Trabajadores de la UCV: Sentencia es solo para distraernos - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 26 SEPTIEMBRE, 2019 14:34

Trabajadores de la UCV: Sentencia es solo para distraernos

Texto por Isabella Reimí │@isabellareimi

Ver más de

Isabella Reimí │@isabellareimi

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El 25 de septiembre las autoridades de la Universidad Central de Venezuela (UCV) dieron a conocer mediante un comunicado su postura acerca de la sentencia emitida el 27 de agosto, que obligaba a las universidades públicas a realizar elecciones de autoridades en un lapso de seis meses con un padrón electoral que incluía obreros y personal administrativo.

En el documento, firmado en la sesión del Consejo Universitario de la UCV el miércoles 25 de septiembre, alegan que la decisión del TSJ “incurre en graves e irreparables vicios de nulidad absoluta que constituyen violaciones a algunos derechos fundamentales de la Constitución”. Razón por la cual han decidido recusar a los jueces de la Sala Constitucional que firmaron esta sentencia, que en términos legales es una denuncia que implica la remoción o suspensión de estos jueces.

Eduardo Sánchez, presidente del Sindicato de Trabajadores de la universidad (Sintra UCV), admitió que esta sentencia que, parecería beneficiar a los trabajadores, tiene “muchos vacíos y muchos huecos”

“Nosotros creemos que se trata de una jugada política para distraer las luchas sociales de los trabajadores”, dijo.

Desde el mes de agosto, Sintra UCV se unió a la Coalición Sindical Nacional, que ha dirigido protestas de todos los sectores que involucran trabajadores públicos, con el fin de garantizarles un salario digno, equivalente a 400 dólares, para adquirir la canasta básica familiar. Actualmente el salario del empleado público ronda entre Bs. 45 mil y 100 mil mensuales, que equivale a menos de cuatro dólares.

Por su parte, el movimiento estudiantil rechazó la sentencia y ratificó el pasado lunes 23 que seguirán defendiendo la autonomía universitaria. 

¿Qué establece la sentencia?

  • La suspensión de los artículos 31, 32, y 65 de la Ley de Universidades, que establece que para que se realice una elección universitaria deben contar con dos terceras partes del padrón electoral
  • La obligación a realizar elecciones de autoridades en seis meses en que voten alumnos, exalumnos, profesores, obreros y personal administrativo de las universidades
  • La remoción de los autoridades, en caso de exceder seis meses desde la publicación de la sentencia sin que se realicen las elecciones.

Según el abogado Alí Daniels, copresidente de Acceso a la Justicia, la remoción constituye una sanción, a pesar de que “no existe una ley que les permita sancionar a las universidades, porque las universidades son autónomas”.

Por eso la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (Averu) denunciará la sentencia de “fraude procesal”  ante organismos internacionales.

En su comunicado se lee:

“Denunciamos ante los organismos internacionales de derechos humanos el grave precedente de despojar a las instituciones de educación superior de la libertad para desarrollar la función rectora en la educación, la cultura y la ciencia, lo que constituye un atentado contra el progreso de la nación”

Días previos a la sentencia del TSJ el Consejo Nacional de Universidades había amenazado a los rectores de la Averu, pidiendo a la contraloría venezolana que se les realizara una investigación por malversación de los fondos de las universidades.

Línea del tiempo: ¿De dónde viene este problema?

El problema de la sentencia se remonta desde la reforma constitucional de 2007, cuando el expresidente difunto Hugo Chávez intentó modificar en la composición de la comunidad universitaria, que está integrada por alumnos, exalumnos y profesores, incorporando el sector de trabajador.

Mediante un referendo consultivo esta propuesta fue rechazada por los votantes venezolanos, ya que la injerencia del Estado en las elecciones viola el artículo 109 de la Constitución, que reconoce la autonomía a las Instituciones de Educación Superior para dictar sus normas de funcionamiento.

En 2009 se aprobó en la Asamblea Nacional la Ley Orgánica de Educación (LOE), que en su artículo 34, numeral 3, incluía a obreros y personal administrativo dentro del claustro universitario. Las universidades nacionales iniciaron un proceso de demanda, exigiendo la nulidad del artículo 34, numeral 3, ya que iba en contra de la Constitución y del concepto de comunidad universitaria de la Ley de Universidades. No habrían obtenido una decisión favorecedora por lo cual, la denuncia habría sido renovada cada ocho meses hasta la actualidad.

El 22 de diciembre del 2010, el partido de gobierno intentó continuar la propuesta por la vía legislativa en el proyecto de Ley de Educación Universitaria. Después de las movilizaciones, Chávez vetó la propuesta en enero del 2011.

Así que ese mismo año, la UCV planificó sus elecciones a decanato como siempre lo había hecho, según establecían sus normas, con los votos de los profesores, que valían cuarenta puntos, y los alumnos, que valían uno. Sin embargo, en abril del 2011, un grupo de trabajadores universitarios demandaron a la universidad por no ser incluidos en la elección. Esta sentencia fue decidida con lugar, por lo cual las elecciones fueron suspendidas hasta que las universidades se plegaran a este dictamen. Por eso no se han realizado elecciones universitarias desde el 2008.

Este 27 de agosto de 2019, en medio de las vacaciones tanto universitarias como tribunalicias, la Sala Constitucional dio respuesta finalmente a la demanda que la UCV había introducido junto a otras universidades en el 2009, pero en lugar de eliminar el artículo 34 de la LOE, suspendieron los tres artículos de la Ley de Universidades que establecen que solo se pueden realizar las elecciones si participan las tres terceras partes del padrón electoral, de manera que las elecciones no puedan ser anuladas por la abstención de los votantes.

Aunque alguna vez los trabajadores aspiraron a ser incluidos en las elecciones universitarias, hoy sus necesidades económicas le dan prioridad a otras luchas.

“Nosotros aspiramos a votar, por eso no podemos acompañar a la Universidad en contra de la sentencia… pero tal como van las cosas, en este año no habrá elecciones. Creemos que el tema más importante hoy es luchar contra la pulverización del salario”, explicó Eduardo Sánchez.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: