Una ventana a la libertad: 62 reclusos murieron en calabozos policiales durante primer semestre de 2022

LA HUMANIDAD · 4 NOVIEMBRE, 2022 15:16

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Un total de 62 reclusos murieron en los centros de detención preventiva del país durante los primeros seis meses de este 2022, contabilizó la organización Una Ventana a la Libertad (Uval) en su más reciente informe presentado este viernes 4 de noviembre.

Uval revela que 55 reclusos murieron en los calabozos policiales a consecuencias de enfermedades. El COVID-19 fue la enfermedad que más dejó víctimas con 13 muertes; mientras que la tuberculosis se cobró la vida de 12 personas detenidas; las muertes por infartos sumaron 10 fallecidos; y la desnutrición causó 4 decesos.

Durante los primeros seis meses del año por lo menos cuatro personas fallecieron por enfermedades como la bronquitis, tres por convulsiones, tres por Accidentes Cerebrovasculares, dos por insuficiencia renal y otros cinco reclusos murieron por otras causas relacionadas a enfermedades.

De los 62 reclusos muertos desde enero a junio, cuatro fallecieron durante motines; dos murieron tras fugarse y un recluso murió debido a abuso policial.

La presentación del informe estuvo a cargo de Magaly Huggins, psicóloga social y criminóloga, quien además señaló que el hacinamiento crítico se mantiene en los calabozos policiales del país.

Hacinamiento

El hacinamiento es una de las problemáticas principales de las cárceles y los calabozos policiales de Venezuela. En sus informes, Uval ha señalado en reiteradas ocasiones que los centros de detención preventiva, un lugar donde los reclusos solo deberían permanecer en un lapso no mayor a 48 horas, se han convertido en las nuevas cárceles del país.

Uval explica que la cantidad de reclusos en los centros de detención preventiva aumentó. Hay 471 nuevas personas privadas de libertad en el primer semestre del año. El número de reclusos que existen en los calabozos policiales hasta julio de 2022 es de 16.778.

La organización señala que el hacinamiento en los centros de detención preventiva en el país es de 156.54%.

La población de reclusos hombres es de 15.123 mientras que las mujeres privadas de libertad en estos centros son 1.655.

Huggins explicó que solo siete estados del país pudieron superar el hacinamiento en los centros de detención preventiva: Carabobo, Cojedes, Guárico, Trujillo Lara, Mérida y Táchira. “El hacinamiento es la verdadera pandemia y el motor que la estimula es el retardo procesal”, dijo Huggins al presentar las estadísticas.

Situación de salud

Las gripes y la desnutrición han sido una de las enfermedades con más repuntes en los calabozos policiales del país.

En los 335 calabozos monitoreados por Uval en todo el país se determinó que al menos en 169 se reportaron casos de gripes, mientras que en 152 calabozos hubo registros de desnutrición, en 137 hubo escabiosis, en 112 se presentaron enfermedades respiratorias, en 97 calabozos hubo casos de tuberculosis, 70 centros de detención reportaron fiebres, en 68 hubo diarreas, mientras que en 58 calabozos se registraron casos de VIH.

El COVID-19, estuvo presente en 40 centros y enfermedades como el dengue o el Zika se registraron en 27 calabozos.

Las mujeres también fueron afectadas por las enfermedades en la prisión. Por lo menos 28 padecieron de gripes, mientras que 19 desarrollaron enfermedades respiratorias de otra índole, seis presentaron cuadros de desnutrición, cuatro padecieron fiebres, tres sufrieron a causas de diarreas, dos dieron positivo para tuberculosis y una fue diagnosticada con escabiosis.

Extorsiones, fugas y causas de ingresos

En el primer semestre de 2022 se registraron 373 casos de extorsión por parte de funcionarios policiales encargados de la custodia en los centros de detención preventivas monitoreados por Uval. Este delito tuvo la siguiente incidencia: en 108 comisarías los efectivos cobraron dinero para permitir el ingreso de medicamentos; en 75 calabozos se cobró para permitir el ingreso de alimentos; en 89 centros se solicitó dinero para traslados ante emergencias de salud y en 101 prisiones preventivas pidieron dinero para traslados a tribunales con boleta autorizada por Fiscalía.

Entre los meses de enero y julio, las fugas se redujeron en los centros de detención preventiva del país, según Uval. Durante estos primeros meses 42 detenidos se fugaron, hubo dos detenidos implicados en intentos de fuga y 22 detenidos fueron recapturados

La ONG destaca que las principales causas de ingreso de las y los detenidos a los centros de detención preventiva en el país son robos y hurtos con 259 casos que representan el 19.26%; homicidios con 208 o 15.46%. La violencia de género también ha sido uno de los delitos más significativos en la causa de ingreso de los detenidos con 204 o 15.17%; mientras que el abuso infantil es la cuarta causa con 156 o 11.60%.

Otra de las causas de ingreso fue el secuestro con 139 casos; extorsiones 189; y tenencia o distribución de drogas con 190 casos.

“El primer comentario que hacemos es en relación al número total de delitos cometidos por las personas detenidas; de 16.778 sólo logramos identificar 1.345 casos de delitos cometidos, o sea que su confiabilidad es baja; solamente alcanza a un 8.02% del total de detenidos y detenidas”, se lee en el informe.

Para leer el informe completo haga clic aquí.

LA HUMANIDAD · 8 DICIEMBRE, 2022

Una ventana a la libertad: 62 reclusos murieron en calabozos policiales durante primer semestre de 2022

Texto por Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

Un total de 62 reclusos murieron en los centros de detención preventiva del país durante los primeros seis meses de este 2022, contabilizó la organización Una Ventana a la Libertad (Uval) en su más reciente informe presentado este viernes 4 de noviembre.

Uval revela que 55 reclusos murieron en los calabozos policiales a consecuencias de enfermedades. El COVID-19 fue la enfermedad que más dejó víctimas con 13 muertes; mientras que la tuberculosis se cobró la vida de 12 personas detenidas; las muertes por infartos sumaron 10 fallecidos; y la desnutrición causó 4 decesos.

Durante los primeros seis meses del año por lo menos cuatro personas fallecieron por enfermedades como la bronquitis, tres por convulsiones, tres por Accidentes Cerebrovasculares, dos por insuficiencia renal y otros cinco reclusos murieron por otras causas relacionadas a enfermedades.

De los 62 reclusos muertos desde enero a junio, cuatro fallecieron durante motines; dos murieron tras fugarse y un recluso murió debido a abuso policial.

La presentación del informe estuvo a cargo de Magaly Huggins, psicóloga social y criminóloga, quien además señaló que el hacinamiento crítico se mantiene en los calabozos policiales del país.

Hacinamiento

El hacinamiento es una de las problemáticas principales de las cárceles y los calabozos policiales de Venezuela. En sus informes, Uval ha señalado en reiteradas ocasiones que los centros de detención preventiva, un lugar donde los reclusos solo deberían permanecer en un lapso no mayor a 48 horas, se han convertido en las nuevas cárceles del país.

Uval explica que la cantidad de reclusos en los centros de detención preventiva aumentó. Hay 471 nuevas personas privadas de libertad en el primer semestre del año. El número de reclusos que existen en los calabozos policiales hasta julio de 2022 es de 16.778.

La organización señala que el hacinamiento en los centros de detención preventiva en el país es de 156.54%.

La población de reclusos hombres es de 15.123 mientras que las mujeres privadas de libertad en estos centros son 1.655.

Huggins explicó que solo siete estados del país pudieron superar el hacinamiento en los centros de detención preventiva: Carabobo, Cojedes, Guárico, Trujillo Lara, Mérida y Táchira. “El hacinamiento es la verdadera pandemia y el motor que la estimula es el retardo procesal”, dijo Huggins al presentar las estadísticas.

Situación de salud

Las gripes y la desnutrición han sido una de las enfermedades con más repuntes en los calabozos policiales del país.

En los 335 calabozos monitoreados por Uval en todo el país se determinó que al menos en 169 se reportaron casos de gripes, mientras que en 152 calabozos hubo registros de desnutrición, en 137 hubo escabiosis, en 112 se presentaron enfermedades respiratorias, en 97 calabozos hubo casos de tuberculosis, 70 centros de detención reportaron fiebres, en 68 hubo diarreas, mientras que en 58 calabozos se registraron casos de VIH.

El COVID-19, estuvo presente en 40 centros y enfermedades como el dengue o el Zika se registraron en 27 calabozos.

Las mujeres también fueron afectadas por las enfermedades en la prisión. Por lo menos 28 padecieron de gripes, mientras que 19 desarrollaron enfermedades respiratorias de otra índole, seis presentaron cuadros de desnutrición, cuatro padecieron fiebres, tres sufrieron a causas de diarreas, dos dieron positivo para tuberculosis y una fue diagnosticada con escabiosis.

Extorsiones, fugas y causas de ingresos

En el primer semestre de 2022 se registraron 373 casos de extorsión por parte de funcionarios policiales encargados de la custodia en los centros de detención preventivas monitoreados por Uval. Este delito tuvo la siguiente incidencia: en 108 comisarías los efectivos cobraron dinero para permitir el ingreso de medicamentos; en 75 calabozos se cobró para permitir el ingreso de alimentos; en 89 centros se solicitó dinero para traslados ante emergencias de salud y en 101 prisiones preventivas pidieron dinero para traslados a tribunales con boleta autorizada por Fiscalía.

Entre los meses de enero y julio, las fugas se redujeron en los centros de detención preventiva del país, según Uval. Durante estos primeros meses 42 detenidos se fugaron, hubo dos detenidos implicados en intentos de fuga y 22 detenidos fueron recapturados

La ONG destaca que las principales causas de ingreso de las y los detenidos a los centros de detención preventiva en el país son robos y hurtos con 259 casos que representan el 19.26%; homicidios con 208 o 15.46%. La violencia de género también ha sido uno de los delitos más significativos en la causa de ingreso de los detenidos con 204 o 15.17%; mientras que el abuso infantil es la cuarta causa con 156 o 11.60%.

Otra de las causas de ingreso fue el secuestro con 139 casos; extorsiones 189; y tenencia o distribución de drogas con 190 casos.

“El primer comentario que hacemos es en relación al número total de delitos cometidos por las personas detenidas; de 16.778 sólo logramos identificar 1.345 casos de delitos cometidos, o sea que su confiabilidad es baja; solamente alcanza a un 8.02% del total de detenidos y detenidas”, se lee en el informe.

Para leer el informe completo haga clic aquí.

¿Cómo valoras esta información?

2

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO