OPINIÓN · 21 AGOSTO, 2019 05:23

Escribir sobre feminismo

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Hace tres años exactamente comencé a escribir en esta columna de Efecto Cocuyo. Luz Mely Reyes ofreció un espacio en su medio digital a un grupo de mujeres que participábamos de un curso para ser blogueras y se lo agarré al vuelo. Desde el 22 agosto de 2016, sin faltar una sola semana, todos los miércoles comparto mis ideas y reflexiones sobre feminismo. Van exactamente 140 artículos, todos sobre los diferentes aspectos que sólo un tema transversal como este puede abarcar.

Reviso hacia atrás y veo mi propia evolución. Usaba términos menos comprometedores al inicio: liderazgo femenino, madres trabajadoras, mujeres empoderadas en la política… Pensaba en salidas más individualistas, responsabilizaba más a las propias mujeres de su actual estado de baja representación, me afincaba más en aprovechar los apoyos tradicionales para que el acceso de ellas a posiciones de poder fuese tomado en cuenta. Creía que con solo hacer unos ajustes mujeriles y hacer gala de habilidades para encajar, la situación podría cambiar.

Pero poco a poco me he puesto “rebeldosa”, más inclinada a ver este como un fenómeno social y político, reencuadrando las causas y efectos en términos amplios y colectivos. Más sensibilizada por los problemas sociales y menos paciente con las explicaciones que encubren las fracturas de un sistema hecho para producir y mantener grupos vulnerables alejados de sus más básicos derechos, con la excusa del mérito o del esfuerzo particular, desconociendo los desiguales puntos de partida. Entiendo el movimiento feminista como una propuesta política, la mayor transformación de todos los tiempos y que no puede tener otro objetivo que cambiar las estructuras para que las mujeres tengamos reales oportunidades. Radical total.

Y es que siento que este es el proceso que sigue todo aquel que se interesa por los terremotos culturales a gran escala, muy especialmente éste, que existe para abogar por algo tan esencial como la libertad. Empiezas mirándote el ombligo y terminas elevando la mirada al darte cuenta de que son muchas las excluidas, las oprimidas, las víctimas. No es un fenómeno aislado, se llama patriarcado.

No se vive de manera aséptica, se siente y se vive la indignación cuando se escribe y opina acerca de la discriminación, la actual y la histórica. Imposible no sentirse involucrada y removida en muchos sentidos.

Feminismo en la agenda pública

El mayor desafío para mí en estos tres años ha sido mantener el interés en el tema de las reivindicaciones femeninas y la defensa por sus derechos, sobre todo en un país en el que se vive minuto a minuto desde el prisma de la crisis y de las otras prioridades, las que están siempre por encima de los problemas de las mujeres. Acostumbrada como estoy a escuchar que “este no es el momento para alborotar el avispero”, “estamos en medio de una verdadera emergencia”, “más adelante mejor” y otras excusas similares, el que puedas tener una ventana donde este tema se haga visible y sin postergaciones, es todo un privilegio.

Poner a la gente a hablar de feminismo aunque sea para criticarlo, hacer que aparezca en la lista de las tendencias y de los artículos populares en Twitter, tejer relaciones con quienes me leen para construir programas y acciones en favor de la causa en medio de tantas carencias y noticias bizarras que colman nuestra cotidianidad, es para mí el resultado de insistir en que este es el tema que atraviesa todas las crisis: sin mujeres no hay democracia… no saldremos del marasmo excluyendo a la mitad de la población… la incorporación de las mujeres en la economía es factor fundamental de desarrollo. Disco rayado, pero necesario, para ponerlo en el “boca a boca”.

Tu palabra es tu poder

Las reacciones a mis planteamientos feministas publicados en la columna de los miércoles han sido muchas. Desde quienes rechazan las ideas con solo leer el titular insultando o descalificando con frases duras, hasta quienes se hacen eco de lo que escribo, recomendando, retuiteando y publicando en sus propios blogs y cuentas personales lo que les interesa. Con satisfacción veo que son más los segundos que los primeros, pero gracias a los argumentos de aquellos que no comulgan con el movimiento, he sacado temas para los siguientes artículos, he descubierto donde están los dolores, las grietas, los puntos no claros y desde ellos he elaborado más y mejores argumentos.

Yo aspiro a que un día no sea necesario escribir sobre feminismo, porque eso significará que ya hemos alcanzado la igualdad entre géneros. Este movimiento tiene como aspiración desaparecer una vez que logre sus objetivos. Pero mientras exista una mujer explotada, silenciada y maltratada, el feminismo como acción política y social debe permanecer. Aquí seguiremos para señalar y hacer visible la discriminación con la palabra y nuestras reflexiones, así como para sensibilizar a quienes cuentan con privilegios de sexo, clase y raza para que den el cambio necesario.

Ha sido realmente enriquecedora esta experiencia, sobre todo el escribir para un medio como Efecto Cocuyo, que internamente practica lo que predica en materia de igualdad de género. Gracias Luz Mely por aquella invitación. Escribir me ha ayudado a progresar intelectualmente, a revisar mis propias prácticas para esforzarme en ser coherente, a investigar, aprender más y mejor sobre el feminismo y a ser una mejor activista. En ese momento no lo sabía, pero expresar lo que se sabe y se siente es fuente de empoderamiento personal y comunitario.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor

El inmenso potencial de incorporar a las mujeres a la economía

 

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

El pasado 16 de septiembre, el gobierno de Estados Unidos volvió a pronunciarse acerca de Venezuela, esta vez, emitiendo serias amenazas contra Maduro. El subsecretario de Estado de EE UU para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, ante la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, comentó: «Nicolás Maduro comete un error grave si piensa que nuestra […]

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar

Un año escolar que se inicia es un espacio determinante para fijar los pilares de la convivencia, entre ellos los límites a cualquier tipo de violencia y discriminación. Ser nuevo en el centro educativo, haber sido transferido de otra sección, las condiciones de los uniformes o útiles escolares pueden dar pie a que un estudiante […]

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Aborto legal, seguro y gratuito

Nuevamente, hoy 28 septiembre, Día de Acción Global por un aborto legal y seguro, los grupos de mujeres de movimientos feministas en el mundo nos levantamos para exigir a los gobiernos la despenalización y legalización del aborto y la facilitación del acceso al mismo, con el objetivo de reducir las muertes por interrupciones inseguras del […]

OPINIÓN · 27 SEPTIEMBRE, 2022 05:32

Hundidos en la anarquía bolivariana

El humo de la democracia se ha ido esfumando rápidamente. Se oyen voces que pretenden reivindicar imposibles o erigir absurdos. Pero tan contradictorias intenciones, lejos de lograr algunas de las promesas en provecho del desarrollo, terminaron afectando propuestas de crecimiento que habría inspirado el progreso que presumía merecer el país. En los primeros 20 años […]

OPINIÓN · 27 SEPTIEMBRE, 2022

Escribir sobre feminismo

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

Hace tres años exactamente comencé a escribir en esta columna de Efecto Cocuyo. Luz Mely Reyes ofreció un espacio en su medio digital a un grupo de mujeres que participábamos de un curso para ser blogueras y se lo agarré al vuelo. Desde el 22 agosto de 2016, sin faltar una sola semana, todos los miércoles comparto mis ideas y reflexiones sobre feminismo. Van exactamente 140 artículos, todos sobre los diferentes aspectos que sólo un tema transversal como este puede abarcar.

Reviso hacia atrás y veo mi propia evolución. Usaba términos menos comprometedores al inicio: liderazgo femenino, madres trabajadoras, mujeres empoderadas en la política… Pensaba en salidas más individualistas, responsabilizaba más a las propias mujeres de su actual estado de baja representación, me afincaba más en aprovechar los apoyos tradicionales para que el acceso de ellas a posiciones de poder fuese tomado en cuenta. Creía que con solo hacer unos ajustes mujeriles y hacer gala de habilidades para encajar, la situación podría cambiar.

Pero poco a poco me he puesto “rebeldosa”, más inclinada a ver este como un fenómeno social y político, reencuadrando las causas y efectos en términos amplios y colectivos. Más sensibilizada por los problemas sociales y menos paciente con las explicaciones que encubren las fracturas de un sistema hecho para producir y mantener grupos vulnerables alejados de sus más básicos derechos, con la excusa del mérito o del esfuerzo particular, desconociendo los desiguales puntos de partida. Entiendo el movimiento feminista como una propuesta política, la mayor transformación de todos los tiempos y que no puede tener otro objetivo que cambiar las estructuras para que las mujeres tengamos reales oportunidades. Radical total.

Y es que siento que este es el proceso que sigue todo aquel que se interesa por los terremotos culturales a gran escala, muy especialmente éste, que existe para abogar por algo tan esencial como la libertad. Empiezas mirándote el ombligo y terminas elevando la mirada al darte cuenta de que son muchas las excluidas, las oprimidas, las víctimas. No es un fenómeno aislado, se llama patriarcado.

No se vive de manera aséptica, se siente y se vive la indignación cuando se escribe y opina acerca de la discriminación, la actual y la histórica. Imposible no sentirse involucrada y removida en muchos sentidos.

Feminismo en la agenda pública

El mayor desafío para mí en estos tres años ha sido mantener el interés en el tema de las reivindicaciones femeninas y la defensa por sus derechos, sobre todo en un país en el que se vive minuto a minuto desde el prisma de la crisis y de las otras prioridades, las que están siempre por encima de los problemas de las mujeres. Acostumbrada como estoy a escuchar que “este no es el momento para alborotar el avispero”, “estamos en medio de una verdadera emergencia”, “más adelante mejor” y otras excusas similares, el que puedas tener una ventana donde este tema se haga visible y sin postergaciones, es todo un privilegio.

Poner a la gente a hablar de feminismo aunque sea para criticarlo, hacer que aparezca en la lista de las tendencias y de los artículos populares en Twitter, tejer relaciones con quienes me leen para construir programas y acciones en favor de la causa en medio de tantas carencias y noticias bizarras que colman nuestra cotidianidad, es para mí el resultado de insistir en que este es el tema que atraviesa todas las crisis: sin mujeres no hay democracia… no saldremos del marasmo excluyendo a la mitad de la población… la incorporación de las mujeres en la economía es factor fundamental de desarrollo. Disco rayado, pero necesario, para ponerlo en el “boca a boca”.

Tu palabra es tu poder

Las reacciones a mis planteamientos feministas publicados en la columna de los miércoles han sido muchas. Desde quienes rechazan las ideas con solo leer el titular insultando o descalificando con frases duras, hasta quienes se hacen eco de lo que escribo, recomendando, retuiteando y publicando en sus propios blogs y cuentas personales lo que les interesa. Con satisfacción veo que son más los segundos que los primeros, pero gracias a los argumentos de aquellos que no comulgan con el movimiento, he sacado temas para los siguientes artículos, he descubierto donde están los dolores, las grietas, los puntos no claros y desde ellos he elaborado más y mejores argumentos.

Yo aspiro a que un día no sea necesario escribir sobre feminismo, porque eso significará que ya hemos alcanzado la igualdad entre géneros. Este movimiento tiene como aspiración desaparecer una vez que logre sus objetivos. Pero mientras exista una mujer explotada, silenciada y maltratada, el feminismo como acción política y social debe permanecer. Aquí seguiremos para señalar y hacer visible la discriminación con la palabra y nuestras reflexiones, así como para sensibilizar a quienes cuentan con privilegios de sexo, clase y raza para que den el cambio necesario.

Ha sido realmente enriquecedora esta experiencia, sobre todo el escribir para un medio como Efecto Cocuyo, que internamente practica lo que predica en materia de igualdad de género. Gracias Luz Mely por aquella invitación. Escribir me ha ayudado a progresar intelectualmente, a revisar mis propias prácticas para esforzarme en ser coherente, a investigar, aprender más y mejor sobre el feminismo y a ser una mejor activista. En ese momento no lo sabía, pero expresar lo que se sabe y se siente es fuente de empoderamiento personal y comunitario.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor

El inmenso potencial de incorporar a las mujeres a la economía

 

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 30 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

913 sanciones

OPINIÓN · 29 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

El acoso escolar, una realidad que no puede esperar

OPINIÓN · 28 SEPTIEMBRE, 2022 05:30

Aborto legal, seguro y gratuito