Un sábado entre colas por gasolina y gente en la calle #6Jun (fotos)

CORONAVIRUS · 6 JUNIO, 2020 16:48

Un sábado entre colas por gasolina y gente en la calle #6Jun (fotos)

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes Fotos por Iván Reyes

Ver más de

Ivan Reyes | @IvanEReyes

¿Cómo valoras esta información?

36
QUÉ CHÉVERE
46
QUÉ INDIGNANTE
7
QUÉ CHIMBO

Largas colas de vehículos siguen siendo la constante en el sexto día desde que se implementó el nuevo esquema de venta de gasolina, tras la llegada a Venezuela de combustible procedente de Irán.

Lejos de aliviar la crisis que se ha presentado en Venezuela en los últimos meses, en medio de la cuarentena por el COVID-19, el nuevo sistema pareciera que se incrementó más el padecimiento de miles de conductores.

Este sábado se repitió lo que se ha visto toda la semana: personas en sus vehículos a la espera de que en alguna estación de servicio llegue una gandola cargada para surtirla, listas de espera para próximas jornadas y la resignación general, solo por poder movilizar sus vehículos.

Las colas por gasolina son una constante ya en Caracas. Sea a precio internacional o subsidiada, la gasolina iraní todavía agrupa a miles de vehículos repartidos de oeste a este en la capital venezolana.

La fila de La Estrella sigue siendo una de las más largas del municipio Libertador

Efecto Cocuyo realizó un recorrido por cuatro estaciones de servicio ubicadas en los municipios Libertador, Chacao y Sucre para constatar el estado de las colas en las diversas gasolineras.

Para la estación de servicio de plaza La Estrella, las personas tienen que hacer la cola un día antes. William Díaz tiene 52 años de edad y empezó a hacer la cola de La Estrella a las 3:00 de la tarde del viernes 5 de junio.

Díaz hace la cola junto a su esposa y comenta que han jugado ajedrez, damas chinas y ludo para pasar las horas

Confiesa que es la única manera de poder asegurar que va a equipar gasolina a precio subsidiado en esta bomba y sin embargo para este sábado era el carro número 130 en la fila.

Natasha Navas tiene 25 años de edad y está esperando desde este sábado a las 3:00 de la mañana para poder echar gasolina el domingo 7 de junio. El vehículo de Navas ocupa el puesto 35 en la fila para el domingo y cuenta que pudo equipar gasolina en la semana pero que el empleado de la bomba solo le dejó cargar 30 litros.

Navas llegó a las 3:00 de la mañana y ya tenía 34 vehículos por delante

Las personas han decidido hacer listas para llevar el control de la cantidad de vehículos y el orden de la fila

Mientras tanto, en las estaciones de servicio con gasolina a precio internacional la historia tiene matices. En la bomba Blandín I, frente al centro comercial San Ignacio, los usuarios cuentan que duraron entre 45 minutos y una hora para equipar combustible. Eso sí, ese tiempo se cuenta luego de la llegada de la cisterna.

Algunos usuarios tuvieron más suerte que otros pues llegaron justo cuando empezó a trabajar la estación de servicio

Mientras tanto, en la bomba de La Castellana, la cola se extendía por más de un kilómetro y las personas estaban esperando desde el viernes a las 6:00 de la tarde.

Las personas que decidieron quedarse en la cola de la bomba de La Castellana tuvieron que esperar más de 22 horas

Aunque la cisterna llegó cerca de las 10:00 de la mañana de este sábado, todavía a las 12:00 del mediodía la bomba no estaba trabajando. En la estación de servicio ubicada en Los Dos Caminos la cola se extendía hasta el elevado de la avenida Francisco de Miranda, a la altura de Parque Miranda.

La cola para esta bomba tomaba el canal derecho del elevado de la avenida Francisco de Miranda

Esta bomba, así como la Blandín I y La Castellana, despachan gasolina a precio internacional. Sin embargo, las colas eran considerablemente largas.

La duración y extensión de las filas varían

En Petare las personas tuvieron que madrugar para cargar gasolina en la estación de servicio que está en la entrada de la renombrada parroquia. Mientras que los conductores de autobuses hacían colas entre 4 y 5 horas para surtirse con gasoil o diesel en la estación de servicio Sucre.

El transporte público tuvo que esperar entre 4 y 5 horas para echar combustible

La “nueva normalidad”

Mientras las colas por gasolina se vuelven un elemento constante en el paisaje caraqueño, las personas tratan de recuperar ciertas actividades. En La Candelaria, las agencias bancarias estaban cerradas, pero los cajeros automáticos acumulaban a decenas de personas buscando sacar algo de efectivo.

Las colas para las entidades bancarias se repiten este sábado 6 de junio

En Los Palos Grandes las personas salieron a hacer mercado e incluso se tomaron un tiempo para sentarse en la plaza y admirar el soleado sábado.

Las personas se toman un respiro de la cuarentena, pero no del tapabocas

Situación similar ocurrió en Chacao, donde personas de la tercera edad se reunieron en las calles para conversar y pasar parte de la mañana.

Personas de la tercera edad aprovecharon el buen día para salir a la calle

Mientras tanto, en Petare, las calles lucían con bastante cantidad de gente haciendo compras de distintos productos y alimentos.

A diferencia de otras zonas de Caracas, Petare nunca para

Los autobuses siguen a tope, aunque el pasaje oscila entre 10.000 y 30.000 bolívares; las personas se ven obligadas a utilizar transporte público superficial pues el Metro de Caracas sigue con acceso limitado.

Resulta casi imposible cumplir el distanciamiento físico en un autobús

En el mercado de Chacao volvió la venta de flores, algo que no se veía desde hace meses.

El olor a flores frescas volvió a inundar el mercado de Chacao