“Pensé que el problema era yo”, Andrea González cuenta su historia de acoso sexual

LA HUMANIDAD · 3 MAYO, 2021 09:10

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin


¿Cómo valoras esta información?

31
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Cuando Andrea González supo que una cuenta en Instagram había expuesto al músico venezolano Alejandro Sojo por tener sexo con adolescentes siendo él un adulto, y al observar cómo se gestaba un movimiento para impulsar a víctimas de acoso y abuso sexual a compartir sus testimonios, ella decidió revelar su propia historia.

“Me impresionó ver lo lejos que llegó. Yo jamás pensé que esa justicia se iba a hacer. Cuando vi que un problema del que yo estaba consciente desde hace tanto tiempo por fin estaba teniendo visibilidad, entonces pensé: este es el momento, si no, no va a ser nunca”, dijo en entrevista con Efecto Cocuyo a través de audios de WhatsApp.

Narró su experiencia públicamente por primera vez a través de un video de IGTV.

Juan Carlos Ogando es una amenaza para las niñas, adolescentes y mujeres del grupo Skena”, afirmó luego de identificar al actor y director de teatro como su agresor.

“Le encantaba saludarme inapropiadamente, le encantaba tocar partes de mi cuerpo, que entre los 13 y los 17 años nadie tiene que estar tocando y mucho menos un adulto; robaba besos ‘inocentemente’, hacía simplemente comentarios muy insinuantes y lanzaba unas miradas tan lascivas que, sin tocarte, te tocaba”, describió sobre la conducta de Ogando.

Todo ocurrió mientras ella era estudiante del Colegio Champagnat, ubicado en el este de Caracas, y alumna de los talleres de la compañía teatral que hoy acumula más de 41 años de trayectoria.

Hoy, con casi 23 años de edad y residenciada en Alemania, Andrea recuerda que en ese entonces muchas veces intentó hablarlo con los adultos allegados a ella, “pero nunca tuve el valor y el vocabulario para hacerlo”.

Rememora que el acoso inicialmente fue sutil y luego se fue intensificando. “Para cuando tenía más o menos como 15 ya notaba un rechazo muy grande que yo le tenía a él… pero pensé que el problema era yo”.

Un patrón

A los 16 años comentó lo que pasaba y cómo se sentía frente a otras compañeras. El resultado fue que todas quedaron perplejas, dijeron que también les ocurría lo mismo.

“Dije: aquí hay un patrón y yo no estoy loca, pero todavía puede ser que esto no es tan grave, que nosotras lo vemos mal porque claramente somos niñas y uno a esa edad no tiene todavía tanto contacto con nadie, como para estar permitiendo ciertas cosas, uno se pone nerviosa más fácil”.

Un año después, Andrea comprendió cómo la situación le afectaba más de lo que creía. “Me costaba mucho estar con señores mayores: médicos, profesores, que me tocaran, que se me acercaran mucho”.

Sobre esa época contó: “Sabía que me sentía mal, sabía que había otras personas que se sentían igual que yo, pero no sabía que esto era real, porque todo el tiempo pensé que cuando hablara de esto me iban a decir que era una exagerada”.

En la actualidad reflexiona sobre cómo se ha naturalizado el abuso.

“Yo decía que él era un viejo baboso, un viejo verde, pero no decía que era un abusador. Decía que se sobrepasaba, pero… es que no lo entendía… para nosotros el acoso está tan normalizado que hay veces en donde se dan situaciones de abuso y acoso y, cuando uno lo denuncia, te dicen Ay chica, pero si eso no es nada’… yo no sabía en ese momento distinguir entre ser cariñoso y ser abusador, porque aparte el tipo era muy inteligente y muy ágil, él nos engañó a todos, yo no soy la única víctima de él”.

Camino esperanzador

La joven reconoce que, hoy por hoy, la terapia psicológica le permitió superar el trauma. Sin embargo, contar su testimonio generó que se sienta motivada. Quiere ayudar a otras chicas “que al igual que yo se encontraron por mucho tiempo cuestionando si hacer esto o no, y quieren dar el paso, pero tienen muchas inseguridades, que yo también las tenía”.

También advierte que se siente algo esperanzada de que se abriera esta discusión sobre el tema.

“Incluso si no vemos el cambio inmediatamente, ya con saber que la próxima vez que un abusador quiera abusar va a tener que pensárselo dos veces me siento más que contenta y satisfecha y obviamente súper agradecida de que tomé la decisión de hacer ese video y de las amigas que me apoyaron en ese proceso, porque como dije yo solamente hice tanto eco porque salieron muchas otras a decir yo también”.

¿Qué le dirías a otras personas que pasaron o pasan por situaciones de acoso y abuso sexual?

“Primero que no es nuestra culpa… y por otro lado recordarles que no están solos: incluso si no tienen el valor de hablar en el momento, si no quieren hacer la denuncia, si no quieren hablarlo públicamente, les diría que por lo menos lo hablen con alguien que los pueda apoyar emocionalmente para que los ayuden a superar ese trauma y esa situación, porque guardártelo para ti mismo come mucho por dentro, te consume mucho, mucha energía mental y emocional.

Que recuerden que ellos no tienen que deberle nada a sus agresores, que contar esto es secreto de sus agresores, no de ellos. Los agresores son los que deberían estar avergonzados de que esto salga a la luz pública y no nosotros como víctimas, entonces esa sería mi recomendación.

Yo me sigo informando sobre cómo ayudar a la gente que está pasando por lo mismo que yo, porque la verdad es que yo superé esto emocionalmente hablando, lo tengo muy curado ya, pero sé que hay otra gente que no está igual que yo y quiero ayudarlos a ellos también”.

Comunicados y silencios

“Hemos convenido de mutuo acuerdo que el señor Juan Carlos Ogando se aparte de nuestra institución para que pueda afrontar los hechos denunciados en forma libre y propia, sin que por esto dejemos de reconocer y valorar su contribución artística y personal que ha sido fundamental durante nuestros 41 años de existencia”, informó el grupo Skena en un comunicado publicado el 27 de abril, firmado por el actor y director Basilio Álvarez.

La agrupación teatral también indicó que “como institución rechazamos cualquier generalización que en su contra pueda hacérsele a Skena por la actuación de una persona, pero tampoco nos deslindamos del deber ético de atender la denuncia, ni desconocemos el vínculo que tenemos con alguien importante de nuestro grupo”.

Añadieron que “entendemos que los hechos expuestos deben ser escuchados e investigados, previa denuncia formal que permita el ejercicio cabal del derecho a la defensa de la persona señalada y el establecimiento de responsabilidades, si a ello hubiera lugar”.

El 29 de abril el Fiscal General designado por la Constituyente, Tarek William Saab, dijo tener conocimiento de los señalamientos contra Ogando así como las acusaciones hacia el también director de teatro José Pepe Arceo.

Juan Carlos Ogando no se ha pronunciado sobre el caso. Efecto Cocuyo intentó contactarlo a través de su cuenta en Instagram y no obtuvo respuesta.