En la Universidad del Zulia solo se cumple el 40 % de actividades académicas

LA HUMANIDAD · 26 MAYO, 2021 09:00

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Después de un año de pandemia y de educación a distancia en Venezuela, la Universidad del Zulia (LUZ) desarrolla solo entre un 30 y 40 % de sus actividades académicas, aseguró la rectora Judith Aular de Durán.

Los estudiantes de las carreras científicas y del área de la salud son los que presentan mayor rezago en su formación. Aunque intentan adelantar todas las asignaturas que les sea posible de manera virtual, la mayoría de las materias tienen un componente práctico que necesita de las clases presenciales.

La máxima autoridad de la casa de estudios dijo en entrevista telefónica con Efecto Cocuyo que no manejan cifras de la matrícula actual. Sin embargo, aseguró que “es mínimo” el número de estudiantes que solicitaron el retiro formal desde que se decretó la cuarentena en marzo de 2020. Previo a la pandemia LUZ contaba con alrededor de 30 mil alumnos.

Aular destacó que, “muchos de los estudiantes que se fueron del país se reincorporaron a cursos de posgrado y pregrado porque se están dando las clases virtuales”.

Particularmente las carreras de facultades como Humanidades y Educación, Ciencias Económicas y Sociales o la de Ciencias Jurídicas y Políticos se fortalecieron bajo esta modalidad.

El hampa y la falta de presupuesto

El gobernante Nicolás Maduro estimó que en Venezuela las clases presenciales se puedan retomar para el período académico 2021-2022. Sin embargo, las condiciones en las que encontrarán los estudiantes a la Universidad del Zulia dibuja un panorama desalentador.

Como otras instituciones educativas del país, la delincuencia azotó a la casa de estudios.

“Los robos han sido inmensos no solo dentro de la ciudad universitaria, en las facultades y núcleos sino también en las haciendas, en los espacios que son de la universidad”, explicó la rectora.

Las pérdidas incluyen cableados, mobiliario, aires acondicionados, transformadores, equipos tecnológicos y de los laboratorios, entre otros. Al núcleo de Punto Fijo, en Falcón, así como la Facultad de Ciencias en su sede de Maracaibo las desvalijaron por completo.

“Eso no se va a poder reponer si no en años, eso son miles y miles de dólares que se necesitarían”, expres. Aular agregó que solo en los últimos meses disminuyeron los hurtos gracias al apoyo que reciben de los cuerpos de seguridad regionales.

El avance que se puede hacer en corto plazo es muy limitado, tomando en cuenta que del presupuesto asignado en 2020 solo les transfirieron el 30 % de los recursos. En lo que va de 2021 el Ministerio de Educación Universitaria no les ha enviado ni una vez el dinero correspondiente a gastos de funcionamiento.

El déficit también afecta servicios de transporte y de providencias estudiantiles.

Trabajadores desprotegidos

La falta de recursos además dificulta proteger al personal docente, administrativo y obrero que asiste a la universidad, porque no se pueden adquirir los insumos de bioseguridad para reducir el riesgo de contagio del coronavirus.

A esto se suma que las autoridades aun no responden a sus solicitudes para que se vacune a los miembros de la comunidad universitaria. Hasta ahora, la Dirección de Salud de la Gobernación del Zulia les dijo que realizaran un informe para evaluar si se vacuna al personal mayor de 60 años.

“Que lleguen las vacunas, ese es mi clamor”, expresó la rectora de LUZ

Manifestó que “si algo nos ha afectado como universidad es la situación de la salud, tampoco tenemos servicios funerarios”.

“A mí me llegan por lo menos 10, 20, 30 casos diarios de personas enfermas con COVID 19 o cualquier otra patología y no hayamos cómo resolverlos… los hospitales públicos no tienen la capacidad ni los equipos necesarios para atender a nuestro personal”, dijo.

Los trabajadores, además, experimentaron problemas respecto a las sueldos y salarios tras la migración de los pagos a través de la plataforma del sistema patria. Al menos 1.600 empleados no recibían su sueldo o lo recibían incompleto”.

La rectora recordó que, inicialmente, se aprobó en Consejo Universitario no enviar los archivos de nómina al Ministerio de Educación Universitaria en rechazo a la medida. Luego un grupo de trabajadores pidió que se reconsiderara debido a que con esa información podrían reducirse los errores.

“Se está enviando los archivos TXT y regularizando la situación”, señaló, aun cuando profesores y estudiantes rechazaron la decisión por considerar que implica ceder ante una violación a la autonomía universitaria.

Aular mencionó que también se espera que los empleados del sector puedan comenzar a recibir los bonos que otorga el Gobierno de Maduro.