La última semana de diciembre han explotado granadas y no fuegos artificiales

LA HUMANIDAD · 29 DICIEMBRE, 2015 15:30

Ver más de

Irving Briceno Perez


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La última semana de 2015 suma dos ataques con granadas para alcanzar al menos 34 eventos con artefactos explosivos registrados por la prensa. La ONG Transparencia Venezuela contabilizó, en un informe que data de octubre de este año, al menos 60 ataques explosivos donde los principales objetivos son las sedes y comisiones policiales.

Los más recientes ataques fueron el de este 27 de diciembre, cuando en horas de la noche, sujetos lanzaron una granada a la carpa de la Guardia Nacional ubicada en la Plaza Concordia, en pleno centro de Caracas. Allí falleció una infante en edad lactante y un sargento de la Guardia Nacional Bolivariana, otros seis sargentos resultaron heridos.

El otro suceso fue el 28 de diciembre en un motín iniciado por los reclusos de la cárcel 26 de julio, anexa a la Penitenciaría General de Venezuela (PGV) en San Juan de los Morros, estado Guárico. Tres personas fallecieron producto de la explosión. Una de las víctimas trabajaba en el área de administración de la prisión. Se reportó que hubo 30 heridos, entre ellos, el preso político Vasco Da Costa.

Incremento de la violencia

Las proyecciones del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) indican que 90 de  cada 100.000 habitantes mueren en Venezuela, lo que convierte al país en uno de los más violentos del mundo. El informe dedicado a la seguridad señaló que el año culminara con una cifra estimada de 27.875 muertes violentas.

Los factores que inciden en el incremento de la violencia, de acuerdo con la ONG, es una mayor presencia del delito organizado. Si bien la organización del crimen puede, en un momento dado, hacer disminuir la violencia para favorecer sus negocios, ése no es el caso de Venezuela, donde las mafias y bandas criminales han seguido utilizando la violencia como herramienta para sustentar el incremento del control territorial y las actividades del tráfico de drogas, secuestro y extorsión de comerciantes y empresarios.

El informe de la OVV explicó que se ha observado un mayor deterioro de los cuerpos de seguridad del Estado. Los funcionarios continúan siendo víctimas de la violencia, cada semana mueren varios policías, sea en cumplimiento de sus funciones o como víctimas privadas,  y a pesar del sacrificio de muchos policías honestos, los funcionarios no sienten que cuentan con el apoyo de sus superiores o de la sociedad, y perciben que el futuro de sus ascensos y promociones están cada vez más politizados y dependen menos de su desempeño profesional. Estos factores, aunado al importante deterioro salarial que vive la sociedad, ha llevado a la renuncia o la pasividad de muchos funcionarios.

2014: El año que puso de moda el uso de granadas

 granadas

Fuentes policiales explican que en esta “cultura” de armas, tan común en Venezuela, el uso de granadas se incrementó desde finales de 2014. Pero no se atreven a hablar de porcentajes: “Las bandas han estado fuertemente armadas desde siempre, pero es una locura lo que estamos viendo con las granadas este año, todos los ataques a las sedes policiales. Es algo que evidententeme se le escapó de las manos al Gobierno, en un descuido o adrede. Uno ya no sabe ni qué pensar”, dice un funcionario que prefiere no revelar su identidad.

No solo son armas cortas o fusiles de guerra. Las granadas se han vuelto populares y no solo las usan para delinquir, sino que las muestran para que todos sepan que ellos tienen esos artefactos en su poder, que así son poderosos y que no hay nadie que los controle”, explica Luis Cedeño, sociólogo, experto en seguridad y director de la ONG Paz Activa.

De acuerdo con un estudio de la Organización de Naciones Unidas, Venezuela es el país con más muertos por granadas en los últimos dos años y el segundo con mayor número de heridos por explosiones de este tipo. El uso de granadas es privativo de la Fuerza Armada Nacional; sin embargo, estas armas de guerras aparecen reseñadas a menudo en los medios como parte de los arsenales de las bandas delictivas.

“El Estado es el único importador de este tipo de artefactos, que son de exclusivo uso militar. La mayoría son almacenados en Cavim y de ahí se distribuyen a los componentes de la Fuerza Armada. Así que de ahí es que salen”, explica el sociólogo. Hizo hincapié en la complicación que representa su rastreo porque después de ser accionadas se destruyen: “Cuando los organismos policiales incautan granadas es porque están sin accionar. Así sí se puede saber exactamente de dónde salieron. Pero el Estado pareciera no estar interesado en investigarlo”, explicó Cedeño el mes de agosto a Efecto Cocuyo.

Vasco Da Costa, preso político herido en el motín

Alfredo Romero, director del Foro Penal Venezolano, informó que el politólogo Vasco Da Costa resultó herido en un brazo y glúteo por perdigones que dispararon efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana durante el motín que se registró en la Penitenciaría 26 de julio, anexo de la PGV.

Romero señaló en su cuenta de Twitter que Da Costa se encuentra en el área médica y su situación es “estable”; no obstante, hizo la salvedad que no han podido verificar la información.

Vasco Da Costa fue detenido el pasado 24 de julio de 2014 por el delito de flagrante terrorismo, el cual tiene una condena de casi 27 años de cárcel. En el mes de septiembre fue sobreseído de ese delinto; sin embargo actualmente es acusado por los delitos de asociación para delinquir, agavillamiento e instigación a la violencia.

Desde el 15 de octubre de 2014 no hay audiencia del caso que reposa en el Ministerio Público del estado Mirando bajo el expediente 1C5712 con fecha de apertura de 23 de julio de 2014.