Metro lanza tercer intento de implementar uso de tarjetas electrónicas

LA HUMANIDAD · 1 MARZO, 2021 08:00

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

El Metro de Caracas anunció que este lunes, 1 de marzo, comenzará a vender unas nuevas tarjetas electrónicas por 900.000 bolívares, que incluirá 20 viajes.

Una novedad es que los usuarios podrán pagar con punto de venta, biopago del Banco de Venezuela y “criptomonedas”, además de con dinero en efectivo. 

Este es el tercer intento que hace la empresa estatal por incorporar este tipo de tecnología en los últimos 10 años.

La primera vez que incorporaron la figura de las metrotarjetas fue en 2011, época cuando los usuarios podían incluso recargarlas directamente en las máquinas expendedoras.

El Metro explicó, en ese entonces, que su implementación reduciría los costos de inversión en materia de boletería y acortaría las colas en los torniquetes porque que “los tiempos de lectura y escritura” de la metrotarjeta eran más cortos. 

Esa primera metrotarjeta tenía un valor de 5 bolívares y podía ser recargada 20, 30 y hasta 40 viajes. 

Con el paso del tiempo, sin embargo, comenzaron a escasear y los lectores de las tarjetas instalados en los torniquetes presentaron fallas que no se corrigieron. 

Segundo “round”

Durante el primer trimestre del 2018 los tradicionales boletos amarillos del Metro de Caracas comenzaron a escasear significativamente, por lo que excepcionalmente se le permitía la entrada libre a los usuarios. A partir del mes de abril de ese año, la excepción se volvió la regla y el servicio pasó a ser gratuito por primera vez en su historia. 

En septiembre de 2018, a un mes de que el gobierno de Nicolás Maduro impusiera una nueva reconversión monetaria, la vicepresidenta de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, anunció un aumento de las tarifas del Metro (que habían sido congeladas desde 2014) y la reactivación de las tarjetas electrónicas

Con el anuncio, se formalizó la eliminación de otras opciones que, desde la fundación del Metro, se ofrecían a los pasajeros: como los tickets ida y vuelta, los integrados (para usar en el Metrobús), los multiabonos (anaranjados y con una capacidad de 10 viajes) y los estudiantiles (azules). En la práctica, estos habían escaseado hasta desaparecer por completo.

Las metrotarjetas de hace cuatro años eran dos: La tipo A (que solo recargaba 10 viajes) y la tipo B (que era de plástico y recargaba 10, 20 o 30 viajes). 

En septiembre de 2018, cuando se retomó el cobro del Metro, se observaban largas colas de usuarios en las taquillas y poco a poco se aplicaron restricciones sobre la cantidad de boletos que se podían adquirir.

El boleto Clap 

En junio de 2019 el Metro de Caracas comenzó a comercializar un ticket de cartón, de ese con que hacen las cajas de cereal. Tenía impreso el nuevo logo del Metro, en color rojo. En las redes sociales lo bautizaron como el “boleto Clap”, para hacer referencia a las cajas de cartón donde se empaquetan los alimentos subsidiados por el Estado.

​Dos meses después, en agosto, la empresa sustituyó estos tickets de cartón por otros de papel estucado (con una capa de brillo en una de sus caras). El logo pasó a ser tricolor: amarillo, azul y rojo e incluyó un código en el reverso. Lo han llamado “ticket bimbolandia”, en alusión a los tickets usados para canjear premios y jugar en atracciones del popular parque de diversiones caraqueño.

Como ambos tickets no eran aptos para pasar los torniquetes, se instalaron en las estaciones a los milicianos que recibían, rompían y los desechaban. El sistema no duró demasiado y el servicio volvió a ser gratuito. 

Tercer intento 

En enero de 2021 el ministro de Transporte, Hipólito Abreu, había adelantado que el plan de digitalización del cobro del pasaje para el transporte público en Venezuela iniciaría su plan piloto en el Metro de Caracas.

Dijo en esa ocasión que se estaba planteando la aplicación del V-Ticket “un sistema de pago que está relacionado con el sistema patria” y el V-Post “que es el que recibiría pues el pago a través del sistema patria“.

Luego agregó que estas aplicaciones tendrán distintas modalidades, “una a través de lo que sería los sistemas de visualización por QR y otro a través del sistema de tarjetas magnéticas“. Funcionarán “online y offline”, es decir que no necesariamente tienen que estar en línea permanentemente.

Retomar el cobro de pasaje no solo ayudaría a los ingresos propios de la empresa.

La investigación Metro Dirección Colapso publicada por Efecto Cocuyo explica que un correcto funcionamiento de los equipos de cobro de pasaje son esenciales para obtener estadísticas sobre la cantidad de usuarios que usan el subterráneo, y que en el pasado permitían planificar estrategias para atender la demanda de trenes y la movilidad en las estaciones.