"Todo se ha visto mermado", dicen tachirenses y merideños sobre cortes de luz - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 20 FEBRERO, 2020 20:14

“Todo se ha visto mermado”, dicen tachirenses y merideños sobre cortes de luz

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett Fotos por @leoperiodista

Ver más de

Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Cada día, merideños y tachirenses padecen cortes de luz. La intensificación de la interrupción del servicio eléctrico en dos de los estados de la región suroccidental de Venezuela, Mérida y Táchira, justo en los días previos al Carnaval, ha obstaculizado el desarrollo de las actividades cotidianas en todos los sectores.

En el estado Mérida, la situación se ha agravado en las últimas cuatro semanas, destaca el periodista local Leonardo León. El 19 de febrero, sectores de la ciudad de Mérida estuvieron casi 14 horas sin luz. El sur de la ciudad, en los páramos, en Tovar y en El Vigía también se vieron afectados. Otras zonas solo tuvieron seis horas de luz.

“Hay sectores del centro de la ciudad donde todos los días se va la luz, falla el agua potable y hay crisis del gas doméstico. Las personas pueden pagar entre 10 y 25 dólares por una bombona grande. Cuando se va la electricidad también se paraliza el comercio. Hay entidades bancarias que tienen las plantas eléctricas dañadas y hay poco efectivo. Hay bancos que cierran temprano”, expresa.

El principal hospital de la capital merideña, el Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes (Iahula), ha podido funcionar con la planta eléctrica, aunque tarda en arrancar cada vez que se va la luz, por lo cual deben activar mecanismos de asistencia respiratoria manual.

El comercio, la actividad turística y los servicios han cambiado sus dinámicas. Reporta que el teleférico Mukumbarí de Mérida, que llega hasta el pico Bolívar, no está funcionando completamente. Además, explica que en las fechas antes de Carnaval, Mérida se preparaba con entusiasmo para celebrar la Feria del Sol, actividad característica de la época. Sin embargo, este año el reportero merideño asegura que “todo se ha visto mermado”.

“En horas del mediodía en días como hoy antes veíamos a la gente de botas y sombreros para irse a las novilladas y las actividades”, dice.

León agrega que con las fallas y el racionamiento eléctrico, las telecomunicaciones y la conexión a internet también presentan problemas. Emisoras de radio han sufrido pérdidas de equipos y hay programas que no pueden salir al aire. Resalta que las fallas en el suministro de gasolina igualmente han generado largas filas de conductores para poder surtir los tanques de sus vehículos.

“El problema grave es si hay restricciones para gasolina, ¿cómo van a hacer los turistas? Además hay posadas que están afectadas, hay sectores que se perdieron como centros de visita porque solo se les llega por tierra”, indica.

La Escuela de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Los Andes (ULA) en el estado Mérida informó que la disponibilidad de capacidad instalada en la región suroccidental es insuficiente y es la causa del aumento de la frecuencia de las interrupciones del servicio. “Esta situación trae como consecuencia un proceso de redistribución de carga, que hace que amplios sectores del estado queden sin suministro eléctrico”, expresa el comunicado. Alerta que la problemática puede agravarse si “no se toman las medidas correctivas correspondientes”.

Los cortes de luz también han tenido consecuencias en el estado Táchira. Allí, han incidido sobre el desarrollo de las actividades en diversas áreas, especialmente en los sectores comerciales e industriales de San Cristóbal, su ciudad capital.

Gustavo Delgado, alcalde de San Cristóbal, afirma que 60 % de la población ha sufrido los bajones de luz esta semana. Entre el 18 y el 19 de febrero estuvieron 20 horas si luz. Solo este jueves 20 de febrero, hasta horas de la tarde, habían vivido tres cortes eléctricos.

“Nos reportan que se dañaron varios semáforos. Donde no hay servicio de energía eléctrica, todo se paraliza. ¿Quién va a vender?, ¿quién compra? Hay sitios sin señal, sin punto de venta o con plantas eléctricas pero sin gasolina para funcionar. Es una situación muy complicada?, dice a Efecto Cocuyo.  

El Hospital Central de San Cristóbal ha podido continuar sus actividades con planta eléctrica, pero temen que el racionamiento del combustible con el que funciona afecte la operatividad de la planta y del centro de salud. Los bajones de luz también incidieron en el sector educativo y en actividades administrativas en San Cristóbal.

“Al no haber el servicio eléctrico, se afecta el desarrollo de la parte educativa en las universidades, los liceos y las escuelas. En la alcaldía está paralizado el sistema de automatización y los servidores, por lo que también están paralizadas la recaudación, las solvencias y las partidas de nacimiento”, añade. “El gobierno ha convertido a Táchira en un estado de racionamiento de gasolina, gasoil, gas, agua, energía eléctrica y hay alimentos y medicamentos que no se consiguen”.

Delgado señala que habitantes de San Cristóbal han protestado, como lo hicieron los merideños, para exigir a las autoridades nacionales que solucionen la crisis de los servicios en el Táchira. Ante las fallas del Sistema Eléctrico Nacional (SEN), el ministro de Energía Eléctrica de la administración de Nicolás Maduro acudió hasta San Cristóbal para “fortalecer el sistema eléctrico en la región suroccidental”.

“Solicitamos que se declare al Táchira en emergencia eléctrica, por parte del gobierno nacional, al igual que los servicios de gas, de suministro de gasolina y de agua. Queremos que esa declaración sea con hechos, que sea para hacer inversión para mantenimiento”, destaca. Asimismo, pide “paso libre” en la frontera para facilitar la actividad comercial en medio de los cortes de luz.

La crisis eléctrica se profundizó en Venezuela desde marzo de 2019, fecha en la que se registro el primer apagón a escala nacional. Desde entonces, la región occidental ha sido una de las más afectadas. Expertos alertaron que la zona de Los Andes, conformada por Táchira, Mérida y Trujillo, sería una de las más golpeadas por las secuelas de las interrupciones del servicio eléctrico.