Más de 120 iglesias de Caracas preparan espacios y medidas para reinicio de las misas 

LA HUMANIDAD · 28 OCTUBRE, 2020 16:50

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano


¿Cómo valoras esta información?

8
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

A preparar el gel antibacterial. Las 120 parroquias de la Arquidiócesis de Caracas preparan sus espacios al aire libre para recibir de nuevo a los feligreses, luego de más de siete meses desde que se suspendieran los actos religiosos y las misas por la presencia del COVID-19 en el país.

El pasado domingo, la Arquidiócesis de Mérida publicó un comunicado en el que anuncian la reactivación de las misas en lugares abiertos y con estrictos protocolos de bioseguridad, como parte de una prueba piloto con la cual se aspira retomar poco a poco las actividades.

El vicario episcopal de pastoral de la Arquidiócesis de Caracas, el padre Armelim De Sousa, en entrevista para Efecto Cocuyo el martes, 27 de octubre, explicó que las medidas establecidas por la institución eclesial son una guía que debe adaptarse a las realidades de cada comunidad.

“Hay parroquias que tienen estacionamiento, una plaza, bulevares. Pueden usar esos espacios para hacer las misas, según lo que se recomienda. Tenemos parroquias embutidas en los barrios y no tienen ningún espacio. Cada comunidad se va adaptando y haciendo lo que pueda para seguir acompañando las necesidades espirituales de su gente”, comentó el padre De Sousa.

Iniciativas de bioseguridad

Sea en el espacio que sea, las autoridades insisten en que se cuiden las normas de bioseguridad, por el bien de los colaboradores. Con el reinicio de las misas cada vez más cerca, algunas iglesias ya tomaron la iniciativa de hacer lo necesario para que las celebraciones sean seguras.

El vicario episcopal de pastoral explicó que hay parroquias que calcularon el aforo de su templo y sacaron el porcentaje de personas que pueden estar. Se recomienda que sea de entre 40 % y 50 %. También han marcado las bancas para señalizar donde se pueden sentar las personas y colocaron marcas en el pasillo central para que se respete el distanciamiento a la hora de hacer la comunión.

Solo en algunas iglesias se aplica gel o alcohol antes de entrar. Las limitaciones económicas de algunas comunidades dificultan el acceso a este producto de higiene.

Mientras se desarrollan estas pruebas piloto, las autoridades eclesiásticas monitorean el cumplimiento de las normas para tomar nuevas decisiones. Lo hacen a través de sus estructuras organizativas: archiprestazgos y zonas pastorales (un archiprestazgo lo conforman dos o tres zonas pastorales). “Tenemos animadores, pendientes de la vida pastoral de esa zona”, agregó.

A la calle

“Hay que hacer un trabajo de motivación y animación de la gente, pero la gente ha quedado tocada (por la pandemia). Ahora hay que reeducar para convivir con otros”, concluyó el sacerdote.

En La Vega, una de las parroquias con mayor cantidad de casos de COVID-19 en Caracas, es importante que las misas se hagan al aire libre para mantener los protocolos. Por ejemplo, el templo de la parroquia San Alberto Hurtado (ubicado en la parte alta de La Vega) es pequeño, por tanto los sacerdotes llevarán a cabo las misas en algunas de sus cinco infraestructuras educativas.

“Es una oportunidad importante. En esta situación, las personas demandan el acompañamiento espiritual, recibir sus sacramentos. Al no tener esos espacios, la situación se hace más cuesta arriba”, dijo el sacerdote jesuita Alfredo Infante.

Hasta ahora tiene planificado utilizar los espacios abiertos del templo principal, el Colegio Andy Aparicio y la Escuela Canaima, así como pedir a las personas que usen su tapabocas y mantengan el distanciamiento.

En la iglesia Nuestra Señora de la Luz, ubicada en la parroquia Coche, las misas se harán en el estacionamiento. El padre Gregori Lobo explicó que la parroquia tiene capacidad para albergar a 20 personas, por esa razón la comunidad está buscando un equipo de sonido para hacer las celebraciones en los alrededores.

El próximo 1 de noviembre, día de todos los santos, tienen pensado hacer entre cuatro y cinco misas para evitar la concentración de personas. Hace un año, hicieron dos. Le pedirán a las personas usar mascarillas y no abrazarse. “La gente está muy motivada porque está paralizada la catequesis, la vida de la iglesia son las personas que visitan y que hacen vida comunitaria”.