Tormentas de fuego, cambio climático y "El Niño indio", claves sobre los incendios de Australia

LA HUMANIDAD · 12 ENERO, 2020 14:00

Tormentas de fuego, cambio climático y “El Niño indio”, claves sobre los incendios de Australia

Texto por Jeanfreddy Gutierrez | @Jeanfreddy

Ver más de

Jeanfreddy Gutierrez | @Jeanfreddy

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

La voracidad de la temporada anual de incendios en Australia que inició en octubre de 2019 ha alarmado al mundo entero, tanto por la cantidad de personas que han tenido que ser evacuadas de las ciudades y las víctimas fatales, como por las pérdidas para la flora y la fauna de uno de los países con mayor biodiversidad del mundo, con especies únicas como los koalas, los canguros, los wombats y las cacatúas.

Daños y antecedentes

Con 27 personas fallecidas, ocho millones de hectáreas quemadas y más de 2.000 viviendas, granjas y miles de cabezas de ganado entre las pérdidas hasta el 9 de enero de este año. Pero Australia se ha visto en peores situaciones: en 2009 murieron más de 170 personas porque las llamas alcanzaron zonas residenciales y en 1974 se quemaron más de 100 millones de hectáreas.

La región de Nueva Gales del Sur, donde vive la mayoría de la población en Canberra y Sydney ha sido la zona más afectada pero hay incendios en todo el país afectando a Melbourne y Queensland. Al menos 240.000 personas han tenido que ser evacuadas.

Los ocho millones de hectáreas son similares en tamaño a Austria o Bélgica, pero también se puede comparar con las 900.000 hectáreas quemadas en el Amazonas o las 800.000 de California.

El humo de los incendios ha llegado hasta Nueva Zelanda a más de 1.000 kilómetros. Paralelamente, un estudio de científicos colombianos encontró que los incendios en la Orinoquia colombo-venezolana y Amazonía brasileña han llevado humo y hollín a las principales ciudades de Colombia.

La conjunción de distintas circunstancias ha causado una tormenta perfecta para llevar a la temporada anual de incendios a un punto alarmante.

Niño indio

De manera similar al fenómeno climático que ha causado graves sequías en Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela, en Australia hay un Dipolo del Océano Índico, que hace que el clima sea más seco y árido que han llamado “El Niño indio”, de acuerdo a un estudio publicado en 2009 por la profesora Caroline Ummenhofer del Centro de Investigación en Cambio Climático de la Universidad del Sur de Gales, en Australia.

Durante diciembre las temperaturas rondaron entre los 40° C y 47° C, cuando apenas comenzaba el verano. Se espera que estas temperaturas sigan subiendo, lo que aumentaría la voracidad de los incendios y la aparición de otros en zonas especialmente secas.

La ONG Consejo Climático de Australia y el Servicio Meteorológico de Australia han advertido que las columnas de humo de hasta 17,7 kilómetros han llevado a la aparición de fenómenos particulares en las zonas afectadas como tormentas eléctricas secas (descargas eléctricas en ausencia de lluvia) y “tornados de fuego” cuando el humo se enfría al llegar a la atmósfera en presencia de agua, llevando a la aparición de inusuales formaciones de nubes sobre las áreas quemadas.

Los satélites de la NASA han captado hasta 20 tormentas de fuego así como la aparición de nubes de tormenta llamada pirocumulonimbus inusualmente grandes mientras pequeños incendios producidos por rayos se han unido en un “megaincendio” al sur del país.

Cambio climático

Los científicos Imran Ahmed de la Universidad Nacional de Australia y Glendar Wardle de la Universidad de Sydney le han dicho a la BBC que el cambio climático ha exacerbado las condiciones en las que los incendios se presentan cada año en el país, como la velocidad e intensidad de los vientos, las altas temperaturas y la falta de precipitaciones.

Australia es el mayor exportador de carbón y de gas natural licuado del mundo y el cuarto país con mayores emisiones contaminantes por persona con 18,6 toneladas al año para 2015. Es superado sólo por Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Catar. Con un total de 446 kilotones de CO2 representa el 1,24% de las emisiones del mundo. Por su parte Venezuela emite el 0,5% con 5,7 toneladas por persona al año.

De enero a agosto de 2019 muchas de las áreas afectadas registraron su período más seco en la historia. En noviembre, los meteorólogos australianos identificaron el primer día en que no llovió nada en ninguna parte de Australia.

Incendiarios

Cada año durante la época de sequía se registran entre 50 y 70.000 incendios,  la mitad provocados o son sospechosos de haberlos sido según estudios. Al menos 24 personas fueron arrestadas por esta razón durante 2019.

Estas investigaciones han revelado que niños y adolescentes que juegan con fuego y pierden el control o que los provocan por diversión, así como un importante grupo de personas que por distintos desórdenes emocionales o psicológicos los provocan por venganza, ira, psicopatía sexual o deseo de infringir o aumentar el sufrimiento de las personas están relacionados con la mitad de los fuegos provocados.

Se han detectado que muchos de estos “amantes del fuego” se han convertido en bomberos. Una investigación hemerográfica encontró que más de 1.200 bomberos han sido detenidos por ser incendiarios en el mundo. Solo 114 durante 2008. El caso más conocido en Australia es Brendan Sokaluk, un bombero que provocaba incendios para luego apagarlos, incluso era considerado heroico hasta que fue descubierto.

También hay ejemplos verdaderamente heroicos como Kat Robinson-Williams, una bombera de 23 años que tenía 14 semanas de embarazo en noviembre de 2019, cuando iniciaron las labores más arduas de estos servidores públicos.

Millones de animales muertos

Para el 8 de enero la Universidad de Sydney había estimado que más de mil millones de animales habían muerto por los incendios. 800 millones sólo en el área de Nueva Gales del Sur, donde se concentra la mayoría de incendios. En septiembre el mismo investigador había calculado que habían muerto 480 millones de animales, por lo que se ha duplicado la pérdida de individuos.

Esta cifra la ofreció el profesor Chris Dickman basado en un reporte del Fondo Mundial de la Naturaleza de 2007, el cual midió el impacto del desmonte de áreas boscosas sobre la vida silvestre de Australia. Este midió que en promedio hay 17,5 mamíferos, 20,7 aves y 129,5 reptiles por cada cien metros cuadrados en ese país.

Otros cientos de miles más podrían morir por la falta de alimento y refugio por la pérdida de sus hábitats. El experto estima que 8.000 koalas han muerto por su dificultad para escapar del fuego, al contrario de la habilidad de los canguros. Se espera que haya futuros eventos de hambruna por la pérdida de árboles de reproducción, insectos e invertebrados que sirven de alimentos para otros animales. Además, el cálculo no es preciso, no hay estudios para cada especie, mucho menos para todos los reptiles.

En la Isla Canguro, conocida como las Galápagos australianas, los incendios provocaron la pérdida de la mitad de sus koalas y muchos de sus únicos canguros, así como en 100,000 hectáreas la vida de un padre y un hijo.

Posición oficial

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha sido severamente criticado por salir de vacaciones navideñas a Hawaii durante los incendios, así como y minimizar el papel del cambio climático en los incendios, que han comenzado antes, han sido más fuertes y se han extendido por más tiempo que otros años.

“Lamento profundamente cualquier ofensa causada a cualquiera de los muchos australianos afectados por los terribles incendios forestales” dijo en un comunicado al volver al país.

Durante los últimos cuatro años ha aumentado la emisión de dióxido de carbono en el país bajo una política estatal de considerar “no creíble” que fuese el cambio climático el responsable del aumento de incendios.

Las malas políticas de gestión forestal y de planificación urbana al construir cerca de áreas propensas a incendiarse durante el verano han hecho cada vez más susceptibles a las zonas más pobladas de ser impactadas por los fuegos.

Lejos de París

El Consejo Nacional de Cambio Climático ha criticado los datos oficiales publicados por el gobierno que indican una meta de entre 26% y 28% de reducción de gases contaminantes, lo que lo dejaría a niveles superiores a 2005, mientras la institución recomienda una reducción de entre 45% a 65% de las mismas. Esto significaría que oficialmente Australia estaría lejos de cumplir el Acuerdo de Paris, sino que sus emisiones serían más altas en 2030. El Consejo ha calificado como engañosas las declaraciones del Primer Ministro  y del Ministro de Energía, quienes dicen que se cumplirán los objetivos pactados “antes del tiempo establecido”.

“Hay cosas que se podrían haber manejado mucho mejor sobre el terreno”, dijo el Primer Ministro Morrison en una entrevista a la cadena de televisión pública ABC, anunciando además una investigación pública sobre la respuesta a los incendios. Aún así, se han registrado decenas de protestas en el mundo ante las embajadas australianas solicitando mejores políticas públicas de cambio climático en el país.

Lea también: Infoamazonía publica mapa en tiempo real de incendios en la Amazonía