La crisis eléctrica desconecta a los venezolanos

LA HUMANIDAD · 9 ABRIL, 2019 15:49

Ver más de

Isaac González Mendoza | @Sasamendoz


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Ya Nubey Salazar no puede hablar con tanta frecuencia con su hija en el extranjero. Desde que comenzaron los megaapagones, el 7 de marzo, las fallas en los datos móviles le han impedido llamarla por medio del servicio de WhatsApp, incluso ahora que la energía funciona en medio de un racionamiento que -denuncia- tampoco se cumple.

“Las líneas no están buenas, en especial las de Movilnet y Movistar. La mía, que es Digitel, funciona con intermitencia. Además, el Internet está caótico”, señala la ciudadana que reside en Valle de La Pascua, en el estado Guárico.

No poder hacer llamadas ni enviar mensajes de texto han cambiado su rutina. Trabaja en una iglesia y, si tiene que cumplir con alguna diligencia, se le dificulta comunicarse con los demás miembros. “Estar sin comunicación es lo peor para nosotros. Casi no estoy comunicándome con mi hija porque las líneas están malas y los celulares se descargan mucho”, lamenta.

Lorena González, de San Antonio del Táchira, no tenía electricidad a la 1:00 pm de este martes 9 de abril. Cuenta que a esa hora tampoco había conectividad de ninguna de las tres líneas del país, pero ella podía comunicarse gracias a que encendió su wifi con una planta eléctrica. “Ayer tampoco hubo señal. Esta mañana hubo un poco de 8:00 am a 10:00 am, pero solo de Movistar”, explica.

Desde el estado Mérida, Rosa Monagas ha logrado comunicarse solo por mensajería de texto, en especial cuando no hay energía eléctrica. Los datos son intermitentes y, si logra hacer una llamada, esta se corta porque pierde la señal. “Ha sido pésimo. Cuando estamos sin luz no tengo datos Movistar, pero sí de Digitel”, detalla.

Vanessa Leonett, del estado Monagas, señala que durante los primeros apagones se quedó totalmente incomunicada. En la actualidad, si se va la luz, la señal funciona con regularidad. “Internet ABA falla, pero no se va en su totalidad, al menos en mi zona. Hay ocasiones en las que he durado una o dos horas sin Internet”, agrega.

Para Luisángela Delgado, de Ciudad Guayana, el servicio telefónico está “fatal”: se ha quedado sin señal de Movistar por más de ocho horas. “Sin señal no nos sentimos completos. Sin efectivo, todo se maneja con pago móvil y transferencia y estas fallas imposibilitan aún más comprar artículos de la cesta básica”.

Agrega que tampoco puede saber qué pasa en los otros estados. Y sus familiares que están en el extranjero se desesperan porque no pueden comunicarse con ella.

Richard Galviz, venezolano que vive en Argentina, no ha podido conversar desde hace 15 días con su familia que reside en Cordero, en Táchira. “Casi no puedo comunicarme a los fijos ni a los móviles, los llamaba por el plan de Skype”, señaló.

En Caracas han fallado esta semana principalmente Movilnet y Digitel. Se dificulta hacer llamadas o enviar mensajes de texto o por WhatsApp. El servicio de ABA de Cantv también falla.

Lorena Gil, residente de El Valle, no ha podido conectarse a Internet desde que comenzaron los apagones. Cuenta que cuando llamó a la compañía le dijeron que había una “falla generalizada” en su zona. Sobre Movilnet, afirma: “Me cuesta comunicarme, no salen las llamadas ni los mensajes. A veces no caen los datos“.

Más intermitencia

En San Antonio del Táchira los puntos de venta sirven con intermitencia, señala Lorena González, quien detalla que los comercios que abren, si no hay luz, lo hacen solo porque cuentan con la planta eléctrica; pues la gente no suele tener efectivo por las dificultades para conseguirlo. “Abren más que todo negocios de tintes de cabello porque no necesitan energía para sus productos”.

Andrea Colmenares, del estado Zulia, dice que hay pocas tiendas abiertas o que cuentan con punto de venta. “Las personas dejan sus cédulas y tarjetas como garantía de pago porque no pasan. La conexión no lo permite. Vivimos de ahorros: bolívares en efectivo guardados o dólares”, añade.

“Los puntos de venta están muy lentos”, expresa Nubey Salazar, y agrega que una opción son los aparatos inalámbricos, pero de igual manera sirven con lentitud.

Sobre Maturín, Leonett dice: “Una buena parte de los comercios tiene planta eléctrica, sobre todo los chinos. Pero cuando trabajan con planta, los puntos se ponen lentos”.

En el Mercado Guaicaipuro, en Caracas, los puntos de venta funcionaron con intermitencia este fin de semana, dijeron comerciantes a Efecto Cocuyo. “Sirvieron con cierta irregularidad. Hoy están funcionando normal”, dice Luis Graterol, encargado de un negocio que ofrece empanadas.

“Hubo un pequeño bajón de luz el fin de semana. Pero no afectó. Seguimos laborando igual. La semana pasada sí tuvimos problemas. Primera vez en la historia que trabajamos solo dos días cuando lo usual es que trabajemos seis. Afectó a muchos”, agrega José Ramírez, a quien también se le puede cancelar con PagoMóvil o por transferencia.

Jhonny Benavides, encargado de una carnicería, explica que en los primeros días después del apagón el punto se caía o no recibía pagos por Banco de Venezuela o Banco del Tesoro. “A mitad de semana se normalizó”.

Fotos: Mairet Chourio

Lea también:

80% del país sigue sin conexión a Internet, reporta Netblocks este #10Mar