Universidad de Carabobo perdió 35.000 estudiantes en los últimos cuatro años

LA HUMANIDAD · 14 JUNIO, 2021 09:37

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En menos de un lustro la Universidad de Carabobo (UC) pasó de 60.000 a 25.000 estudiantes. El vicerrector administrativo, José Ángel Ferreira, lo atribuyó a la crisis socioeconómica que atraviesa Venezuela, que obligó por ejemplo a cerrar el régimen nocturno. Agregó que también impactó en la caída de la matrícula el fenómeno migratorio y, desde hace un año y tres meses, la pandemia del coronavirus.

Como el resto de las instituciones de educación superior en el país, la UC experimentó “un año muy accidentado” tras la migración a la educación a distancia; sin embargo, Ferreira informó que en la actualidad realizan un trabajo importante para mantener las actividades académicas aún en condiciones adversas.

La Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas y la Facultad de Ciencias de la Educación avanzan en un proceso de clases a distancia al 100 %, mientras que la Facultad de Ingeniería y la Facultad de Ciencia y Tecnología aplicarán próximamente “un sistema mixto” con clases presenciales para las prácticas de laboratorio, tomando las medidas de bioseguridad y con grupos reducidos.

El vicerrector administrativo de la UC anunció que en el caso de la Facultad de Ciencias de la Salud y la Facultad de Odontología se activó el proceso de vacunación anticovid. Beneficiará tanto a profesores como a estudiantes, gracias a la ayuda de la Gobernación del estado Carabobo.

“Son facultades que tienen un alto componente de interacción… afortunadamente la Gobernación del estado entendió el papel que hemos tenido… nuestros estudiantes de medicina nunca abandonaron el hospital”, expresó Ferreira en entrevista telefónica con Efecto Cocuyo.

También serán vacunados el personal de su centro médico asistencial para empleados, profesores y obreros, y miembros de la Dirección de Desarrollo Estudiantil.

De momento, solo está disponible para estas jornadas la vacuna china que tiene la indicación de colocarse para personas menores de 59 años de edad. Su personal mayor de 60 años y más permanece a la espera de que llegue la vacuna rusa Sputnik V.

Compromisos sin cumplir

José Ángel Ferreira recuerda que el año pasado no solo llegó la pandemia, sino que “por primera vez que yo tenga memoria, en la historia moderna universitaria, se incumplió el presupuesto ley” de la universidad. “No nos pagaron la mitad del presupuesto ley”.

Explicó que el presupuesto acordado para el 2020 inicialmente equivalía a unos 500.000 dólares, pero cuando se transfirió el primer pago en el mes de junio el monto representaba unos $ 100.000 porque este se calcula y se paga en bolívares.

“Los otros 100.000 jamás los vimos. Porque finalmente no lo pagaron nunca”, afirmó el vicerrector y añadió que no hubo ninguna respuesta técnica o jurídica ante un acto “absolutamente ilegal”. La falta del pago se tradujo en que no se honraron los gastos de funcionamiento para la universidad. También quedaron pendientes unos cuantos gastos administrativos relacionados con aportes y retenciones de la nómina.

Este 2021 “lo único que hemos recibido es enero”, aseguró la autoridad de la casa de estudios.

Este déficit trae como consecuencia la falta de mantenimiento de los campus y el aumento de problemas de seguridad. “Vivimos en una lucha constante contra el hampa… no tenemos para impermeabilizaciones, si no se impermeabiliza al final se caen las cosas y tenemos problemas tanto eléctricos como de distinta naturaleza”, señaló Ferreira.

“Tenemos 390.000 metros cuadrados de obras y 660.000 de áreas verdes que tienen que ser mantenidas por el Estado venezolano. Hay que buscar alternativas para mantenerlas porque es el patrimonio de todos, no de un Gobierno en particular… “, agregó.

Más deudas acumuladas

Además del presupuesto, el vicerrector recalcó que otras problemáticas con la que lidian son los bajos sueldos del personal y las fallas que arrastra la nueva metodología de pago.

Hace cuatro meses el Ejecutivo nacional decidió unilateralmente que el pago de los trabajadores universitarios se realizaría a través del sistema patria, plataforma creada por el Gobierno de Nicolás Maduro inicialmente para la gestión de programas sociales y el pago de bonos a la población.

“Primero tuvimos un desbarajuste porque se pagó atrasado, ahora si están al día, incluso lo pagan antes del vencimiento de la nómina, pero esa plataforma patria no está pagando los aportes y retenciones”, detalló.
Planteó que se trata de una situación bastante grave. “Ese dinero se lo cobraron a los trabajadores, en el caso de las retenciones, en el caso de los aportes y de las cajas de ahorro es una obligación legal… es una apropiación indebida”.

La falla también implica que tampoco se ha podido pagar el impuesto sobre la renta, seguro social, la ley de paro forzoso ni lo relativo a la ley de viviendas.

Aunque no han podido cuantificarlas, Ferreira admitió que también tienen una gran cantidad de renuncias de su personal. En la universidad solo fueron llamados a trabajar los integrantes de los sectores prioritarios que incluye el decreto de alarma por el coronavirus.

“Obviamente una universidad que ahora tiene 25 mil estudiantes y que antes tenía 60 mil no va a tener la misma demanda de trabajo. Pero para saber cuál es nuestra realidad completa deberíamos ya volver a la normalidad, y si no vamos a volver a la normalidad, establecer con el Ejecutivo la acción a seguir para preservar nuestro recurso humano trabajando en lo que les compete”, dijo.

El docente se mantiene optimista. Consideró que, con esfuerzo, aún es posible rescatar la universidad de avanzada “que en un momento teníamos y que era factor de movilidad social” en la sociedad venezolana.