Militares realizan búsqueda de grupos armados colombianos en Barrancas del Orinoco

LA HUMANIDAD · 7 ENERO, 2022 16:36

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Varios efectivos policiales y militares se desplegaron en Barrancas del Orinoco en búsqueda de grupos armados provenientes de Colombia, el pasado 6 de enero de 2021. La información fue publicada en las cuentas de Instagram y Twitter del general Ernesto Pérez Mota, comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi) Monagas.

Este es el primer pronunciamiento oficial de una autoridad militar venezolana sobre los enfrentamientos ocurridos el 1 de enero en el pueblo, perteneciente al municipio Sotillo.

Han transcurrido seis días desde la balacera y aún no hay una versión de parte de los altos mandos. Anteriormente, reportes policiales señalaban «grupos irregulares» en la zona. Douglas Rico, director del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalística (Cicpc), acudió al lugar el pasado 5 de enero y no ofreció detalles sobre el caso. 

En esta oportunidad, Pérez Mota indica la presunta presencia de Tancol en Monagas. Las siglas significan «terrorista armado narcotraficante colombiano», una denominación acuñada por el gobierno de Nicolás Maduro. 

«En cumplimiento de las instrucciones de nuestro Presidente Comandante en Jefe de la #FANB Nicolás Maduro Moros, del GJ Domingo Hernández Lárez Comandante Estratégico Operacional y del MG Winder González Urdaneta Comandante de la REDIOR, nos encontramos desplegados en la búsqueda por tierra, aire y agua, para la localización y neutralización de los TANCOL en el Mcpio. Sotillo, Edo. Monagas, con la finalidad de garantizar la paz y la seguridad ciudadana de la población monaguense», reza el comunicado del general de división.

Para este 7 de enero, los militares no han notificado si hallaron integrantes de la guerrilla colombiana al sur de Monagas. No obstante, comisiones de la Fuerza Armada incautaron 20.000 litros de gasolina en el sector La Laguna del Municipio Sotillo, según información publicada en la cuenta de Twitter de la Región Estratégica de Defensa Integral Oriental (Redi).

Días oscuros en Barrancas

El 1 de enero de 2022 ocurrió un fuerte enfrentamiento armado en Barrancas del Orinoco, que dejó un saldo de siete muertos y dos heridos, de acuerdo con los registros policiales. Sin embargo, los pobladores expresan que el número de fallecidos en realidad supera los 30 y que hay cuatro decenas de lesionados. 

De acuerdo con ONG venezolanas y testimonios de lugareños, el conflicto se desarrolló entre la banda local, llamada el Sindicato de Barrancas, y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) o guerrilla colombiana. La balacera comenzó en la madrugada y duró alrededor de 8 horas. Los cuerpos de seguridad no aparecieron hasta las 4 p.m. de ese sábado. La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) fue una de las primeras autoridades en presentarse.

Para el 3 de enero ya habían varios escuadrones militares en el área. El operativo militar continúa hasta la fecha y los accesos están llenos de alcabalas.

Residentes del pueblo tienen miedo a que ocurra otro ataque armado, especialmente luego de que se escucharan detonaciones de bala cercanas el 4 y 5 de enero. El pasado miércoles ingresó un cadáver al Hospital Tulio López Ramírez, de un integrante del Sindicato apodado «El Pollito», después de un enfrentamiento con la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Barrancas del Orinoco: entre el desplazamiento y el crimen organizado

La ONG Fundaredes aseguró a Efecto Cocuyo que ha recibido reportes sobre varias familias que han huido al estado Delta Amacuro, por la cercanía. Lugareños indican que algunos se han trasladado hasta Maturín, por seguridad. 

El pasado 6 de enero un grupo de barranqueños salió a las calles para marchar y exigir paz, de acuerdo con información de El Pitazo. La manifestación se organizó después de dos presuntas convocatorias realizadas por el Sindicato, que fueron compartidas vía WhatsApp. La banda lleva más de siete años operando sin que las autoridades intervengan.