OPINIÓN · 12 JULIO, 2022 05:36

El calculado retorno del empresario

Ver más de

Antonio José Monagas

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Con la justificada razón de debatir problemas del país, Fedecámaras ha convocado a sus afiliados, principalmente, a su 78 asamblea anual en Mérida bajo el título Venezuela, confianza y desarrollo. Tan rimbombante titular podría encubrir cierta capacidad de engaño capaz de mover a tirios y troyanos. Es decir, a enemigos o adversarios irreconciliables, aunque podrían alcanzar posturas coincidentes en algún intersticio del espacio propio del comercio y de la economía.

En todo caso, a los resultados habrá que dirigir la atención ya que tan difíciles coincidencias, cuando se dan, son tan temporales como la matemática o como la política. El caciquismo y la manipulación electoral, históricamente han sido elementos cómplices.  Acá cabe la expresión de Antonio Canovas del Castillo, político e historiador español del siglo XIX, «en política, lo que no es posible es falso». Esto, a decir de las complicaciones que a diario revela el pluralismo político, conduce a inferir que casi todo resulta “falso de toda falsedad”.


El fondo del problema

La Carta Económica de Mérida, presentada en 1962, al calor de la asamblea 18 de Fedecámaras, planteaba la intención de establecer una orientación general para el desarrollo económico anhelado. Asimismo, la asamblea 78, a darse en estos momentos, partirá con el mismo propósito.

De nuevo, comenzará diagnosticando los hartos y conocidos problemas que siguen aquejando al país. Dará cuenta de la «agravación de los problemas en los últimos años». Volverá a revisarse la necesidad de reflexionar para poder resolver dichos problemas. Venezuela tiene la posibilidad real de sobreponerse a los mismos.

Se hablará, igual que hace varias décadas, de una «verdadera unificación del esfuerzo nacional (…)», para alcanzar un desarrollo económico vigoroso. También, este propósito se apuntalará sobre «un clima adecuado de libertad y seguridad». Se recordarán las bases para el óptimo aprovechamiento de los recursos productivos. Se aludirá a la «función del Estado en el sector productor de bienes y servicios». Se tocará el tema de políticas públicas, como causa y efecto en el contexto de la crisis que sofoca la población.

Hace 60 años, o sea 60 asambleas anuales, se habló de instar un programa de desarrollo económico capaz de crear empleo y de elevar el nivel de bienestar de la población. Pero esta vez, se hará referencia a un modelo de desarrollo que, en léxico apresurado de asambleístas, terminará comprometiendo voluntades y capacidades sin referir exactamente en el cómo desentrañar sus pretensiones operativas. En el qué lo diferenciará de cualquier discurso proselitista. En el cuándo acceder a las fuentes de producción de mayor implicación económica. En quiénes, protagonizarán los hechos que definen un modelo funcional de desarrollo. Y en el por qué deben contener las razones pautadas para alcanzar el desarrollo económico pretendido.


¿Resultados inconclusos o rebatibles?

En la asamblea 78 ¿volverán aquellas frases utilizadas por la retórica político-empresarial de anteriores procesos electorales? Que si “Juntos superaremos las dificultades del presente”; «Que si ahora construiremos las oportunidades del futuro que establecerán el necesario compromiso con Venezuela»; «Que si el orgullo de ser empresario es suficiente para inspirar ideas que avalen la posibilidad de alcanzar un mejor futuro».

O acaso el hecho de buscar el apoyo académico-universitario, seduciendo a su comunidad profesoral, ¿es garantía para actuar en aras de revindicar la libre empresa como razón determinante para lograr el desarrollo económico?


No es fácil ni tampoco inmediato

El modelo de desarrollo perseguido requiere de la conjugación de las potencialidades anidadas en el ámbito económico y político.  Tampoco bastaría saciar la pretensión, encausando la universidad al hecho de compartir los intereses del sector privado de la economía. Es desatinado asentirlo. Ni siquiera encandilando al universitario con metáforas arrebatadas del más completo y cautivador poemario universal.

Formular un modelo de desarrollo, pasa por una cadena de condiciones, momentos, proyectos, ideas y exigencias. Que de no ser comprendidas y reconocidas, su empeño no trascenderá de un ápice. O de una cruda especulación de iniciativas que nunca terminan en nada. Ni la motivación al logro mejor articulada, haría posible estructurar un modelo de desarrollo económico, político y social que complazca las voluntades participantes en la tarea.

Tampoco basta un discurso cuya oratoria pueda pasearse por la historia de la universidad. Tampoco por la historia de los encuentros de parcialidades políticas y empresariales dirigidos a asentar bases teóricas y metodológicas que concurran en el diseño de un modelo de desarrollo que abarque la extensión de la complejidad nacional. Ni siquiera porque la intención pueda haberse fundamentado en compromisos de marca mayor. Incluso, en lo que puede significar el calculado retorno del empresario.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Pleito entre el querer, el deber y el poder

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 16 AGOSTO, 2022 05:13

De las huellas que deja un amigo “peludo”

In memóriam a mi perro Roy Toda buena amistad deja huellas que construyen sueños y motivan realidades. Huellas que aleccionan para la vida. Lecciones que marcan emociones, momentos y experiencias. Igualmente, actitudes. Esto lo ofrecen sólo los amigos. Ellos saben brindar el socorro que clama la necesidad. Desde la más llana, hasta aquellas que no […]

OPINIÓN · 15 AGOSTO, 2022 05:29

Un nuevo virus se cierne sobre el horizonte

A principios de agosto, en medio de la amenaza militar china a Taiwan, un equipo internacional de científicos identificó un nuevo virus que probablemente se transmitió a los humanos, en otro posible contagio zoonótico en menos de tres años desde la pandemia de coronavirus. Desde el comienzo de la pandemia de coronavirus se ha estado […]

OPINIÓN · 14 AGOSTO, 2022 05:15

Colombia y Venezuela: ¿un nuevo comienzo?

Colombia y Venezuela ocupan un eje geográfico al norte de Suramérica con una historia común pero llena de ambigüedades e intereses contrapuestos. Una región cuyo intercambio comercial por la década de los noventa llegó a estar por el orden de los diez mil millones de dólares al año, con una generación de empleos a ambos […]

OPINIÓN · 13 AGOSTO, 2022 05:35

La supuesta impotencia ante la violencia machista

Pareciera que estamos ante otra epidemia entre las varias que nos atacan mundialmente. Esta vez no es un virus ni una bacteria el transmisor, es una persona, más específicamente: un tipo de hombre que se cree dueño del universo y sobre todo de las mujeres, en particular, de la “suya”, a quien golpea psicológica y […]

OPINIÓN · 13 AGOSTO, 2022

El calculado retorno del empresario

Texto por Antonio José Monagas

Con la justificada razón de debatir problemas del país, Fedecámaras ha convocado a sus afiliados, principalmente, a su 78 asamblea anual en Mérida bajo el título Venezuela, confianza y desarrollo. Tan rimbombante titular podría encubrir cierta capacidad de engaño capaz de mover a tirios y troyanos. Es decir, a enemigos o adversarios irreconciliables, aunque podrían alcanzar posturas coincidentes en algún intersticio del espacio propio del comercio y de la economía.

En todo caso, a los resultados habrá que dirigir la atención ya que tan difíciles coincidencias, cuando se dan, son tan temporales como la matemática o como la política. El caciquismo y la manipulación electoral, históricamente han sido elementos cómplices.  Acá cabe la expresión de Antonio Canovas del Castillo, político e historiador español del siglo XIX, «en política, lo que no es posible es falso». Esto, a decir de las complicaciones que a diario revela el pluralismo político, conduce a inferir que casi todo resulta “falso de toda falsedad”.


El fondo del problema

La Carta Económica de Mérida, presentada en 1962, al calor de la asamblea 18 de Fedecámaras, planteaba la intención de establecer una orientación general para el desarrollo económico anhelado. Asimismo, la asamblea 78, a darse en estos momentos, partirá con el mismo propósito.

De nuevo, comenzará diagnosticando los hartos y conocidos problemas que siguen aquejando al país. Dará cuenta de la «agravación de los problemas en los últimos años». Volverá a revisarse la necesidad de reflexionar para poder resolver dichos problemas. Venezuela tiene la posibilidad real de sobreponerse a los mismos.

Se hablará, igual que hace varias décadas, de una «verdadera unificación del esfuerzo nacional (…)», para alcanzar un desarrollo económico vigoroso. También, este propósito se apuntalará sobre «un clima adecuado de libertad y seguridad». Se recordarán las bases para el óptimo aprovechamiento de los recursos productivos. Se aludirá a la «función del Estado en el sector productor de bienes y servicios». Se tocará el tema de políticas públicas, como causa y efecto en el contexto de la crisis que sofoca la población.

Hace 60 años, o sea 60 asambleas anuales, se habló de instar un programa de desarrollo económico capaz de crear empleo y de elevar el nivel de bienestar de la población. Pero esta vez, se hará referencia a un modelo de desarrollo que, en léxico apresurado de asambleístas, terminará comprometiendo voluntades y capacidades sin referir exactamente en el cómo desentrañar sus pretensiones operativas. En el qué lo diferenciará de cualquier discurso proselitista. En el cuándo acceder a las fuentes de producción de mayor implicación económica. En quiénes, protagonizarán los hechos que definen un modelo funcional de desarrollo. Y en el por qué deben contener las razones pautadas para alcanzar el desarrollo económico pretendido.


¿Resultados inconclusos o rebatibles?

En la asamblea 78 ¿volverán aquellas frases utilizadas por la retórica político-empresarial de anteriores procesos electorales? Que si “Juntos superaremos las dificultades del presente”; «Que si ahora construiremos las oportunidades del futuro que establecerán el necesario compromiso con Venezuela»; «Que si el orgullo de ser empresario es suficiente para inspirar ideas que avalen la posibilidad de alcanzar un mejor futuro».

O acaso el hecho de buscar el apoyo académico-universitario, seduciendo a su comunidad profesoral, ¿es garantía para actuar en aras de revindicar la libre empresa como razón determinante para lograr el desarrollo económico?


No es fácil ni tampoco inmediato

El modelo de desarrollo perseguido requiere de la conjugación de las potencialidades anidadas en el ámbito económico y político.  Tampoco bastaría saciar la pretensión, encausando la universidad al hecho de compartir los intereses del sector privado de la economía. Es desatinado asentirlo. Ni siquiera encandilando al universitario con metáforas arrebatadas del más completo y cautivador poemario universal.

Formular un modelo de desarrollo, pasa por una cadena de condiciones, momentos, proyectos, ideas y exigencias. Que de no ser comprendidas y reconocidas, su empeño no trascenderá de un ápice. O de una cruda especulación de iniciativas que nunca terminan en nada. Ni la motivación al logro mejor articulada, haría posible estructurar un modelo de desarrollo económico, político y social que complazca las voluntades participantes en la tarea.

Tampoco basta un discurso cuya oratoria pueda pasearse por la historia de la universidad. Tampoco por la historia de los encuentros de parcialidades políticas y empresariales dirigidos a asentar bases teóricas y metodológicas que concurran en el diseño de un modelo de desarrollo que abarque la extensión de la complejidad nacional. Ni siquiera porque la intención pueda haberse fundamentado en compromisos de marca mayor. Incluso, en lo que puede significar el calculado retorno del empresario.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Pleito entre el querer, el deber y el poder

¿Cómo valoras esta información?

1

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 16 AGOSTO, 2022 05:13

De las huellas que deja un amigo “peludo”

OPINIÓN · 15 AGOSTO, 2022 05:29

Un nuevo virus se cierne sobre el horizonte

OPINIÓN · 14 AGOSTO, 2022 05:15

Colombia y Venezuela: ¿un nuevo comienzo?