Emigrar sin los hijos, conozca las implicaciones de la separación #Diáspora - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 19 FEBRERO, 2018 11:00

Emigrar sin los hijos, conozca las implicaciones de la separación #Diáspora

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Emigrar es duro, en especial dejar a seres queridos. Quienes se quedan también sufren un “duelo“, especialmente difícil si se trata de niñas, niños o adolescentes que se apartan de uno o ambos padres por un tiempo, a veces incierto, mientras estos se van al extranjero, se estabilizan y concretan un plan para reencontrarse.

El Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap), calificó este fenómeno como “Niñez dejada atrás“, ya que no son ellos los que migran sino sus familias, quedando al cuidado de terceros. La situación, advirtió el psicólogo y psicoanalista de la organización, Abel Saraiba, es delicada porque “hay una vivencia de abandono por parte del niño” de uno o de los dos progenitores.

El especialista explicó que los niños pueden sentir miedo y ansiedad, no solo por la pérdida de ese afecto cercano y por no poder comunicarse como antes, sino por el temor a no volver a ver a los padres y quedarse viviendo en el país con los problemas que atraviesa.

Saraiba indicó que a esto se suma lo que significa para el niño estar bajo el cuidado de otra persona. Señaló que hay riesgos de que los cuidados ofrecidos no sean los que planificaron los padres o que exista mal manejo del dinero que estos envíen para sus hijos. Aún así, bajo el mejor escenario, los chamos y chamas pueden tener sentimientos de estrés, temor o rabia.

Como un termómetro de este fenómeno, el psicólogo de Cecodap afirmó que cada vez este es un motivo mayor de consulta en el servicio de atención psicológica que prestan, donde también identifican a familiares que no están en condiciones para asumir los cuidados y aún así, terminan criando a los niños y jóvenes. Sugiere que el encargado de resguardar a los niños sea honesto sobre sus capacidades y construya una red de apoyo. Con las personas mayores las brechas generacionales pueden generar conflictos.

“Son comprensibles las razones por las que los padres pueden tomar estas decisiones, pero es importante conocer las implicaciones y lo que va a requerir un niño. De no hacerlo, el sufrimiento puede resultar significativo. La separación debe ser lo más breve posible”, opinó.

Cómo manejarlo

Saraiba consideró que puede ser de ayuda para los niños que atraviesan la situación de “Niñez dejada atrás” recibir apoyo psicológico y no descarta que este se prolongue incluso después de haberse reencontrado con sus familiares.

Resaltó que para evitar el deterioro de la relación entre padres e hijos es necesario no crear falsas expectativas sobre las fechas del reencuentro o hacer promesas que no se van a cumplir. Por el contrario se debe fortalecer la confianza. “Hay que trabajar cómo llenar los vacíos y la falta de acompañamiento en momentos claves”, dijo. Las reacciones y necesidades, dependerán de las etapas de desarrollo.

  • Primeros meses y años de vida

Un bebé o niño pequeño necesita de apego, contención y cercanía. Se le deben garantizar esas cosas, transmitir afecto con palabras y acciones, y principalmente ofrecerle seguridad.

  • Edad escolar

En esta etapa es posible que los niños tengan dificultades para expresarse y es deber del adulto a cargo ayudarlo a reconocer cómo se siente. Es probable que en ocasiones prefiera no comunicarse con los padres porque esto “actualiza” el dolor que esta viviendo y no sabe manejar. Pueden experimentar cambios de ánimo e irritabilidad. Es importante ofrecerle información sincera de la situación.

  • Adolescencia

Es necesario que el cuidador temporal será un referente de autoridad para el adolescente, ya que si no, al momento de establecer límites y normas el joven puede desafiarlo. También se debe procurar que exista una afinidad con el adulto, pero que no resulte alguien complaciente.

Si el adolescente está afectado puede bajar su rendimiento académico y que a veces tampoco quieran establecer comunicación con quien se fue. Recomendó que cuando los padres hablen con ellos se preparen para mayores reclamos, ya que ellos están más conscientes de la situación país.

Ilustración: Shari Avendaño – @ShariAvendano.