"Eso fue horrible", con bombas y perdigones atacaron a vecinos de Bello Monte y Chacaíto - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 9 ABRIL, 2017 18:48

“Eso fue horrible”, con bombas y perdigones atacaron a vecinos de Bello Monte y Chacaíto

Texto por Mariel Lozada | @marielozadab

Ver más de

Mariel Lozada | @marielozadab

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las calles de Bello Monte cuentan las historias de represión de la que han sido testigos estos últimos días. Trozos de vidrio, cenizas, piedras y restos de bombas lacrimógenas “adornan” el lugar.

“Esto fue horrible. Eso es todo lo que te puedo decir”, dijo una de las vecinas del lugar, que prefirió resguardar su identidad. Este domingo, ataviada con una bandera de Venezuela y una gorra tricolor, relató cómo, durante el sábado 8 de abril, los ruidos cotidianos de su urbanización fueron sustituidos por detonaciones y disparos de perdigones dirigidos a los edificios sin mediar palabra.

Algunos de los manifestantes de la protesta del sábado llegaron a la zona residencial, donde fueron atacados con bombas lacrimógenas que terminaron por afectar a todos los residentes. Entre las 3 de la tarde y las 8 de la noche los vecinos de la zona sobrevivieron aguantando.

En Bello Monte quedan las oficinas del gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski. En sus afueras, los manifestantes también sufrieron la represión. De acuerdo a lo que contó un testigo, la Policía Nacional Bolivariana, desde el otro lado del río Guaire -autopista Francisco Fajardo-, lanzaba bombas y perdigonazos a quienes protestaban por la destitución de los magistrados y la realización de elecciones este año.

Varios de ellos desfallecieron ante el humo de las bombas y tuvieron que ser auxiliados por paramédicos. El río también sufrió: el cauce está quemado. Una de las bombas entró al edificio donde están las oficinas de Capriles ocasionando un incendio, que, aunque no provocó ningún herido, terminó con todos los habitantes de ese edificio y del que está atrás desalojados.

Cuando los policías hacían acto de presencia, empezaban los cacerolazos que retumbaban en toda la zona o los manifestantes lanzaban piedras. Pero esto solo sucedió los primeros minutos. Cuando empezaron los disparos a los edificios, la gente ni siquiera se atrevía a asomarse.

Aunque la pelea fue larga, en Bello Monte los funcionarios no intentaron ingresar a las residencias -al menos según los testimonios de los entrevistados por Efecto Cocuyo-, como sí pasó en Chacaíto.

photo_2017-04-09_17-00-39

El portón de la residencia Sans Souci ya no cierra bien después de los intentos de forzarlo

Sans Souci, el conjunto residencial de 12 edificios ubicado al comienzo de la Avenida Francisco Solano, sirvió de refugio a los manifestantes que intentaban evitar ser detenidos por los uniformados, pero le costó caro: los funcionarios (y colectivos, según denunciaron los vecinos), rompieron un portón de entrada. La cadena está suelta y ya no cierra bien.

Paralelo al intento de entrar forzosamente seguía el ataque con lacrimógenas. Una de las vecinas entrevistadas vive en el piso 12 de una de las torres centrales, y recuerda cómo el humo era tan fuerte que llegó hasta su casa. Su hija, de cuatro años, sufrió con los gases. No podía respirar bien.

Los vigilantes se negaron a dar información, pero lo que alcanzaron a decir fue “¿no lo sientes? todavía huele a bomba aquí”.