Iglesia inicia la causa de beatificación de familia fundadora de Fe y Alegría - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 6 MARZO, 2020 16:52

Iglesia inicia la causa de beatificación de familia fundadora de Fe y Alegría

Texto por Efecto Cocuyo Fotos por Mairet Chourio

Ver más de

Efecto Cocuyo

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El padre jesuita Joseba Lazcano anunció que la Iglesia iniciará el camino hacia la beatificación de Abraham Reyes y Patricia García, fundadores de la red de escuelas de Fe y Alegría.

La decisión fue aprobada por la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) durante su asamblea en enero pasado. El padre Lazcano expresó que la votación en la CEV se hizo de manera unánime y con mucha alegría de que la Iglesia haya tenido esta iniciativa.

“Para Fe y Alegría son muy conocidos por la generosidad con la que regalaron su casa. Para ese momento llevaban ocho años de trabajar con sus manos la casa de dos pisos”, explicó Lazcana, durante la rueda de prensa que se realizó este viernes, 6 de marzo, por el 65 aniversario de la red educativa.

Según el administrador apostólico de la Arquidiócesis de Caracas, cardenal Baltazar Porras, los Reyes son “el ejemplo de la fe sencilla que fue también creciendo en ellos.”

Durante la misa de celebración de los 65 años de Fe y Alegría, Porras comentó que conoció y compartió con Abraham Reyes y fue testigo de “cómo se llenaba su espíritu y fue creciendo en su fe, su esperanza, la multiplicación de lo que un hombre sencillo y humilde, nos da el ejemplo de lo que cada uno como bautizado tenemos que hacer.”

En la liturgia estuvieron presentes los hijos, nietos y bisnietos de Abraham y Patricia.

¿Quiénes eran?

La familia Reyes  García fue  fundadora de la primera escuela de Fe y Alegría. Abraham Reyes nació en las montañas de Churuguara, en el estado Falcón, en 1917, mientras que Patricia García nació en Barlovento, en Miranda, en 1924. Se casaron en Catia, Caracas, donde tuvieron trece hijos y atendieron a otros seis de crianza.

Empezaron a vivir en el Barrio 18 de Octubre, encima de lo que hoy es el túnel de La Planicie. Abraham trabajaba de noche en el aseo urbano y en el día trabajaba en la construcción de su casa.

Cuando tenían seis hijos y Patricia estaba esperando ya al séptimo, entregaron su casa al sacerdote José María Vélaz para hacer posible el nacimiento de Fe y Alegría. El padre Vélaz empezó a dar clases junto con estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello. Hoy Fe y Alegría tiene 179 escuelas en espacios rurales de Venezuela y está presente en 20 países más.

El padre Lazcano expresó que la historia de la familia es un ejemplo de “la santidad de nuestro pueblo”. Explicó que, además de ser fundadores del proyecto educativo, Abraham Reyes tenía “calidad de vida espiritual”.

“Desde niño, con muy poco catecismo pero vivió una experiencia muy personal con Dios y con la Virgen, y descubrió que la verdadera manera de ser felices es colaborando las cosas de Dios y ayudando al que necesita”, dijo.

Además dijo que Fe y Alegría es un movimiento “fundamentalmente femenino” que inicia con Patricia García.

“No es comprensible Fe y Alegría sin el aporte de la mujer sencilla oculta que hace posible el nacimiento de la red”, agregó.

El padre jesuita concluyó que era un mensaje de esperanza que la experiencia de la familia Reyes García se haya posicionado “en estos momentos difíciles en los que celebramos nuestros 65 años”

¿Qué falta?

Para elevar a los Reyes a los altares el proceso de canonización consta de cuatro etapas. Ahora están en el primer paso, en el que el obispo y el postulador de la causa piden iniciar el proceso de postulación y envían un informe a la Santa Sede de la vida del cristiano. Si la iglesia emite un decreto “Nihil Obstat” el cristiano es declarado Siervo de Dios.

En la segunda etapa, un tribunal, designado por el obispo, recibe los testimonios de las personas que conocieron al Siervo de Dios. Una comisión de censores, señalados también por el obispo, analiza la ortodoxia de los escritos del Siervo de Dios. El relator de la causa nombrado por la Congregación para las Causas de los Santos, elabora el documento denominado “Positio”, que es discutido por una comisión de teólogos. Si la Congregación para las Causas de los Santos aprueba la “Positio” el papa dicta el Decreto de Heroicidad de Virtudes. El que era Siervo de Dios pasa a ser considerado Venerable.

Para ser beato, que es la etapa que atraviesa el doctor José Gregorio Hernández la congregación debe probar que el venerable ha realizado un milagro.

Por último, para canonizar al Beato, se debe probar un segundo milagro con el mismo procedimiento del primero.