Descuido de drenajes y cauces ocasionan caos cuando llueve en Caracas

LA HUMANIDAD · 14 AGOSTO, 2021 08:46

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Desbordamiento de quebradas, inundaciones, deslizamientos. En Caracas llueve y reina el caos. Entre las principales causas están las fallas en el sistema de drenajes y el descuido de los cauces, aseguran especialistas.

La red de drenajes de una ciudad suele pasar desapercibida hasta que no funciona bien, opinó la ingeniera hidráulica Yuri Medina.

Explicó a Efecto Cocuyo que los sistemas de drenajes superficiales y la red de sumideros tienen como objetivo “garantizar el desenvolvimiento normal de la ciudad y el libre tránsito para conductores y peatones a pesar de las lluvias”.

Sin embargo, cuando se analizan las anegaciones y grandes lagunas que se han formado en los últimos días de precipitaciones en Caracas, la conclusión de la especialista es que se trata de “un problema de gestión del servicio”. Plantea que este “es insuficiente y está obstruido”.

Pero, “no todo es por problemas de mantenimiento”, advirtió la integrante de la Comisión de Infraestructura de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat. También existen fallas estructurales.

Una de estas puede ser que, al momento de realizar intervenciones viales o urbanísticas, en algunos casos sin mayor control oficial, se obvie algún elemento del sistema: como los sumideros de rejas, brocales o canales.

Otro problema es que estos componentes estén mal diseñados o mal construidos.

Inspeccionar, diagnosticar y accionar

Los componentes del sistema de drenaje se podrían restituir, reubicar o rehabilitar. Para esto es necesario que las autoridades hagan levantamientos y diagnósticos para identificar cuáles son las acciones que corresponde ejecutar en cada caso. “Son indispensables las inspecciones periódicas”, dijo Medina.

El funcionamiento de los sistemas de drenaje también va de la mano con la recolección de desechos en la ciudad, y el manejo que hace la población de la basura.

Entre otras afectaciones, estos sistemas también pueden resultar obstruidos por desechos sólidos y sedimentos, como cuando se practica el lavado del concreto en algunas construcciones.

La experta afirmó que es clave inspeccionar que los procedimientos de bacheo o asfaltado se realicen de manera correcta. Además, que se respete la geometría de las calzadas, calles, brocales y aceras para procurar la adecuada captación y conducción del agua.

Los integrantes del poder público son los encargados de reglamentar y ejecutar las obras de gestión de estos servicios.
A los entes centralizados les corresponde la limpieza e intervención de las vías de alta velocidad, como las autopistas.

Mientras que los gobiernos locales, es decir las alcaldías, tienen competencia en las calles y avenidas de la ciudad.

La ingeniera cuestionó que algunas autoridades priorizan las obras que son más visibles y no destinen parte de su presupuesto al mantenimiento de las estructuras debajo de la superficie.

Sin embargo, también tiene impacto en el mantenimiento de estos sistemas las comunidades organizadas, la ciudadanía, las organizaciones no gubernamentales y los medios de comunicación, en cuanto a mantener una consciencia ambiental que ayude a evitar conductas que colaboren al deterioro de esas estructuras.

Exhortó a la ciudadanía a hacer un manejo correcto de los desechos sólidos y no arrojar basura a las calles. También, destaca que la población no sebe intervenir los elementos porque se puede perjudicar el funcionamiento del sistema de drenajes.

“A veces se construyen rampas de acceso a los estacionamientos de las casas donde se intervienen los brocales y las aceras y eso está afectando el drenaje superficial”, describió.

Quebradas desbordadas

“Todas las quebradas y ríos en Caracas están propensos a crecidas”, aseveró el ingeniero hidrometeorológico, Valdemar Andrade.

Indicó que si bien las lluvias no han sido muy fuertes la falta de limpieza de los cauces y la deforestación de las cuencas ha causado una mayor impermeabilización.

“Entonces, una misma lluvia ahora genera una crecida más violenta que si estuviese (las cuencas) con vegetación con árboles… Ha habido una gran intervención del hombre en las cuencas y está originando esa crecida de más rápida y más violenta”, dijo el profesor jubilado del Departamento de Ingeniería Hidrometeorológica de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Agregó que, producto de los incendios forestales que se registraron en el territorio durante el 2020, “el suelo esté desnudo y la lluvia tiene menos capacidad de infiltrarse. La lluvia cae directo sobre el suelo y el golpe de la lluvia con el suelo la va impermeabilizando… el agua tiene menos oportunidad de infiltrarse y se escurre más rápidamente sobre el suelo”.