Funcionarios públicos protestan en su día por bajos salarios - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 4 SEPTIEMBRE, 2019 13:15

Funcionarios públicos protestan en su día por bajos salarios

Texto por Isabella Reimí │@isabellareimi Fotos por Iván Reyes

Ver más de

Isabella Reimí │@isabellareimi

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Este 4 de septiembre, día del trabajador público, los sindicatos se unieron para reclamar sus derechos salariales en dieciocho estados del país.

Carmelo Sánchez, trabajador del Instituto Nacional de Capacitación y Especialización Socialista (Inces) fue vocero ante la prensa, reclamando “el peor momento para el trabajador público”.

“Nunca habíamos tenido una situación tan precaria”, dijo.

Los empleados públicos le exigieron Nicolás Maduro la derogación del instructivo “que está matando de hambre a la clase trabajadora”. Se trata del documento que eliminó los tabuladores salariales, con los cuales se calculaba el sueldo del trabajador de acuerdo a los contratos de cada oficio, y lo suplantó por un salario único.  

“Ese instructivo viola los derechos y tratados internacionales y los principios constitucionales”, denunció.

También reclamaron que el instructivo modifica la cláusula en el contrato de los trabajadores, que establecía el valor de bonos como, por ejemplo, las becas estudiantiles para los hijos de trabajadores.

De forma unilateral y el Gobierno decidió asignar para cada uno de esos conceptos el monto de dos mil bolívares, equivalente a “un cuarto de empanadas”.

Otros de los derechos que exigieron fue que se retomen los servicios que prestaban los transportes de las instituciones y los comedores para los trabajadores, y que hoy están fuera de funcionamiento o preparando comidas con bajo contenido proteico.

Ante el rumor de un posible aumento salarial de 150 mil bolívares, los sindicalistas manifiestan su rechazo en vista de que es “totalmente insuficiente” y “ni siquiera alcanza para pagar los pasajes”, contestó Sánchez.

Para Sánchez, la lucha de los trabajadores públicos es una lucha de todos los trabajadores del país, puesto que, según considera, muchos empleadores públicos han adoptado el instructivo del Gobierno.

“Y si nos vamos, ¿quién educará a tus chamos?”

El sindicato de docentes se hizo presente con sus consignas en la protesta también para reclamar el bajo salario y las malas condiciones de vida.

La profesora Lourdes Villarroel tiene catorce años como docente, una maestría y espera un título de doctorado. Gana 58 mil bolívares quincenalmente, mientras que un cartón de huevos cuesta 78 mil, en promedio.

Según ella, el único docente millonario en Venezuela es el Ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz. A él exige su renuncia y lo denuncia de ser el responsable que se hayan eliminado a los docentes la atención en salud, que antes obtenían en el Ipasme y que siguen pagando con los impuestos sobre su sueldo.

Abigail es profesora joven, de 27 años. Para ella, mientras que en Gobiernos previos al chavismo se ofrecía un sueldo digno para los docentes, ahora son mínimas las posibilidades de una profesora joven para hacer vida en el país. Abigail gana quincenalmente 50 mil bolívares dando clases de física y matemática.

“Si nos vamos a la realidad ¿cuánto cuesta un kilo de queso? ¿cuánto cuesta un cartón de huevos? Si tú compras comida ¿cómo pagas pasaje?”

Para poder abastecer a su familia de tres, Abigail ayuda a su esposo con otro tipo de trabajos. Vende dulces en la calle, da clases particulares, cuida a niños o personas de tercera edad.

Su hija de tres años se inserta en el primer año de escolaridad, y todavía no ha podido comprarle una lista de útiles escolares. A penas, un cuaderno pequeño.

En el colegio donde inscribió a su hija le comentaron que les están prohibiendo pedir una lista escolar porque, según el Ministerio de Educación, ellos dotarán de útiles las escuelas.

Como docente, Abigail dice que el problema es que estos útiles llegan a mediados del año escolar, en febrero o marzo, según su experiencia en otros períodos.  

«¿Han hablado con la vicepresidencia?»

Nuevamente, el despacho de la Vicepresidencia de la República envió una representación para hablar con los voceros sindicales, como lo hicieron en la agitación previa. Esta vez, sin ninguna información, uno de los dos delegados enviados preguntó: “¿han hablado con vicepresidencia”

“Hemos ido varias veces a la vicepresidencia, para llevarles tres comunicados”, respondió Carmelo Sánchez.

De manera exclusiva, Sánchez le comentó a Efecto Cocuyo que el diálogo con la representación era “una burla para los trabajadores”.

“No conocen de lo que estamos reclamando, ni ellos saben de lo que están hablando. Pero en algún momento tendrán que atendernos, porque vamos a seguir en las calles”, aseguró.

Los sindicalistas anunciaron una siguiente protesta para el 16 de septiembre.

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: