Gobernadora Carmen Meléndez abandona procesión de la Divina Pastora bajo lluvia de naranjas y mandarinas - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 14 ENERO, 2019 13:43

Gobernadora Carmen Meléndez abandona procesión de la Divina Pastora bajo lluvia de naranjas y mandarinas

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Repudio a la autoridad regional. Feligreses que acudieron a la procesión de la Divina Pastora en Barquisimeto, estado Lara, sacaron de la peregrinación a la gobernadora Carmen Meléndez, contra quien lanzaron mandarinas, naranjas y potes de agua vacíos. El altercado se produjo mientras la mandataria regional transitaba por la avenida Lara con Leones.

Poco después del mediodía este lunes, 14 de enero, a través de las redes sociales se difundió un video en el que se veía cómo la multitud abucheaba a Meléndez mientras un círculo de personas trataba de resguardarla, incluyendo funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Algunos de quienes la acompañaban, incluso, trataban de atajar en el aire las frutas que le arrojaban a la Gobernadora.

El altercado se produjo durante la procesión Nº 163 de la Divina Pastora que culminará con una misa en la Catedral de Barquisimeto. En un segundo video, difundido por el diario El Impulso, se observa cómo los ciudadanos al caminar junto a una tarima de la Gobernación de Lara coreaban: “Y va a caer, y va a caer, este Gobierno va a caer”.

Más temprano Meléndez, a través de su cuenta en Twitter @gestionperfecta, había compartido fotos de la procesión y celebró que miles de feligreses colmaran las calles de Barquisimeto en el recorrido de más de 7 kilómetros. Aseguraba que, desde la Gobernación, habían realizado un despliegue logístico “para garantizar la atención de nuestro pueblo”.

Reacciones similares

En la celebración del año pasado de la Divina Pastora se registró una situación similar cuando los asistentes también lanzaron frutas para rechazar la presencia de militares en la tarima ubicada en la avenida Morán, dispuesta para las autoridades castrenses. Los efectivos se vieron obligados a bajar y ire de la procesión ante los gritos de “fuera, fuera”. También les lanzaron mandarinas y naranjas, suminstradas por la Gobernación para que los feligreses se hidraten.