En el lodo de la ilegitimidad - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 24 ENERO, 2020 05:02

En el lodo de la ilegitimidad

Ver más de

Oscar Morales Rodríguez

¿Cómo valoras esta información?

8
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“Debemos empezar por respetar el ejercicio democrático más emblemático: el voto.”

La literatura señala que existen varias fuentes de legitimidad en el desempeño del poder político, entre las cuales se encuentran los procesos electorales, los consensos políticos, el “consentimiento de los gobernados” (según Locke), el carisma del líder (según Weber) y la competencia del Estado en la prestación de bienes y servicios básicos. Actualmente, todas las fuentes mencionadas están despedazadas o muy descompuestas. Por esta razón, usted escucha -muchas veces- a cualquier hora y en cualquier espacio, que vivimos una crisis profunda de legitimidad.

Así como la búsqueda trascendental de la mayoría del ciudadano común es la felicidad, la plenitud y el gozo, de la misma manera los líderes políticos persiguen constantemente la legitimidad. Sin embargo, la actitud de nuestros gobernantes solamente ha inyectado más veneno para quebrar lo que queda de ese principio fundamental –silencioso, pero imprescindible- que llaman legitimidad.

El comportamiento de Nicolás Maduro es contradictorio, pues, si bien persigue desesperadamente ingredientes para su legitimidad, finalmente, lo único que consigue es enterrarse –y con él también su cortejo- en el descrédito, la degradación y la ilegitimidad. Naturalmente, Maduro busca ganarse la expresión: “Sí, te respeto, consiento y legitimo tu autoridad”. No obstante, lo único que consigue de vuelta es: “Eres más falso que las peleas de los Power Rangers”.

El sustento clave para las democracias es generar diariamente buenas razones para seguir creyendo en ella y, en este esfuerzo diario, la legitimidad es su principal aliada. En otras palabras, la supervivencia del sistema democrático pasa por la capacidad que tengan sus custodios de brindar motivos para que los ciudadanos acaten las reglas de convivencia democrática y se sometan a todo el aparato institucional  que lo ampara.

Desafortunadamente, todos los días nos hundimos en el lodo de la ilegitimidad porque ninguna de sus fuentes está operando como corresponde. Tal como están las cosas, es evidente que se requiere una depuración de las instituciones y el poder del Estado para recuperar la ansiada legitimidad. ¿Y cuál es el mecanismo ideal para efectuar dicha depuración?

Debemos empezar por respetar el ejercicio democrático más emblemático: el voto. Pues, esta sería la señal más contundente para demostrarles a los ciudadanos que se transita hacia el resguardo de sus libertades individuales. En paralelo, debemos recordar que el buen funcionamiento de la política es posible gracias a los consensos entre las partes, es decir, es necesario restablecer los acuerdos políticos para una mejor convivencia nacional. Y, por último, esto podría traernos como consecuencia construir la posibilidad de potenciar la capacidad del Estado para que realice una gestión eficiente en la provisión de servicios a los ciudadanos.

Sin estas mínimas acciones, desgraciadamente, seguiremos inmovilizados en el lodo del retraso, la podredumbre y la ilegitimidad.  Y, mientras otros países estén acelerando sus niveles de productividad y se embarcan sin miedo en el tren de la innovación tecnológica, nosotros continuaremos en la discusión banal  y empobrecedora que resuelva si somos los hijos legítimos de Chávez o si son 6 o 12 horas sin electricidad.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor

¿El vendaval sigue o escampa en el 2020?

 

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 28 MARZO, 2018

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 26 MAYO, 2020 04:35

¿Desigualdad o exclusión?

El discurso político, en su afán de irrumpir conciencias para luego sembrar resentimiento mediante conceptos deformados, busca inculcar un patrón ideológico que facilite la imposición de infames intenciones. Estas, trazadas con la antelación suficiente que permitan el cambio que habrá de encubrirse posteriormente con el disfraz más oportuno. Esa gestión servirá para hacerse del espacio […]

OPINIÓN · 25 MAYO, 2020 04:35

Antimaláricos no aptos para el COVID-19

La hidroxicloroquina está aprobada para tratar la malaria, reemplazando la cloroquina en muchas partes del mundo después de que el parásito de la malaria se volvió resistente a la cloroquina, así como para algunos trastornos autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus, debido a su capacidad para reducir la inflamación. Los galenos comenzaron a […]

OPINIÓN · 24 MAYO, 2020 04:35

La desinformación: un arma para desmovilizar

Los enormes avances de la tecnología durante los últimos veinte años han sido asombrosos. Más aún, en el campo de las comunicaciones. La interconexión global y poder comunicarnos instantáneamente le dieron un impulso altamente especial a la democratización de la circulación de la información, lo que permitió acercarla mucho más al ciudadano. Las redes sociales, […]

OPINIÓN · 23 MAYO, 2020 04:35

Sin ambigüedades: este año tampoco será

Empecemos sin anestesia: este año tampoco están dadas las condiciones para una transición hacia la democracia. Sí, es duro. Pero la verdad, usualmente, duele menos y nos prepara mejor para encarar cualquier desafío. Reconociendo esto, lo justo es explicar por qué este año Nicolás Maduro —y compañía— comerán hallacas en Miraflores sin quedarnos en el […]