«Hay poblaciones que van a desaparecer», expertos señalan las consecuencias del cambio climático en Venezuela

LA HUMANIDAD · 8 MAYO, 2022 15:29

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara


¿Cómo valoras esta información?

9
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Venezuela es cada vez más vulnerable al cambio climático. Si el problema no se vuelve parte de la agenda pública estatal, las consecuencias no solo se traducirían en inundaciones y sequías, sino en la desaparición de comunidades enteras, alertan expertos.

Representantes de organizaciones defensoras de los derechos ambientales explicaron a Efecto Cocuyo cuáles serán los efectos próximos del aumento de la temperatura y el nivel del mar en el país.

«Toda la región norte-costera del país se va a ver afectada. Las zonas más vulnerables son las del sur del Lago de Maracaibo, donde los habitantes van a tener que desplazarse por la desaparición de sus poblados. Algunas islas probablemente no sobrevivan. Hay previsiones que se han realizado desde la Academia de Ciencias y el Panel Intergubernamental sobre ello», indicó Karina Estraño, fundadora del movimiento Todos por el Futuro y miembro de Fridays For Future, creado en 2018 por Greta Thunberg.

El año pasado, el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) publicó el informe ‘Climate Change 2021: the Physical Science Basis’ (Cambio climático 2021: Bases físicas) donde notificó que el acelerado crecimiento del nivel del mar impactará directamente a sistemas humanos. Sobre ello, la organización estadounidense Climate Central insistió que varios lugares de América Latina quedarían bajo el agua en 2100. Es decir, en unos 78 años. 

«Toda la zona costera resultará afectada. Cuando hablamos de toda la costa venezolana, estamos hablando de que allí vive el 60 % de la población de este país», expresó Antonio De Lisio, investigador, exdirector del Centro de Estudios Integrales del Ambiente de la UCV y miembro coordinador de la Alianza para la Acción Climática de Venezuela, que reúne a 19 organizaciones de la sociedad civil desde 2021

El efecto en las lluvias

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas (ONU) el cambio climático ya es una emergencia mundial. Se define como «los cambios a largo plazo de las temperaturas y los patrones climáticos» acelerados por la actividad humana, que afectaran a la tierra de forma, básicamente, catastrófica.

En Venezuela, se han pronosticado inestabilidad y eventos meteorológicos extremos (como la lluvia). Las fuertes precipitaciones de abril de 2022 dejaron al menos nueve regiones venezolanas perjudicadas. En el occidente se reportaron al menos 840 familias damnificadas y centenares de hectáreas inundadas. Frente a ello, el mandatario Nicolás Maduro apuntó que el fenómeno de La Niña y el cambio climático, es lo que ha causado estragos.

Sus palabras han sido criticadas por diferentes organismos y asociaciones, especialmente del sector agropecuario, quienes acusan al Estado de no realizar trabajos de mantenimientos en las zonas rurales y de no contar con un plan de prevención adecuado. 

«No es posible relacionar unas lluvias puntuales con el cambio climático porque es impreciso. Sin embargo, hay que tener en cuenta que este exacerba los fenómenos climáticos. Si bien es cierto que El Niño o La Niña son hasta cierto punto independientes con el tiempo se están haciendo cada vez más frecuentes y eso sí es un efecto del cambio climático», aclaró Estraño. 

Grupo de expertos sobre el Cambio Climático: De aquí a 2030 podemos reducir emisión de gases a la mitad

De Lisio expresó que las lluvias y las sequías se volverán más largas y señaló que Venezuela no está preparada para afrontar las consecuencias derivadas de ellos. En los próximos 10 años, dijo, se verán derrumbes y deslaves con mayor regularidad. 

«Nosotros tenemos fenómenos como El Niño o La Niña. Antes ocurrían cada seis años, ahora ocurren cada tres. Entonces vamos a tener alternancia de años de sequía y años húmedos mucho más frecuentes», comentó. 

Pronósticos oscuros

La Universidad Católica Andrés Bello Extensión Guayana (Ucab Guayana) y la Alianza para la Acción Climática de Venezuela alertaron, en febrero de 2022, que el aumento del nivel del mar, la inestabilidad y los eventos meteorológicos extremos engloban una serie de consecuencias que devastarían a distintos estados del territorio nacional. A saber:

🚩 Mayor frecuencia de huracanes, sequías e inundaciones.

🚩 Varias especies terminarían muertas por las altas temperaturas. 

🚩 Se perderían grandes cantidades de agua potable,

🚩 El suministro de energía colapsaría, debido a que depende en mayor parte de centrales hidroeléctricas. 

🚩 En las zonas más bajas y cálidas se desatarían vectores de enfermedades endémicas. 

Joaquín Benítez, director de Sustentabilidad y Ambiente de la Ucab, destacó que en Venezuela hay una pérdida importante de la capacidad de registros climáticos y que en un futuro todos los ciclos agropecuarios se verán perjudicados, lo que influye directamente en la seguridad alimentaria, de forma negativa.

Él último glaciar

Cuando José Fellucini subió al pico Humboldt, en el estado Mérida, en marzo de 2020, tras 20 horas de caminata, creyó que era majestuoso. Sin embargo, el guía que lo acompañó narró que, años atrás, el sitio era en realidad sublime y lo que quedaba era el resultado de un acelerado deshielo. 

«Yo nunca había visto lo que era el glaciar. El guía nos explicó que es nuestro último glaciar y me pareció impresionante. Nos comentó que antes era extenso y para poder hacer cumbre a juro tenías que ir con un equipo de cuerdas para pasar sobre el hielo porque era totalmente peligroso. Cuando yo subí no hubo necesidad de usar cuerda», contó Fellucini a Efecto Cocuyo

El pico en cuestión queda ubicado en la Sierra Nevada merideña, en los Andes de Venezuela y es el segundo más alto del país, con unos 4.940 metros sobre el nivel del mar. En la cumbre del sitio está el glaciar La Corona, considerado el último de la nación. De 2020 a 2022 la capa de hielo se ha reducido más, entristeciendo a los habitantes de la entidad. 

«El efecto más llamativo del cambio climático que se ha ido registrando aquí es la pérdida de glaciares en Los Andes y el único que queda es probable que desaparezca en poco tiempo. Esos son resultados que se están comprobando y no pueden ser ignorados», dijo Benítez. 

De acuerdo con científicos y organizaciones venezolanas, La Corona se derretirá en los próximos años. En diciembre de 2020, el Instituto de Investigaciones Ambientales y Ecológicas de la Universidad de Los Andes, con el patrocinio de National Geographic Society, afirmó en un documental que Venezuela será el primer país del mundo en perder todos sus glaciares. 

Cambio climático en la agenda pública

Para Joaquín Benítez es necesario que se atajen las problemáticas relacionadas al cambio climático de forma inmediata. De hecho, recordó que universidades como la Ucab están intentando apostar por un desarrollo más sostenible. En enero de 2022, esta alcanzó el segundo puesto a nivel nacional de los campus más ecoamigables en el UI Green Metric World University Rankings. 

Otra casa de estudios centrada en la sustentabilidad ambiental es la Universidad Metropolitana, que lidera la lista en el país. No obstante, Benítez agregó que hace falta más que el esfuerzo del sector académico y la sociedad civil para lograr un cambio. 

«Necesitamos que exista una institucionalidad organizada, con mayor claridad e interés. La institucionalidad ambiental del país está muy debilitada y erosionada. Hay políticas públicas que no consideran estos temas, los vulneran y hacen que la crisis ambiental empeore», expresó Benítez. 

En Venezuela, se realizó el Primer Congreso Nacional de Investigadores e Investigadoras sobre el Cambio Climático, el pasado 6 de mayo. Allí, el mandatario Nicolás Maduro aprobó creación de un Fondo Nacional Rotatorio de 10 millones de bolívares digitales para atender la crisis climática.

«No entiendo como hacen esto, pero a la vez el gobierno afirma que el Arco Minero del Orinoco no es un problema para el cambio climático. Parece que no están entendiendo o les falta educación sobre el tema», apuntó Antonio De Lisio. 

La permanencia de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco (una peligrosa área de explotación irregular en el sur venezolano), los continuos derrames de petróleo en las costas y la tala indiscriminada, que ocurren bajo la mirada indiferente del gobierno oficialista, hace que los especialistas se cuestionen cuán comprometido está en realidad el Estado venezolano para evitar futuras tragedias ambientales.