OPINIÓN · 18 ENERO, 2023 05:35

El feminismo es radical

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Tengo amigas que al admitir que ok, que son feministas, se apresuran a aclarar: «pero no de las radicales». Cuando les pido que definan qué es ser radical, dicen «extremistas, peleonas, antihombres, nazis, quemasostenes, axilaspeludas» y otras expresiones que dan cuenta de la falta de información acerca de lo que el feminismo radical significa.

Por eso quise escribir este artículo para aclarar de qué va esta tendencia dentro del movimiento, qué busca y qué la originó, pero sobre todo por qué justamente ahora, es más necesario que nunca.

Feminismo radical ¿qué es?

Radical, según su etimología, significa ir a la raíz. Este feminismo se propone buscar la raíz de la dominación. Se llama feminismo radical (Radfem es su abreviatura) porque se opone radicalmente al patriarcado como causa de la organización política y social existente. Su radicalidad se debe a que no propone una reforma del patriarcado sino la eliminación o supresión total del orden social existente.

Se diferencia del feminismo liberal porque este sólo pide la integración de las mujeres en el mundo del trabajo asalariado y de la cultura y de todos los ámbitos de la vida pública tal cual los conocemos, con sus mismas reglas. Para las feministas radicales, por el contrario, mejorar la condición de las mujeres implica mucho más que la incorporación femenina al espacio público.

El feminismo radical es una corriente feminista defensora de la eliminación del patriarcado como forma de supremacismo machista, básicamente porque es un sistema de dominación primario basado en la relación entre los sexos y sobre el cual se asientan los demás sistemas de dominación de clase y raza.

Por un lado, la mujer es concebida como un objeto sexual en su capacidad biológica para dar vida, pero además es utilizada como objeto sexual para proporcionar placer a hombres, de donde surgen la mercantilización, cosificación y otras explotaciones asociadas como la pornografía y prostitución.

Gracias a las teóricas del feminismo radical, se acuñó el concepto de patriarcado como dominación sobre el colectivo de mujeres; se propuso una noción de poder y de política ampliadas; se comenzó a usar la categoría «género» para rechazar los rasgos adscriptivos ilegítimos adjudicados al sexo y con el cual se naturaliza la opresión; se analizó la sexualidad criticando la heterosexualidad normativa y obligatoria; se hizo de la violencia sexual una manifestación política sacándola del ámbito de lo privado, entre otros grandes aportes.

Ser feminista radical es defender la idea de que existen condiciones materiales que impiden una verdadera elección a las mujeres, porque como dice Kate Millet – pionera feminista radical-: «los hombres poseen todos los resortes del poder: no sólo controlan la ideología del sistema desde la ciencia, el arte, la religión, la filosofía, sino también la industria, las finanzas, el ejército, la policía y el gobierno». Desde está lógica las mujeres son secundarias, invisibilizadas, inferiorizadas y discriminadas.

¿De dónde surgió?

Durante los años sesenta y setenta, muchas feministas comenzaron a señalar que las reivindicaciones conseguidas hasta ese momento por el feminismo no habían logrado revertir aún la situación de opresión y marginación de las mujeres. Por ello fundaron esta corriente que cuestiona la ilusión de alcanzar igualdad a través de la mimetización de las mujeres en el mismo sistema que las excluye.

Podríamos afirmar que el surgimiento del feminismo radical se debió a la necesidad de profundizar en la condición de ser mujer y de trasformar radicalmente la posición de las mujeres en todos ámbitos de la vida pública y privada. En efecto, las feministas radicales lograron poner en la agenda pública problemáticas antes consideradas concernientes a la esfera privada, poniendo así al descubierto que más allá de las concepciones morales de cada persona, en dichas problemáticas se entretejen relaciones de poder.

¿Por qué un feminismo radical abolicionista?

El feminismo radical no es reformista porque el patriarcado no se puede reformar sino solo abolir. La abolición del patriarcado es lo que busca el feminismo radical y con ello, toda forma de discriminación contra las mujeres como la violación, prostitución o pornografía.

La pornografía es una forma de cosificación de la mujer. La prostitución es una forma de esclavitud de la mujer. La violación es otra forma de subordinación y sometimiento patriarcal. La gestación subrogada busca convertir el cuerpo de la mujer en una máquina reproductora en serie. Las leyes están organizadas para subordinar y oprimir a las mujeres porque fueron concebidas desde el propio esquema patriarcal de dominación. Por ello los avances son muy lentos.

Igualmente, se desea abolir la categoría de «género» para rechazar los estereotipos de adscritos de modo arbitrario a las mujeres en base a su sexo, haciendo creer que existen atributos asociados a la feminidad que son naturales, no sociales, o esencialistas.

¿Cómo hacerlo? A través de la creación de grupos de concienciación, organizando protestas públicas contra la discriminación sexista, a través de estrategias de co-educación que cuestione los roles y normas sexistas. A través de leyes abolicionistas que no consientan las esclavitudes disfrazándolas de empoderamiento, poniendo el mayor peso en el sistema prostituyente, explotador y violentador de los derechos de las mujeres.

¿Por qué ahora se necesita más feminismo radical?

A pesar de los enormes avances que las mujeres hemos conseguido desde la primera ola del movimiento feminista muchas conquistas están siendo puestas en tela de juicio y cualquier crisis barre con años de luchas, quedando las mujeres nuevamente en posiciones vulnerables. El patriarcado de la coacción ha mutado en patriarcado del consentimiento, con el peligro que este gatopardismo representa para todas nosotras.

El llamado “feminismo liberal” es un espejismo patriarcal que les hace creer a las mujeres que, con solo desearlo, la igualdad es alcanzable. No se pasea por las causas de la opresión ni de la violencia que viene aparejada con los intentos de emancipación. Usualmente esta narrativa viene de la experiencia de las más privilegiadas, no conscientes de la urgencia que tiene la mayoría de las mujeres, para acabar con la subordinación.

No es un activismo fácil porque el feminismo radical recibe críticas de todos los sectores antifeministas y de quienes defienden un feminismo más convencional. Las que logran penetrar espacios de poder se diferencian y declaran «femeninas» o no feministas, llegando a ser las mejores aliadas patriarcales, ya que niegan la opresión sexista, fortaleciendo el mismo sistema que las oprime sin saberlo.

Por ello, con más conciencia feminista radical, podemos analizar las causas de la opresión de las mujeres en la historia, eliminar la perspectiva masculina o androcentrista de los problemas de las mujeres, defender que lo personal es político ya que toda experiencia individual es un ejemplo de un sistema discriminatorio e injusto, y acercarnos lo más posible al ideal de alcanzar igual acceso a las posibilidades sociales de hombres y mujeres con base en reglas de juego verdaderamente feministas.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Balances y promesas

 

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 28 AGOSTO, 2019

Informe Bachelet

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

OPINIÓN · 4 FEBRERO, 2023 05:43

Palabra santa

El papa Francisco ha hablado sobre un tema muy importante. La verdad es que los Papas suelen valerse de los tabúes de la iglesia para hablar poco sobre temas terráqueos, prefieren los celestiales. El actual Papa tiene la peculiaridad de tratar temas que sus antecesores, inclusive, el recién fallecido Pontífice paralelo, han preferido omitir, como […]

OPINIÓN · 3 FEBRERO, 2023 05:10

Capitalizar las riquezas naturales

En la entrega pasada, hablamos sobre la posibilidad de que Venezuela se erija a futuro como un país líder energético en la región. Esto, apalancado en las inmensas reservas de petróleo, gas y minerales que tenemos. Tan solo en yacimientos minerales, incluyendo petróleo y gas, en el subsuelo de Venezuela, reposan reservas naturales certificadas, que […]

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Someter a la sociedad civil

Un gobierno que militarizó la gestión pública y asume a Venezuela como un cuartel, le incomoda la acción autónoma de instituciones y ciudadanos. Su filosofía es controlar y ahogar la libertad. Se empeña en garantizar obediencia a toda costa. Se pretende modelar gente que adule a quienes están en el poder o que por lo […]

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Adolescencia de retos

Recientemente visitamos un centro educativo en Caracas donde todas las semanas la convivencia entre los estudiantes se afecta por algún nuevo reto en la plataforma TikTok. Darle un «lepe» a un compañero para que vaya pasando sucesivamente o bajar los pantalones de gimnasia a un compañero descuidado y dejarlo expuesto ante un grupo van generando […]

OPINIÓN · 18 ENERO, 2023

El feminismo es radical

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

Tengo amigas que al admitir que ok, que son feministas, se apresuran a aclarar: «pero no de las radicales». Cuando les pido que definan qué es ser radical, dicen «extremistas, peleonas, antihombres, nazis, quemasostenes, axilaspeludas» y otras expresiones que dan cuenta de la falta de información acerca de lo que el feminismo radical significa.

Por eso quise escribir este artículo para aclarar de qué va esta tendencia dentro del movimiento, qué busca y qué la originó, pero sobre todo por qué justamente ahora, es más necesario que nunca.

Feminismo radical ¿qué es?

Radical, según su etimología, significa ir a la raíz. Este feminismo se propone buscar la raíz de la dominación. Se llama feminismo radical (Radfem es su abreviatura) porque se opone radicalmente al patriarcado como causa de la organización política y social existente. Su radicalidad se debe a que no propone una reforma del patriarcado sino la eliminación o supresión total del orden social existente.

Se diferencia del feminismo liberal porque este sólo pide la integración de las mujeres en el mundo del trabajo asalariado y de la cultura y de todos los ámbitos de la vida pública tal cual los conocemos, con sus mismas reglas. Para las feministas radicales, por el contrario, mejorar la condición de las mujeres implica mucho más que la incorporación femenina al espacio público.

El feminismo radical es una corriente feminista defensora de la eliminación del patriarcado como forma de supremacismo machista, básicamente porque es un sistema de dominación primario basado en la relación entre los sexos y sobre el cual se asientan los demás sistemas de dominación de clase y raza.

Por un lado, la mujer es concebida como un objeto sexual en su capacidad biológica para dar vida, pero además es utilizada como objeto sexual para proporcionar placer a hombres, de donde surgen la mercantilización, cosificación y otras explotaciones asociadas como la pornografía y prostitución.

Gracias a las teóricas del feminismo radical, se acuñó el concepto de patriarcado como dominación sobre el colectivo de mujeres; se propuso una noción de poder y de política ampliadas; se comenzó a usar la categoría «género» para rechazar los rasgos adscriptivos ilegítimos adjudicados al sexo y con el cual se naturaliza la opresión; se analizó la sexualidad criticando la heterosexualidad normativa y obligatoria; se hizo de la violencia sexual una manifestación política sacándola del ámbito de lo privado, entre otros grandes aportes.

Ser feminista radical es defender la idea de que existen condiciones materiales que impiden una verdadera elección a las mujeres, porque como dice Kate Millet – pionera feminista radical-: «los hombres poseen todos los resortes del poder: no sólo controlan la ideología del sistema desde la ciencia, el arte, la religión, la filosofía, sino también la industria, las finanzas, el ejército, la policía y el gobierno». Desde está lógica las mujeres son secundarias, invisibilizadas, inferiorizadas y discriminadas.

¿De dónde surgió?

Durante los años sesenta y setenta, muchas feministas comenzaron a señalar que las reivindicaciones conseguidas hasta ese momento por el feminismo no habían logrado revertir aún la situación de opresión y marginación de las mujeres. Por ello fundaron esta corriente que cuestiona la ilusión de alcanzar igualdad a través de la mimetización de las mujeres en el mismo sistema que las excluye.

Podríamos afirmar que el surgimiento del feminismo radical se debió a la necesidad de profundizar en la condición de ser mujer y de trasformar radicalmente la posición de las mujeres en todos ámbitos de la vida pública y privada. En efecto, las feministas radicales lograron poner en la agenda pública problemáticas antes consideradas concernientes a la esfera privada, poniendo así al descubierto que más allá de las concepciones morales de cada persona, en dichas problemáticas se entretejen relaciones de poder.

¿Por qué un feminismo radical abolicionista?

El feminismo radical no es reformista porque el patriarcado no se puede reformar sino solo abolir. La abolición del patriarcado es lo que busca el feminismo radical y con ello, toda forma de discriminación contra las mujeres como la violación, prostitución o pornografía.

La pornografía es una forma de cosificación de la mujer. La prostitución es una forma de esclavitud de la mujer. La violación es otra forma de subordinación y sometimiento patriarcal. La gestación subrogada busca convertir el cuerpo de la mujer en una máquina reproductora en serie. Las leyes están organizadas para subordinar y oprimir a las mujeres porque fueron concebidas desde el propio esquema patriarcal de dominación. Por ello los avances son muy lentos.

Igualmente, se desea abolir la categoría de «género» para rechazar los estereotipos de adscritos de modo arbitrario a las mujeres en base a su sexo, haciendo creer que existen atributos asociados a la feminidad que son naturales, no sociales, o esencialistas.

¿Cómo hacerlo? A través de la creación de grupos de concienciación, organizando protestas públicas contra la discriminación sexista, a través de estrategias de co-educación que cuestione los roles y normas sexistas. A través de leyes abolicionistas que no consientan las esclavitudes disfrazándolas de empoderamiento, poniendo el mayor peso en el sistema prostituyente, explotador y violentador de los derechos de las mujeres.

¿Por qué ahora se necesita más feminismo radical?

A pesar de los enormes avances que las mujeres hemos conseguido desde la primera ola del movimiento feminista muchas conquistas están siendo puestas en tela de juicio y cualquier crisis barre con años de luchas, quedando las mujeres nuevamente en posiciones vulnerables. El patriarcado de la coacción ha mutado en patriarcado del consentimiento, con el peligro que este gatopardismo representa para todas nosotras.

El llamado “feminismo liberal” es un espejismo patriarcal que les hace creer a las mujeres que, con solo desearlo, la igualdad es alcanzable. No se pasea por las causas de la opresión ni de la violencia que viene aparejada con los intentos de emancipación. Usualmente esta narrativa viene de la experiencia de las más privilegiadas, no conscientes de la urgencia que tiene la mayoría de las mujeres, para acabar con la subordinación.

No es un activismo fácil porque el feminismo radical recibe críticas de todos los sectores antifeministas y de quienes defienden un feminismo más convencional. Las que logran penetrar espacios de poder se diferencian y declaran «femeninas» o no feministas, llegando a ser las mejores aliadas patriarcales, ya que niegan la opresión sexista, fortaleciendo el mismo sistema que las oprime sin saberlo.

Por ello, con más conciencia feminista radical, podemos analizar las causas de la opresión de las mujeres en la historia, eliminar la perspectiva masculina o androcentrista de los problemas de las mujeres, defender que lo personal es político ya que toda experiencia individual es un ejemplo de un sistema discriminatorio e injusto, y acercarnos lo más posible al ideal de alcanzar igual acceso a las posibilidades sociales de hombres y mujeres con base en reglas de juego verdaderamente feministas.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Balances y promesas

 

¿Cómo valoras esta información?

3

QUÉ CHÉVERE

1

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 4 FEBRERO, 2023 05:43

Palabra santa

OPINIÓN · 3 FEBRERO, 2023 05:10

Capitalizar las riquezas naturales

OPINIÓN · 2 FEBRERO, 2023 06:30

Someter a la sociedad civil