendida una radio.

Como se mencionó antes, los mejores materiales termoeléctricos tendrían las propiedades electrónicas de los semiconductores. Estas propiedades no se encuentran en la naturaleza. Por ello, en la última década han surgido nuevas estrategias para diseñar materiales termoeléctricos gracias a una mejor comprensión de la física. Para acelerar el proceso, los investigadores utilizaron cálculos cuánticos para buscar nuevos candidatos termoeléctricos con altas eficiencias, según sus propiedades químicas y físicas. Escudriñaron en una base de datos que contenía miles de materiales, seleccionando aquellos que tuvieran altas cualidades electrónicas y bajos niveles de conducción de calor. Estos conocimientos los ayudaron a encontrar los mejores materiales para ser sintetizados y probados, calculándose además su eficiencia termoeléctrica.

Hasta hace poco, el diseño de los materiales había sido lento. Ahora, los científicos han utilizado estos cálculos cuánticos, un enfoque de modelado basado en computadoras para predecir las propiedades de los materiales termoeléctricos, acelerando el proceso de elaboración e identificando a más de 500 posibles candidatos. En un reciente estudio publicado en la revista científica Nature Materials, los investigadores indicaron que habían diseñado un material llamado seleniuro de estaño con el rendimiento termoeléctrico más alto hasta la fecha, casi el doble que el obtenido hace 20 años. Esta mejora les llevó casi una década de ardua investigación científica.

En la actualidad, las aplicaciones termoeléctricas van desde la generación de energía en sondas espaciales, hasta dispositivos de refrigeración en neveras portátiles. Por ejemplo, las exploraciones espaciales están impulsadas por generadores termoeléctricos de radioisótopos, que convierten el calor del plutonio en electricidad. Esta aplicación fue llevada al cine en la película Misión Rescate, donde una caja con plutonio salvó la vida del personaje interpretado por Matt Damon, manteniéndolo caliente en Marte. A pesar de esta gran diversidad de aplicaciones, la comercialización a gran escala de materiales termoeléctricos todavía está limitada por su baja eficiencia. ¿Qué lo detiene? Se deben considerar dos factores clave: las propiedades conductoras de los materiales y su capacidad para mantener una diferencia de temperaturas, lo que permite generar electricidad.

Con tantas posibilidades y variables, encontrar el camino a seguir es como buscar una minúscula aguja en un enorme pajar. Así como un detector de metales es capaz de encontrar esa aguja en el pajar, los cálculos cuánticos permiten acelerar el descubrimiento de eficientes materiales termoeléctricos. Dichos cálculos permiten predecir con precisión la conducción de electrones y calor para miles de materiales, así como revelar las interacciones entre esas propiedades, que pueden influir en la eficiencia del material. Las aplicaciones a gran escala requerirán materiales termoeléctricos que sean económicos, menos tóxicos y abundantes. El plomo y el telurio se encuentran entre los materiales termoeléctricos actuales, pero su costo y su impacto ambiental negativo los hace poco elegibles.

Los resultados de este estudio sugieren que los cálculos cuánticos pueden identificar las combinaciones más eficientes de materiales para generar energía limpia a partir del calor desperdiciado, contribuyendo a superar la catástrofe que se cierne sobre nuestro planeta.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Revelando los secretos de Troctolita 76535

¿Cómo valoras esta información?

5

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Someter a la sociedad civil

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Adolescencia de retos

OPINIÓN · 1 FEBRERO, 2023 05:33

Larga vida a AVEM