Muerte de septuagenarios con desnutrición "debe hacernos reflexionar"

LA HUMANIDAD · 31 OCTUBRE, 2020 10:31

Muerte de septuagenarios con desnutrición “debe hacernos reflexionar como sociedad”, exige ONG

Texto por Efecto Cocuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo

¿Cómo valoras esta información?

4
QUÉ CHÉVERE
5
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Entre 700.000 y 800.000 adultos mayores viven solos en Venezuela, según cálculos de la ONG Convite. Para su director, Luis Francisco Cabezas, la reciente muerte de dos septuagenarios en Caracas con un severo cuadro de desnutrición revela “la dramática situación de riesgo” en la que se encuentra esta población.

Plantea la organización que ante hechos como este el Estado debe implementar una política focalizada para censar a las personas de la tercera edad en condiciones de vulnerabilidad y crear un programa de asistencia y soporte nutricional, así como de salud.

Una investigación de Convite, difundida en septiembre, evidenció la dificultad que tienen los ancianos para el consumo de proteínas. A esto se suma que 43 % de la muestra de 602 personas que entrevistaron este año dijo que hacen solo dos comidas diarias y 52 % admitió que redujo sus porciones.

Cabezas recordó que, de acuerdo con el monitoreo que han realizado, al problema de falta de alimentos y medicinas se agrega que esta población es cada vez más blanco del hampa y víctimas de violencia.

Además, existen obstáculos para acceder a medicamentos para enfermedades mentales y un deterioro de la salud mental en general, así como el incremento de casos de suicidio de adultos mayores.

Reflexión en la sociedad

El activista por los derechos humanos consideró que la historia de los hermanos Silvia y Rafael Sandoval Armas, de 72 y 74 años de edad, “debe hacernos reflexionar como sociedad”.

Expresó que aunque es el Estado el responsable de garantizar los derechos, ante la ausencia de familia que apoye a los adultos mayores “hay muchas cosas que se pueden hacer desde nuestros propios entornos”.

Cabezas expuso que quizás entre los vecinos de una comunidad se puedan crear mecanismos rotatorios de ayuda. “Nada cuesta preguntar cómo está, compartir un plato de comida, aunque sé que todos estamos afectados por la crisis… Pero hay que evitar que ocurran muertes como estas, totalmente evitables. Nadie merece morir de esta manera”.

Emergencia humanitaria más pandemia

La fundadora de la ONG por los derechos humanos Caleidoscopio Humano, Gabriela Buada, lamentó que el caso de los hermanos Sandoval Armas no es el primero que conoce sobre adultos mayores que fallecieron en condiciones de desnutrición o al no poder acceder a sus medicamentos.

Consideró que la dificultades que atraviesan las y los venezolanos, por la emergencia humanitaria compleja, se han profundizado debido a la pandemia del COVID-19.

La activista cuestionó la falta de un pronunciamiento por parte de la Defensoría del Pueblo, como órgano encargado de velar por los derechos de los ciudadanos.

Espera que puedan impulsar a que se realice alguna investigación sobre el caso de manera tan expedita como salieron a desmentir el reporte de la Misión de Determinación de los Hechos sobre Venezuela.

Redes de apoyo con la sociedad civil

Buada consideró que si bien es el Estado el  que tiene la responsabilidad de garantizar los derechos de la población, “las comunidades tienen en sus manos salvar vidas”.

Propuso que en estas condiciones es vital que los vecinos se empoderen, que se organicen para crear redes de apoyo con organizaciones de la sociedad civil que prestan ayuda a quienes se encuentran en mayor situación de vulnerabilidad, incluyendo a los adultos mayores.

“Tienen que tener algún protocolo para que puedan ayudar a los vecinos en riesgo. Es difícil. pero no imposible”, expresó. La periodista concluyó que lo fundamental es no normalizar este tipo de hechos y muertes.

En esta idea coincidió el presidente de la asociación civil de Adultos Mayores de Margarita (Asomayor), Absalón Davis.

Comentó que entre los afiliados a la organización se prioriza que haya una comunicación permanente, de modo que si alguna persona requiere de ayuda se puedan activar de inmediato.

“Me consterna lo sucedido”, expresó al tiempo que planteó que el Estado debe estar más al tanto de las personas de la tercera edad. Consideró, además, que sobre el caso de los hermanos que vivían en Puente Hierro, debe haber una investigación.