Ideas claras, reflexión y documentación: claves para combatir el ciberacoso en redes sociales - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 18 FEBRERO, 2020 20:44

Ideas claras, reflexión y documentación: claves para combatir el ciberacoso en redes sociales

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

22
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Hay maneras de abordar la “masa enardecida”. Expertos en comunicación y derechos humanos, consultados por Efecto Cocuyo, compartieron claves sobre cómo contener y combatir una situación de ciberacoso en las redes sociales, como  el ocurrido el pasado 17 de febrero, cuando un post de la biológa Diana Liz Duque en referencia a las guacamayas del entrenador Richard Linares enardeció a los seguidores de la figura pública.

A través de su cuenta de Instagram, cerrada después del incidente, la bióloga expuso la presunta tenencia irregular de especímenes de fauna silvestre por parte de Linares: un par de guacamayas.

La denuncia hizo que los fans de Linares y otras figuras públicas (entre ellos la comediante Vanesa Senior) respondieran con insultos, amenazas y mensajes misóginos. Ante esta situación, Duque documentó la reacción de las redes. La iniciativa la ayudó a sumar apoyos en Twitter y conseguir una reacción menos violenta de parte de Linares.

¿Cómo combatir y contener una situación que genera una respuesta violenta en las plataformas digitales? A continuación las claves para lidiar con la “turba” y salir airoso en el intento.

 Documentación de las agresiones

Un linchamiento digital no se puede evitar, pero sí se puede responder de manera inteligente y sistemática. El activista de derechos humanos y comunicador, Luis Carlos Díaz, explicó que cualquier usuario de las redes (sea una empresa, figura pública o persona con pocos seguidores) está expuesto al ciberacoso en cualquier momento, haya hecho una denuncia o no.

A su juicio, en la mayoría de las ocasiones, las víctimas se paralizan y deciden hacer silencio, ceder, huir “o alguna otra cosa peor”.

“El foco es, más bien, que la gente tenga la fortaleza de aguantar a la masa enardecida y pueda dejar muy claras sus ideas e intenciones; documentar, denunciar y difundir las agresiones y conseguir apoyos a su causa”, detalló Díaz.

Frente a una situación de ciberacoso, es importante guardar la calma y registrar quiénes son los atacantes y cuándo y cómo se dan las agresiones. Pueden guardar links, hacer capturas de pantalla de mensajes por hora y por persona. De esta forma se puede establecer un patrón y ubicar a los responsables; o al menos hacerles ver lo que produce su reacción.

Reflexiona antes de publicar

El director de la ONG Espacio Público, Carlos Correa, comentó que si bien las personas suelen actuar por impulso en el conjunto de las redes sociales, es crucial reflexionar antes de hacer público un mensaje. Especialmente, si tienes una gran cantidad de seguidores.

“A mayor número de seguidores, tienes que tener mayor consciencia de la responsabilidad que implica mandar un mensaje. Tienen que aprender a entender que eso tiene consecuencias”.

Señaló que es importante entender que las redes sociales son espacios con distintas “sensibilidades”, por lo tanto las personas están expuestas al escrutinio público. Ante una situación de acoso, recomendó no caer en las descalificaciones personales y no dejarse llevar por el impulso. De lo contrario es posible que la conflictividad escale.

Preparar a los allegados y construir comunidad

Díaz recomendó no pasar por alto la seguridad de las cuentas. En situaciones de ciberacoso es importante reforzar contraseñas y distribuir la información sensible en caso de que la pelea en las redes sociales pase a la realidad.

“Toca preparar a la gente cercana y de confianza en caso de que venga una oleada de ataques mayor. Estoy hablando de ataques de reputación que incluyan fotos o informaciones viejas, falsedades y demás. La gente fanatizada y las campañas de este tipo resultan ser capaces de cualquier cosa”, indicó Díaz.

No hay forma de evitar ser víctima de un linchamiento digital, pero sí es posible “decir las cosas bien y mantener tu punto”. La clave del éxito de la biológa en la disputa digital fue que manejó una premisa clara y fundamentada.

Conversar

Correa comentó que en algunas ocasiones es importante contactar a las personas aludidas antes de que la conversación trascienda a lo público.

“A veces es importante contactar a las personas para que tengan su derecho a réplica. A veces hay que usar otros mecanismos. En algunas ocasiones usamos las redes porque todo tiende a hacer público”, señaló el activista.

Debates que no causen daño

Díaz explicó que una manera de tener debates más fructíferos en las redes  es crear y mantener comunidades digitales, de manera que se generen espacios seguros de intercambio.

“Para algunas personas es entretenimiento, agredir los hace felices, salen a Internet como quien sale a la calle a buscar pelea y es muy fácil y cómodo ganarlas a distancia y como una ciberturba. Es satisfactorio en su propia lógica de reforzar que tienen la razón. Así que con eso lidiamos, todos los días, sólo toca comprender esas lógicas digitales de autonomía de los grupos, descentralización y capacidad organizativa para saber cuándo se usa para el bien y cuándo para hacer daño”, concluyó Díaz.

Las personas con pocos seguidores tienen una responsabilidad importante en la generación de un ambiente de construcción de ideas en las redes. Correa dijo que las redes tienen un gran potencial para producir debates, pero para lograr eso, los usuarios deben aprender a debatir.

“Hay gente que dice que a veces las redes son como las pintadas en el baño y ahí hay un componente de anonimato que a veces contribuye a que la gente sea más irresponsable. Hay que aprender a manejarse y que la gente sea más responsable”.