"Nunca se les vio familia", dicen sobre ancianos que murieron por desnutrición en Puente Hierro

LA HUMANIDAD · 30 OCTUBRE, 2020 14:29

“Nunca se les vio familia”, dicen sobre ancianos que murieron por desnutrición en Puente Hierro

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin Fotos por Mairet Chourio | @mairetchourio

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

¿Cómo valoras esta información?

25
QUÉ CHÉVERE
139
QUÉ INDIGNANTE
8
QUÉ CHIMBO

Los hermanos Sandoval Armas eran muy reservados. Así los recuerdan sus vecinos en el edificio Villa II de Puente Hierro, en la parroquia Santa Rosalía de Caracas.

Tenían más de cuatro décadas viviendo en esa residencia. “Eran casi los fundadores”, dijo uno de los habitantes de su mismo piso, el 9.

Silvia tenía 72 años de edad y Rafael, 74. A ambos los encontraron muertos en su apartamento el lunes 26 de octubre. La causa, según las autoridades, fue un severo estado de desnutrición.

Los hermanos no compartían muchos con quienes vivían ahí, eran de poco hablar. Si les tocaban el timbre solían asomar solo la cabeza tímidamente a un lado de la puerta.

Cuando una de sus vecinas les hacía el favor de traerles la caja Clap de alimentos, acercaban un carrito de mercado a la reja para que traspasaran ahí los productos.

“No les gustaba que nadie viera hacia dentro de su apartamento”, dijo otra de las vecinas al otro lado del pasillo.

Una de las residentes del Villa II relató que especialmente los vecinos de los dos apartamentos al lado del de Silvia y Rafael solían ayudarlos con comida. “Les llevaban una sopita, un juguito”, contó.

Cuando les preguntaban si se encontraban bien, los septuagenarios siempre decían que sí.

Sin respuesta

La semana pasada, una de las señoras que les llevaba comida comenzó a preocuparse porque no abrían la puerta ni contestaban el teléfono.

Le pidió a la vecina del otro lado del pasillo revisar si los veía pasar, porque desde su apartamento se observaban un par de ventanas que daban hacia la vivienda de los Sandoval Armas.

El lunes 26 de octubre, en la mañana, los habitantes del piso 9 percibieron un olor desagradable. Al identificar que venía del apartamento llamaron a los Bomberos del Distrito Capital.

En horas de la tarde, los funcionarios llegaron y tuvieron que bajar en rapel desde la azotea del edificio de 12 pisos y romper una de las ventanas para entrar. Ahí los encontraron. Estimaron que habían fallecido entre 24 y 48 horas antes.

Silvia y Rafael Sandoval tenían más de 40 años viviendo en el Villa II de Puente Hierro

Sin familia conocida

Los testimonios coinciden en que Silvia trabajó hace años en el Ministerio de la Defensa. Aparentemente, se le había visto “apagada” semanas antes de su muerte.

Un vecino comentó que Rafael había sido odontólogo, pero otra vecina mencionó que creía que era ingeniero.

“Nunca se les vio familia”, dijo una de las integrantes del consejo comunal. “Nadie ha venido a preguntar por ellos”, agregó otra vecina de su mismo piso.

Esta última mujer comentó que primero vivió ahí Silvia y, luego de que muriera su madre, se mudó Rafael.

El pasado mes de agosto, un estudio de la ONG Convite, reveló que de 602 adultos mayores encuestados en Miranda, Lara y Monagas un 17 % viven solos.

De ellos, dos de cada 10 no reciben ningún tipo de ayuda de sus parientes.

La misma investigación arrojó que 60 % obtiene sus alimentos de la caja Clap. Sin embargo, la frecuencia con que reciben el subsidio es variable: Más de la mitad dijo que recibían los productos cada dos o tres meses.

Vidrios rotos y un espacio vacío

La mañana de este viernes, 30 de octubre, la cerradura del apartamento de los dos adultos mayores estaba rodeada de cinta adhesiva transparente.

Aún se observaban un par de trozos de vidrio roto en la ventana que tuvieron que romper los bomberos para entrar. En una de las paredes se veía cuadrito pequeño con un barco y otro al lado, con algunas fotos.

Por otra de las ventanas, quizá de una habitación, se observaba en la pared un poster del Divino Niño. Y al fondo, en lo que parecía ser la cocina, se veían las antenas de un televisor viejo que, por lo pronto, nadie mirará.