OPINIÓN · 19 MARZO, 2022 05:43

Covid-19, dos años es mucho

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Marzo aciago, el de la pandemia del covid, el de la invasión a Ucrania y el peligro de una nueva guerra mundial. Hoy recordamos a marzo de 2020, año del confinamiento por la pandemia. Recordar nos permite aprender.

Algo raro aconteció

Desde que comenzó el año 2020, el clima de la salud estaba enrarecido. Una neumonía que en la mayoría de los casos, terminaba siendo fatal, se manifestaba cada día en más gente. No se sabía con certeza qué la ocasionaba. Comenzó la preocupación.

En pocas semanas aparecieron casos en casi todo el mundo. El personal de salud no sabía cómo atender los casos más allá de una pulmonía común. Esta no lo era. Muchas muertes. La preocupación pasó a susto y el no saber a qué nos enfrentamos, ni cómo detenerlo, anunciaban terror colectivo.

El giro por la pandemia

Obviamente, era algo contagioso lo que ocurría y la Organización Mundial de la salud -OMS- declaró una pandemia en marzo del 2020. A mediados de ese mes la humanidad, por orden oficial, se quedó en casa. Afuera sólo había emergencias y miedo. La calle se hizo un deseo prohibido, una amenaza. Las otras personas también, había que evitarlas. Algo contra natura. El mundo se volvió loco.

La experiencia del encierro obligado varió en cada país, en cada casa, en cada individuo. Para todos fue un acontecimiento inédito pero con consecuencias individuales aún por determinar.

No fue lo mismo pasar el confinamiento en un país rico, que en uno pobre o en una casa bien equipada, que en otra con carencias materiales o de servicios. No fue lo mismo estar confinado en buenas condiciones de salud física y psíquica que estando afectado. Así, daba más miedo.

Consecuencias emocionales

Durante el encierro hubo algunos sentimientos generalizados en la población de cualquier país.

La preocupación y el miedo, debido a la incertidumbre, se apoderaron de nosotros. ¿Qué (me, nos) pasará?, ¿hasta cuándo será esto? ¿me infectaré?, ¿se infectarán los míos? eran preguntas que hacían sentir terror. Al miedo que sentíamos durante el confinamiento, seguía un sentimiento de impotencia. La recomendación era quedarse en casa, hacer lo menos posible.

Nosotros, confinados

En el plano personal, el estar en casa fue una oportunidad para verse, conocerse más uno mismo. Saber de nuestra capacidad de resistencia a cambios bruscos en la cotidianidad cambió. Hubo adaptaciones, más o menos, rápidas, sin mayor esfuerzo, mientras que otras, se sintieron con una situación traumática.

Un factor de gran incidencia en cómo cada quien vivió el confinamiento está en las condiciones sociales que nos tocaron. Algunos quedaron solos en casa, otros en pareja, con familia o con gente amiga, con niños, niñas, adolescentes, jóvenes, con personas mayores, con enfermedades previas.

Hubo quien, a pesar de las amenazas externas, sintió satisfacción con el nuevo ritmo de vida, el encierro. Estar en casa, para alguna gente, es placentero. Para otros, particularmente la gente joven, el encierro fue desesperante. Estaban locos y locas por salir de casa.

Quien pasó el peor confinamiento fue a quien le tocó vivirlo con personas que no soportaba, así fuese familia. Aumentaron los índices de violencia familiar.

Otra causa frecuente de angustia fue para quien no estaba produciendo dinero, su trabajo tambaleaba y mientras más tiempo, peor.

La hipocondría, ese sentirse enfermo cada día de una cosa diferente, se hizo el sufrimiento de la época, la angustia y la depresión se hicieron sentires frecuentes.

Las pérdidas

El confinamiento pudo haber dejado importantes aprendizajes a cada uno de nosotros si lo aprovechamos para reflexionar acerca de nosotros mismos, sobre quienes nos rodean e hicimos actividades constructivas en el hogar como hablar, conocer a los demás.

Durante este encierro global se perdieron tiempos, sueños, planes, trabajo, dinero pero, sin duda, lo más terrible fue que nos pudieran infectar, o alguien de nuestra familia y perder seres queridos por esa causa. Un poco más de 5 millones han muerto por covid en estos dos años. Mucho dolor, llanto y miedo esparcidos por el mundo.

La tabla salvadora

Conocimiento científico, tecnología y dinero permitieron, en un año, disponer de eficaces tratamientos y, sobre todo, de varias vacunas. Creímos que la pandemia estaba controlada pero no. Dos años después de su inicio no lo está.

El suministro de vacunas fue otra de las realidades que nos ha golpeado durante estos dos años. El acceso a las vacunas depende de la capacidad de cada país para comprarlas y después para vacunar. Durante la pandemia se ha vuelto a evidenciar el desequilibrio entre países ricos y pobres.

Las vacunas, aunque ineficientes en algunos casos, han servido para modificar el curso de la pandemia. Esta aún no está controlada pero sus consecuencias son menos dramáticas, asustadizas que en estos dos años. Confiemos en que así sea, pero no nos descuidemos.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Ellas, guerreras

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 16 AGOSTO, 2022 05:13

De las huellas que deja un amigo “peludo”

In memóriam a mi perro Roy Toda buena amistad deja huellas que construyen sueños y motivan realidades. Huellas que aleccionan para la vida. Lecciones que marcan emociones, momentos y experiencias. Igualmente, actitudes. Esto lo ofrecen sólo los amigos. Ellos saben brindar el socorro que clama la necesidad. Desde la más llana, hasta aquellas que no […]

OPINIÓN · 15 AGOSTO, 2022 05:29

Un nuevo virus se cierne sobre el horizonte

A principios de agosto, en medio de la amenaza militar china a Taiwan, un equipo internacional de científicos identificó un nuevo virus que probablemente se transmitió a los humanos, en otro posible contagio zoonótico en menos de tres años desde la pandemia de coronavirus. Desde el comienzo de la pandemia de coronavirus se ha estado […]

OPINIÓN · 14 AGOSTO, 2022 05:15

Colombia y Venezuela: ¿un nuevo comienzo?

Colombia y Venezuela ocupan un eje geográfico al norte de Suramérica con una historia común pero llena de ambigüedades e intereses contrapuestos. Una región cuyo intercambio comercial por la década de los noventa llegó a estar por el orden de los diez mil millones de dólares al año, con una generación de empleos a ambos […]

OPINIÓN · 13 AGOSTO, 2022 05:35

La supuesta impotencia ante la violencia machista

Pareciera que estamos ante otra epidemia entre las varias que nos atacan mundialmente. Esta vez no es un virus ni una bacteria el transmisor, es una persona, más específicamente: un tipo de hombre que se cree dueño del universo y sobre todo de las mujeres, en particular, de la “suya”, a quien golpea psicológica y […]

OPINIÓN · 13 AGOSTO, 2022

Covid-19, dos años es mucho

Texto por Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

Marzo aciago, el de la pandemia del covid, el de la invasión a Ucrania y el peligro de una nueva guerra mundial. Hoy recordamos a marzo de 2020, año del confinamiento por la pandemia. Recordar nos permite aprender.

Algo raro aconteció

Desde que comenzó el año 2020, el clima de la salud estaba enrarecido. Una neumonía que en la mayoría de los casos, terminaba siendo fatal, se manifestaba cada día en más gente. No se sabía con certeza qué la ocasionaba. Comenzó la preocupación.

En pocas semanas aparecieron casos en casi todo el mundo. El personal de salud no sabía cómo atender los casos más allá de una pulmonía común. Esta no lo era. Muchas muertes. La preocupación pasó a susto y el no saber a qué nos enfrentamos, ni cómo detenerlo, anunciaban terror colectivo.

El giro por la pandemia

Obviamente, era algo contagioso lo que ocurría y la Organización Mundial de la salud -OMS- declaró una pandemia en marzo del 2020. A mediados de ese mes la humanidad, por orden oficial, se quedó en casa. Afuera sólo había emergencias y miedo. La calle se hizo un deseo prohibido, una amenaza. Las otras personas también, había que evitarlas. Algo contra natura. El mundo se volvió loco.

La experiencia del encierro obligado varió en cada país, en cada casa, en cada individuo. Para todos fue un acontecimiento inédito pero con consecuencias individuales aún por determinar.

No fue lo mismo pasar el confinamiento en un país rico, que en uno pobre o en una casa bien equipada, que en otra con carencias materiales o de servicios. No fue lo mismo estar confinado en buenas condiciones de salud física y psíquica que estando afectado. Así, daba más miedo.

Consecuencias emocionales

Durante el encierro hubo algunos sentimientos generalizados en la población de cualquier país.

La preocupación y el miedo, debido a la incertidumbre, se apoderaron de nosotros. ¿Qué (me, nos) pasará?, ¿hasta cuándo será esto? ¿me infectaré?, ¿se infectarán los míos? eran preguntas que hacían sentir terror. Al miedo que sentíamos durante el confinamiento, seguía un sentimiento de impotencia. La recomendación era quedarse en casa, hacer lo menos posible.

Nosotros, confinados

En el plano personal, el estar en casa fue una oportunidad para verse, conocerse más uno mismo. Saber de nuestra capacidad de resistencia a cambios bruscos en la cotidianidad cambió. Hubo adaptaciones, más o menos, rápidas, sin mayor esfuerzo, mientras que otras, se sintieron con una situación traumática.

Un factor de gran incidencia en cómo cada quien vivió el confinamiento está en las condiciones sociales que nos tocaron. Algunos quedaron solos en casa, otros en pareja, con familia o con gente amiga, con niños, niñas, adolescentes, jóvenes, con personas mayores, con enfermedades previas.

Hubo quien, a pesar de las amenazas externas, sintió satisfacción con el nuevo ritmo de vida, el encierro. Estar en casa, para alguna gente, es placentero. Para otros, particularmente la gente joven, el encierro fue desesperante. Estaban locos y locas por salir de casa.

Quien pasó el peor confinamiento fue a quien le tocó vivirlo con personas que no soportaba, así fuese familia. Aumentaron los índices de violencia familiar.

Otra causa frecuente de angustia fue para quien no estaba produciendo dinero, su trabajo tambaleaba y mientras más tiempo, peor.

La hipocondría, ese sentirse enfermo cada día de una cosa diferente, se hizo el sufrimiento de la época, la angustia y la depresión se hicieron sentires frecuentes.

Las pérdidas

El confinamiento pudo haber dejado importantes aprendizajes a cada uno de nosotros si lo aprovechamos para reflexionar acerca de nosotros mismos, sobre quienes nos rodean e hicimos actividades constructivas en el hogar como hablar, conocer a los demás.

Durante este encierro global se perdieron tiempos, sueños, planes, trabajo, dinero pero, sin duda, lo más terrible fue que nos pudieran infectar, o alguien de nuestra familia y perder seres queridos por esa causa. Un poco más de 5 millones han muerto por covid en estos dos años. Mucho dolor, llanto y miedo esparcidos por el mundo.

La tabla salvadora

Conocimiento científico, tecnología y dinero permitieron, en un año, disponer de eficaces tratamientos y, sobre todo, de varias vacunas. Creímos que la pandemia estaba controlada pero no. Dos años después de su inicio no lo está.

El suministro de vacunas fue otra de las realidades que nos ha golpeado durante estos dos años. El acceso a las vacunas depende de la capacidad de cada país para comprarlas y después para vacunar. Durante la pandemia se ha vuelto a evidenciar el desequilibrio entre países ricos y pobres.

Las vacunas, aunque ineficientes en algunos casos, han servido para modificar el curso de la pandemia. Esta aún no está controlada pero sus consecuencias son menos dramáticas, asustadizas que en estos dos años. Confiemos en que así sea, pero no nos descuidemos.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Ellas, guerreras

¿Cómo valoras esta información?

4

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 16 AGOSTO, 2022 05:13

De las huellas que deja un amigo “peludo”

OPINIÓN · 15 AGOSTO, 2022 05:29

Un nuevo virus se cierne sobre el horizonte

OPINIÓN · 14 AGOSTO, 2022 05:15

Colombia y Venezuela: ¿un nuevo comienzo?