OPINIÓN · 14 ABRIL, 2021 04:23

«Ana Isabel, una niña decente» y feminista

Ver más de

Susana Reina | @feminismoinc

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Soy de la generación que leyó «Ana Isabel, una niña decente» en la cátedra de Lengua y Literatura, mientras cursé el bachillerato en Caracas. Lo recordaba como una novela ligera, entretenida y llena de figuras literarias que le servía a nuestra profesora, para enseñarnos a identificar metáforas, hipérboles, símiles, onomatopeyas y otras expresiones lingüísticas. En días pasados, a más de 40 años después de haberla leído por primera vez, la recordé conversando con una amiga y pensé en releerla, ahora con ojos feministas.

Mi mamá consiguió en la biblioteca de la casa, la edición de Monte Ávila Editores de 1969, y en un acto de puro amor, me transcribió completos los 16 capítulos para que la pudiera leer, después de haberla buscado sin éxito en formato digital. 

Confieso que Ana Isabel me sorprendió de nuevo. Esta vez, desprendiéndome del interés lingüístico, pude entenderla como un manifiesto político de la Venezuela de principios del siglo XX, abordando con enfoque crítico temas de racismo, pobreza, adoctrinamiento religioso, desigualdad de género, dictadura, corrupción, padres ausentes, acoso callejero. Y, sobre todo, me permitió conocer a su autora -a quien no me presentaron en las clases- para entender la personalidad de Ana Isabel, desde la historia y el contexto donde se desarrolló la vida de Antonia Palacios y descubrir además que fue una apasionada feminista de la época.

La autora

Nacida en Caracas en 1904, Antonia fue poeta, novelista y ensayista. Ocupó la secretaría de la Agrupación Cultural Femenina. En 1940 presidió el Primer Congreso Venezolano de Mujeres, donde según la investigadora Magally Huggins, el tema central giró alrededor de las leyes como el Código Civil y otras resoluciones que discriminaban abiertamente a la mujer en relación con los hombres en torno a la lucha por los derechos políticos. Antonia fue una activista convencida de las luchas por los derechos humanos de las mujeres y defendió la causa, no solo en estas asociaciones y eventos, sino también y cómo no, en su obra literaria. 

Ana Isabel, una niña decente, primera novela de Antonia con la que obtendría reconocimiento continental, se editó y publicó en Buenos Aires en 1944. La novela trae a la memoria anécdotas de su propia infancia vivida en el centro de Caracas y refleja con la ingenuidad y candor de una niña de 8 años en camino de hacerse adolescente, la lógica humanista que está detrás de las injusticias que le tocó ver en una sociedad tan pacata y conservadora.

Para aprender sobre patriarcado

Creo que esta novela puede ser bien empleada en los estudios de bachillerato, para identificar en ella elementos de cultura que permitan educar en igualdad y sin sesgos e intolerancias, más allá de su valor literario. Sus páginas están llenas de situaciones y reflexiones que hace Ana Isabel, dejando algunos cuestionamientos abiertos como para estimular la discusión en el salón de clases.

A lo largo de la novela surgen episodios cargados de intolerancia, machismo, clasismo, estereotipos y otras distorsiones que estimulaban el control de las niñas y adolescentes de la época, muchos de ellos vigentes aún y que sin duda nos ayudarían a sacarle provecho haciéndolos visibles para pensar en formas alternativas de convivencia.

Frases como “el cuerpo es castigo del alma”, dicha por la tía Clara a Ana Isabel; los “pecados” que comenten las niñas y que son desmontados uno a uno por la protagonista con fina ironía de la autora; los conceptos de “gente decente” vs “gentuza” asociados al color de la piel y el dinero, son entre otros, perlas de sabiduría que nos permiten entender por qué en esa época y todavía hoy vivimos bajo el manto patriarcal de las relaciones de poder.

Agradecidas

Lo más bonito de todo, es que cuando le pregunté a mi mamá, nacida en 1941 en Sarría, cerquita de la Plaza de la Candelaria, patio de juegos de Ana Isabel, qué le había parecido releer el libro, me dijo «¿qué quieres que te diga? es mi propia historia… Transcribir este libro fijándome en cada coma, cada punto, deteniéndome en cada párrafo, me hizo volver a mi infancia…En una Venezuela rural donde todo era pecado, donde se nos regañaba si reíamos mucho: «seguro esta noche lloras» decían. O «la mujer es como un espejo, cualquier suspiro la empaña». Era algo así como tener una espada de Damocles todo el tiempo encima de ti. Y, si, igual que Ana Isabel, también me quedé tras las rejas porque ya era una señorita”

Con Ana Isabel, una niña decente, queda reflejada la psicología y emocionalidad propia de una generación de venezolanas que levantaron este país. A nuestras madres y abuelas -que nos criaron en la modernidad venciendo todos estos tabúes, por encima de las manipulaciones religiosas y los temores que sobre el desarrollo y poder de las mujeres tenían sus antepasados- les debemos mucho. Gracias mami.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Feminismo y anticapitalismo

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia

Carlos Maslatón, un influencer de Buenos Aires en Argentina, publicó un tuit acerca de un gol de Brasil a Serbia durante el Mundial y se refirió a este último país como “Yugoslavia”, al principio pensé que había sido un error voluntario pero siguió tuiteando reincidiendo en el error; obviamente, al tener numerosas reacciones en esta […]

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Eunucos sentimentales

Si el tema del cuidado de la salud física por parte de los hombres es complicado, mucho más es su salud mental, su emocionalidad. En los patrones tradicionales de crianza del varón se sanciona la expresión emotiva por ser considerada propia de las mujeres; seres de segunda, según ese mismo pensamiento. A la fantasía de […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 09:54

Aprovechando la fiebre mundialista

El Mundial de fútbol ya irrumpió para ser el centro de atención durante unas semanas. Los cánticos y banderitas de los distintos países servirán para avivar preferencias y rivalidades. Muchos de los niños ven a través de las pantallas a los jugadores de las barajitas del álbum que coleccionaron. Los padres comparten sus experiencias de […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Recuperando a Venezuela: microeconomía

En la entrega pasada referimos que existe una tendencia a la mejora de variables macroeconómicas como inflación, tasa de cambio, empleo y pobreza, así como una activación modesta, aunque para nada despreciable de nuestra economía. No obstante, todavía hace falta mucho recorrido y esfuerzo para lograr un movimiento significativo y estructural de la actividad productiva […]

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022

«Ana Isabel, una niña decente» y feminista

Texto por Susana Reina | @feminismoinc

Soy de la generación que leyó «Ana Isabel, una niña decente» en la cátedra de Lengua y Literatura, mientras cursé el bachillerato en Caracas. Lo recordaba como una novela ligera, entretenida y llena de figuras literarias que le servía a nuestra profesora, para enseñarnos a identificar metáforas, hipérboles, símiles, onomatopeyas y otras expresiones lingüísticas. En días pasados, a más de 40 años después de haberla leído por primera vez, la recordé conversando con una amiga y pensé en releerla, ahora con ojos feministas.

Mi mamá consiguió en la biblioteca de la casa, la edición de Monte Ávila Editores de 1969, y en un acto de puro amor, me transcribió completos los 16 capítulos para que la pudiera leer, después de haberla buscado sin éxito en formato digital. 

Confieso que Ana Isabel me sorprendió de nuevo. Esta vez, desprendiéndome del interés lingüístico, pude entenderla como un manifiesto político de la Venezuela de principios del siglo XX, abordando con enfoque crítico temas de racismo, pobreza, adoctrinamiento religioso, desigualdad de género, dictadura, corrupción, padres ausentes, acoso callejero. Y, sobre todo, me permitió conocer a su autora -a quien no me presentaron en las clases- para entender la personalidad de Ana Isabel, desde la historia y el contexto donde se desarrolló la vida de Antonia Palacios y descubrir además que fue una apasionada feminista de la época.

La autora

Nacida en Caracas en 1904, Antonia fue poeta, novelista y ensayista. Ocupó la secretaría de la Agrupación Cultural Femenina. En 1940 presidió el Primer Congreso Venezolano de Mujeres, donde según la investigadora Magally Huggins, el tema central giró alrededor de las leyes como el Código Civil y otras resoluciones que discriminaban abiertamente a la mujer en relación con los hombres en torno a la lucha por los derechos políticos. Antonia fue una activista convencida de las luchas por los derechos humanos de las mujeres y defendió la causa, no solo en estas asociaciones y eventos, sino también y cómo no, en su obra literaria. 

Ana Isabel, una niña decente, primera novela de Antonia con la que obtendría reconocimiento continental, se editó y publicó en Buenos Aires en 1944. La novela trae a la memoria anécdotas de su propia infancia vivida en el centro de Caracas y refleja con la ingenuidad y candor de una niña de 8 años en camino de hacerse adolescente, la lógica humanista que está detrás de las injusticias que le tocó ver en una sociedad tan pacata y conservadora.

Para aprender sobre patriarcado

Creo que esta novela puede ser bien empleada en los estudios de bachillerato, para identificar en ella elementos de cultura que permitan educar en igualdad y sin sesgos e intolerancias, más allá de su valor literario. Sus páginas están llenas de situaciones y reflexiones que hace Ana Isabel, dejando algunos cuestionamientos abiertos como para estimular la discusión en el salón de clases.

A lo largo de la novela surgen episodios cargados de intolerancia, machismo, clasismo, estereotipos y otras distorsiones que estimulaban el control de las niñas y adolescentes de la época, muchos de ellos vigentes aún y que sin duda nos ayudarían a sacarle provecho haciéndolos visibles para pensar en formas alternativas de convivencia.

Frases como “el cuerpo es castigo del alma”, dicha por la tía Clara a Ana Isabel; los “pecados” que comenten las niñas y que son desmontados uno a uno por la protagonista con fina ironía de la autora; los conceptos de “gente decente” vs “gentuza” asociados al color de la piel y el dinero, son entre otros, perlas de sabiduría que nos permiten entender por qué en esa época y todavía hoy vivimos bajo el manto patriarcal de las relaciones de poder.

Agradecidas

Lo más bonito de todo, es que cuando le pregunté a mi mamá, nacida en 1941 en Sarría, cerquita de la Plaza de la Candelaria, patio de juegos de Ana Isabel, qué le había parecido releer el libro, me dijo «¿qué quieres que te diga? es mi propia historia… Transcribir este libro fijándome en cada coma, cada punto, deteniéndome en cada párrafo, me hizo volver a mi infancia…En una Venezuela rural donde todo era pecado, donde se nos regañaba si reíamos mucho: «seguro esta noche lloras» decían. O «la mujer es como un espejo, cualquier suspiro la empaña». Era algo así como tener una espada de Damocles todo el tiempo encima de ti. Y, si, igual que Ana Isabel, también me quedé tras las rejas porque ya era una señorita”

Con Ana Isabel, una niña decente, queda reflejada la psicología y emocionalidad propia de una generación de venezolanas que levantaron este país. A nuestras madres y abuelas -que nos criaron en la modernidad venciendo todos estos tabúes, por encima de las manipulaciones religiosas y los temores que sobre el desarrollo y poder de las mujeres tenían sus antepasados- les debemos mucho. Gracias mami.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

De la misma autora: Feminismo y anticapitalismo

¿Cómo valoras esta información?

7

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 27 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Qatar, entre el fútbol y la influencia

OPINIÓN · 26 NOVIEMBRE, 2022 05:30

Eunucos sentimentales

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2022 09:54

Aprovechando la fiebre mundialista