Construcción en el Parque del Este es una intervención ilegal y dañina, advierten expertos

LA HUMANIDAD · 22 NOVIEMBRE, 2022 22:01

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

Foto por Mairet Chourio (@mairetchourio)

¿Cómo valoras esta información?

8
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
4
QUÉ CHIMBO

Dos grandes construcciones están en proceso en el estacionamiento 2 del Parque del Este (Parque Generalísimo Francisco de Miranda) en el municipio Sucre de Caracas. Ambas ocupan un amplio espacio de lo que antes eran unas canchas y un lugar para estacionar carros. Para el 17 de noviembre de 2022, adolescentes juegan con una pelota a escasos metros, ajenos a las obras que se desarrollan en el sitio.

Miembros del Sindicato Unitario Nacional de Empleados Públicos del Instituto Nacional de Parques (Sunep-Inparques) rechazan que se estén levantando nuevas estructuras y alegan que ninguno de los proyectos pasó por la revisión de la Dirección de Parques de Recreación. 

«Ellos están destrozando las canchas del parque. Eso y los puestos de estacionamiento deben estar para el servicio de los ciudadanos. Esa obra no forma parte del Parque del Este y viola el reglamento de los parques de recreación», expresó Marlene Sifontes, dirigente de Sunep-Inparques, a Efecto Cocuyo

Parque del este- construcción en el estacionamiento (Mairet Chourio)
Maquinaria trabaja en nuevos proyectos sin aprobación de la Dirección de Parques de Recreación, denuncian trabajadores

Una de las construcciones abarca dos islas (70 puestos) del estacionamiento y corresponde a una futura zona de camas elásticas y trampolines. La otra es, según testimonios de los obreros, una pista de patinaje en proceso. 

«En el estacionamiento pusieron una lona negra que va desde el área no desarrollada del parque hasta donde comienza la cacha. Toda esa parte la dañaron», apuntó Sifontes.

El Parque del Este, diseñado por el paisajista y arquitecto brasileño Roberto Burle Marx y el inglés John Godfrey Stoddart, existe desde hace 61 años, cuenta con 82 hectáreas y hoy es uno de los espacios públicos más visitados por los habitantes de la capital de Venezuela. 

«Próximamente. Vive la experiencia. ¿Listo para vivir una experiencia única en nuestro parque? Contarás con diferentes zonas dinámica y divertidas como trampolines y camas elásticas donde demostrarás tus grandes habilidades haciendo piruetas y otras actividades que te mantendrán en forma mientras te diviertes junto a nosotros», reza un colorido cartel colgado en una de las obras. 

Parque del este- construcción en las canchas (Mairet Chourio)
No se permite el paso a transeúntes a ninguna de las obras.

«Dirigirse a la vicepresidencia…» 

Si bien los obreros no especificaron quiénes son los encargados o los propietarios de las dos construcciones en el estacionamiento del parque, un cartel colgado en la presunta pista de patinaje sugiere a aquellos que estén en busca de trabajo contactar con la Vicepresidencia de la república. Los trabajadores de las obras se abstienen de dar nombres. 

El cartel de vicepresidencia fue retirado para noviembre de 2022: ahora solo queda el segundo aviso.

«Estas construcciones no tienen permisos y no se sabe nada de quién las dirige. Cuando vienes a ver, en el parque no hay respeto y hacen lo que le da la gana», puntualizó Sifontes. 

Al estacionamiento no solo le quitan espacio la pista y el sitio de camas elásticas, sino decenas de camiones cisternas parados, en su mayoría sin funcionar. Cálculos de Sunep-Inparques indican que ocupan un total de 210 puestos que deberían estar destinados a los usuarios.

«Abarcan más espacio de lo que tiene disponible el usuario. Al final, es el que menos se beneficia en el estacionamiento», agregó Sifontes.

Alrededor, la maleza crece sin control aparente y los restos de troncos de árboles forman hileras. Sunep-Inparques denuncia el abandono de varios puntos del Parque del Este por parte de las autoridades.

Efecto Cocuyo acudió al sitio a documentar la situación el 17 de noviembre. Durante el proceso, dos periodistas del medio fueron perseguidas por obreros de las construcciones hasta la salida principal, quienes les tomaron fotos y videos.

Parque del este- construcción en el estacionamiento (Mairet Chourio)
Cisternas dañadas ocupan espacios de estacionamiento en el parque.

Un proyecto que afecta al parque

José Matute, biólogo de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y secretario general del sindicato del Instituto Nacional de Parques (Inparques), enumeró las razones por las cuales las obras que se construyen en el Parque Generalísimo Francisco de Miranda son dañinas para el lugar, considerado patrimonio del caraqueño:

«Este parque está concebido para la recreación y existen unas obligaciones para mantenerlo cómo tal en cuanto a su seguridad, mantenimiento y acceso. Añadirle estos pegostes, suponiendo que esto cumpla su objetivo y venga mucha gente, complica el uso del parque que no está diseñado para absorber todo ese público que necesariamente va a tener que cruzarlo. Complicas todo: demanda de agua, electricidad y estacionamiento», indicó.

El parque recibió a 1.600 personas en dos días durante su reapertura de 2020, tras la llegada de la pandemia del COVID-19 al país.

Según registros del parque, en 2008 recibía un total de 270 mil visitantes mensuales, aunque la Cámara de Caracas asegura que originalmente fue concebido para albergar a 6 mil. 

Matute añadió que las nuevas atracciones obligan a que la administración refuerce la seguridad y destacó que el personal interno no es suficiente para cubrir una nueva demanda.

El déficit de trabajadores en parques de Caracas se ha denunciado desde hace media década. Los obreros suelen ganar en promedio salario mínimo, lo equivalente a 130 bolívares o 13 dólares mensuales. Además, la falta de beneficios como seguridad social o incluso uniformes hacen que algunos renuncien a sus puestos. 

«Antes el parque tenía 200 obreros y ahorita están tratando de suplir las vacantes con empresas privadas. A veces ves mucha gente trabajando con camisas de Inparques o el Ministerio de Ecosocialismo y no son nómina del parque», expresó Sifuentes. 

Parque del este-Transporte- Inparque (Mairet Chourio)

Para el 17 de noviembre una antigua camioneta negra permanece estacionada a pocos metros de las construcciones.

«Pertenece al Parque Nacional El Ávila y es la única que se tiene para el traslado de los trabajadores. Mira el estado pésimo en el que está», agregó Sifontes.

Caracas adolece de espacios verdes

Caracas es una ciudad que adolece de espacios naturales utilizables considerando que no se llega al metro cuadrado de área verde por habitante, afirma Elías González, presidente de la Sociedad Venezolana de Arquitectos Paisajistas. En la urbe conviven alrededor de 4 millones de personas. 

El especialista indica que los pocos espacios que tiene la capital constantemente son intervenidos o sufren modificaciones de acuerdo a criterios que no respetan las obras originales, cuando la alternativa más viable es construir otros lugares para disfrutar del aire libre en zonas distintas. 

«Uno tiene que empezar a entender un poco que el Parque del Este es una obra completa de arquitectura paisajista moderna, que corresponde al momento que fue inaugurado, donde todas sus partes fueron hechas con una función. Cuando yo agarro parte de los estacionamientos y los comprometo para otro tipo de actividad que no fue contemplada anteriormente no solo afecto la funcionalidad original, sino que atento contra la integridad del parque», dijo González a Efecto Cocuyo

Parque del este- entre la maleza y la tala de árboles (Mairet Chourio)

Las características y dimensiones de los proyectos que se están erigiendo en el Parque del Este apuntan a que no serán temporales, sino que se quedarán de forma permanente. Frente a ello, González muestra preocupación y compara la situación con la instalación del famoso navío Santa María en una de las áreas. Esta atracción fue sustituida en 2011 por el Buque Leander, que para enero de 2022 se hallaba en ruinas. 

En junio de este año, el barco era rehabilitado por un equipo liderado por el restaurador Carlos Vicente Torrealba.

«Creo que hay que hacer hincapié en que en conjunto con el Aterro do Flamenco en Río de Janeiro el parque es de las obras más importantes de Roberto Burle Marx, uno de los arquitectos paisajistas más importantes del mundo. Entonces vemos como no se miden las consecuencias posteriores en el tiempo de las intervenciones», puntualizó González. 

Las alteraciones del patrimonio

Esta no es la primera vez que el Parque del Este sufre algún tipo de intervención. Dejando de lado al Buque Leander, antes navío Santa María, se han registrado otras modificaciones a lo largo de los años. 

Parque del este- construcción en las canchas (Mairet Chourio)

González recuerda que los patios diseñados por Burle Marx y su equipo también resultaron manipulados en la última década. Estos tenían unos muros exteriores de cemento expuesto, reforzando un contraste entre un exterior crudo y un interior donde estaban desde colecciones botánicas hasta revestimientos con mosaicos.

En 2014, Pdvsa La Estancia permitió la realización de un mural de colores del artista Juvenal Rivero en estos espacios, según denunció posteriormente el IAM Venezuela (Institutional Assets and Monuments of Venezuela). 

«Hicieron una intervención y eso es como si se agarrara el cuadro de Arturo Michelena de Miranda en la Carraca y se le agregara algo. Es lo mismo. Los patios necesitan tener su exterior neutro», apuntó González. 

Agregó que la extensión, llamada «Simón Bolívar», situada en La Carlota, también representa una amenaza para algunos espacios, porque para acceder a ella es necesario cruzar el Parque del Este por dentro. 

«Hubo una vez una actividad de motos y pasaban por las caminerías de tierra del parque para el paso de una moto. Y no fue una, fueron casi 300», comentó el presidente de la Sociedad Venezolana de Arquitectos Paisajistas.

Parque del este- entre la maleza y la tala de árboles (Mairet Chourio)

Advertencia de años

Las intervenciones en el Parque del Este son rechazadas desde hace años por expertos y arquitectos paisajistas. En octubre de 2016 el IAM Venezuela emitió una alerta sobre las condiciones en las que se encontraba el espacio. 

«A partir de la llegada del Gobierno actual y luego del cambio de nombre por motivos políticos en 2006 –El nombre anterior evocaba al expresidente Rómulo Betancourt, en cuya administración se construyó el parque– se registra un aumento de las agresiones y la despreocupación por respetar los valores patrimoniales de los espacios», señaló la organización. 

Cualquier intervención al parque debe tener la aprobación del Instituto del Patrimonio Cultural en Venezuela, recordó Raquel Scharffenorth, fundadora del Comité de Amigos del Parque del Este el 22 de noviembre.

Consideró que las construcciones son un robo de espacios y que el parque podría terminar convirtiéndose en un área de paso, en vez de un lugar para reencontrarse con la naturaleza, perdiendo progresivamente su valor patrimonial. 

«Si tuvieran la aprobación, hay mucho que decir del Instituto. Considero inaceptable esto en un parque que tenía una colección botánica importantísima concebida en un espíritu didáctico para recrear diferentes ecosistemas de Venezuela, que costó un esfuerzo enorme en realizar. Mes a mes se pierde lo que aún queda de esa colección, pero se está invirtiendo en obras que no tienen que ver con el concepto original, de un parque único en su especie«, expresó Scharffenorth.

LA HUMANIDAD · 3 DICIEMBRE, 2022

Construcción en el Parque del Este es una intervención ilegal y dañina, advierten expertos

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara
Foto por Mairet Chourio (@mairetchourio)

Dos grandes construcciones están en proceso en el estacionamiento 2 del Parque del Este (Parque Generalísimo Francisco de Miranda) en el municipio Sucre de Caracas. Ambas ocupan un amplio espacio de lo que antes eran unas canchas y un lugar para estacionar carros. Para el 17 de noviembre de 2022, adolescentes juegan con una pelota a escasos metros, ajenos a las obras que se desarrollan en el sitio.

Miembros del Sindicato Unitario Nacional de Empleados Públicos del Instituto Nacional de Parques (Sunep-Inparques) rechazan que se estén levantando nuevas estructuras y alegan que ninguno de los proyectos pasó por la revisión de la Dirección de Parques de Recreación. 

«Ellos están destrozando las canchas del parque. Eso y los puestos de estacionamiento deben estar para el servicio de los ciudadanos. Esa obra no forma parte del Parque del Este y viola el reglamento de los parques de recreación», expresó Marlene Sifontes, dirigente de Sunep-Inparques, a Efecto Cocuyo

Parque del este- construcción en el estacionamiento (Mairet Chourio)
Maquinaria trabaja en nuevos proyectos sin aprobación de la Dirección de Parques de Recreación, denuncian trabajadores

Una de las construcciones abarca dos islas (70 puestos) del estacionamiento y corresponde a una futura zona de camas elásticas y trampolines. La otra es, según testimonios de los obreros, una pista de patinaje en proceso. 

«En el estacionamiento pusieron una lona negra que va desde el área no desarrollada del parque hasta donde comienza la cacha. Toda esa parte la dañaron», apuntó Sifontes.

El Parque del Este, diseñado por el paisajista y arquitecto brasileño Roberto Burle Marx y el inglés John Godfrey Stoddart, existe desde hace 61 años, cuenta con 82 hectáreas y hoy es uno de los espacios públicos más visitados por los habitantes de la capital de Venezuela. 

«Próximamente. Vive la experiencia. ¿Listo para vivir una experiencia única en nuestro parque? Contarás con diferentes zonas dinámica y divertidas como trampolines y camas elásticas donde demostrarás tus grandes habilidades haciendo piruetas y otras actividades que te mantendrán en forma mientras te diviertes junto a nosotros», reza un colorido cartel colgado en una de las obras. 

Parque del este- construcción en las canchas (Mairet Chourio)
No se permite el paso a transeúntes a ninguna de las obras.

«Dirigirse a la vicepresidencia…» 

Si bien los obreros no especificaron quiénes son los encargados o los propietarios de las dos construcciones en el estacionamiento del parque, un cartel colgado en la presunta pista de patinaje sugiere a aquellos que estén en busca de trabajo contactar con la Vicepresidencia de la república. Los trabajadores de las obras se abstienen de dar nombres. 

El cartel de vicepresidencia fue retirado para noviembre de 2022: ahora solo queda el segundo aviso.

«Estas construcciones no tienen permisos y no se sabe nada de quién las dirige. Cuando vienes a ver, en el parque no hay respeto y hacen lo que le da la gana», puntualizó Sifontes. 

Al estacionamiento no solo le quitan espacio la pista y el sitio de camas elásticas, sino decenas de camiones cisternas parados, en su mayoría sin funcionar. Cálculos de Sunep-Inparques indican que ocupan un total de 210 puestos que deberían estar destinados a los usuarios.

«Abarcan más espacio de lo que tiene disponible el usuario. Al final, es el que menos se beneficia en el estacionamiento», agregó Sifontes.

Alrededor, la maleza crece sin control aparente y los restos de troncos de árboles forman hileras. Sunep-Inparques denuncia el abandono de varios puntos del Parque del Este por parte de las autoridades.

Efecto Cocuyo acudió al sitio a documentar la situación el 17 de noviembre. Durante el proceso, dos periodistas del medio fueron perseguidas por obreros de las construcciones hasta la salida principal, quienes les tomaron fotos y videos.

Parque del este- construcción en el estacionamiento (Mairet Chourio)
Cisternas dañadas ocupan espacios de estacionamiento en el parque.

Un proyecto que afecta al parque

José Matute, biólogo de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y secretario general del sindicato del Instituto Nacional de Parques (Inparques), enumeró las razones por las cuales las obras que se construyen en el Parque Generalísimo Francisco de Miranda son dañinas para el lugar, considerado patrimonio del caraqueño:

«Este parque está concebido para la recreación y existen unas obligaciones para mantenerlo cómo tal en cuanto a su seguridad, mantenimiento y acceso. Añadirle estos pegostes, suponiendo que esto cumpla su objetivo y venga mucha gente, complica el uso del parque que no está diseñado para absorber todo ese público que necesariamente va a tener que cruzarlo. Complicas todo: demanda de agua, electricidad y estacionamiento», indicó.

El parque recibió a 1.600 personas en dos días durante su reapertura de 2020, tras la llegada de la pandemia del COVID-19 al país.

Según registros del parque, en 2008 recibía un total de 270 mil visitantes mensuales, aunque la Cámara de Caracas asegura que originalmente fue concebido para albergar a 6 mil. 

Matute añadió que las nuevas atracciones obligan a que la administración refuerce la seguridad y destacó que el personal interno no es suficiente para cubrir una nueva demanda.

El déficit de trabajadores en parques de Caracas se ha denunciado desde hace media década. Los obreros suelen ganar en promedio salario mínimo, lo equivalente a 130 bolívares o 13 dólares mensuales. Además, la falta de beneficios como seguridad social o incluso uniformes hacen que algunos renuncien a sus puestos. 

«Antes el parque tenía 200 obreros y ahorita están tratando de suplir las vacantes con empresas privadas. A veces ves mucha gente trabajando con camisas de Inparques o el Ministerio de Ecosocialismo y no son nómina del parque», expresó Sifuentes. 

Parque del este-Transporte- Inparque (Mairet Chourio)

Para el 17 de noviembre una antigua camioneta negra permanece estacionada a pocos metros de las construcciones.

«Pertenece al Parque Nacional El Ávila y es la única que se tiene para el traslado de los trabajadores. Mira el estado pésimo en el que está», agregó Sifontes.

Caracas adolece de espacios verdes

Caracas es una ciudad que adolece de espacios naturales utilizables considerando que no se llega al metro cuadrado de área verde por habitante, afirma Elías González, presidente de la Sociedad Venezolana de Arquitectos Paisajistas. En la urbe conviven alrededor de 4 millones de personas. 

El especialista indica que los pocos espacios que tiene la capital constantemente son intervenidos o sufren modificaciones de acuerdo a criterios que no respetan las obras originales, cuando la alternativa más viable es construir otros lugares para disfrutar del aire libre en zonas distintas. 

«Uno tiene que empezar a entender un poco que el Parque del Este es una obra completa de arquitectura paisajista moderna, que corresponde al momento que fue inaugurado, donde todas sus partes fueron hechas con una función. Cuando yo agarro parte de los estacionamientos y los comprometo para otro tipo de actividad que no fue contemplada anteriormente no solo afecto la funcionalidad original, sino que atento contra la integridad del parque», dijo González a Efecto Cocuyo

Parque del este- entre la maleza y la tala de árboles (Mairet Chourio)

Las características y dimensiones de los proyectos que se están erigiendo en el Parque del Este apuntan a que no serán temporales, sino que se quedarán de forma permanente. Frente a ello, González muestra preocupación y compara la situación con la instalación del famoso navío Santa María en una de las áreas. Esta atracción fue sustituida en 2011 por el Buque Leander, que para enero de 2022 se hallaba en ruinas. 

En junio de este año, el barco era rehabilitado por un equipo liderado por el restaurador Carlos Vicente Torrealba.

«Creo que hay que hacer hincapié en que en conjunto con el Aterro do Flamenco en Río de Janeiro el parque es de las obras más importantes de Roberto Burle Marx, uno de los arquitectos paisajistas más importantes del mundo. Entonces vemos como no se miden las consecuencias posteriores en el tiempo de las intervenciones», puntualizó González. 

Las alteraciones del patrimonio

Esta no es la primera vez que el Parque del Este sufre algún tipo de intervención. Dejando de lado al Buque Leander, antes navío Santa María, se han registrado otras modificaciones a lo largo de los años. 

Parque del este- construcción en las canchas (Mairet Chourio)

González recuerda que los patios diseñados por Burle Marx y su equipo también resultaron manipulados en la última década. Estos tenían unos muros exteriores de cemento expuesto, reforzando un contraste entre un exterior crudo y un interior donde estaban desde colecciones botánicas hasta revestimientos con mosaicos.

En 2014, Pdvsa La Estancia permitió la realización de un mural de colores del artista Juvenal Rivero en estos espacios, según denunció posteriormente el IAM Venezuela (Institutional Assets and Monuments of Venezuela). 

«Hicieron una intervención y eso es como si se agarrara el cuadro de Arturo Michelena de Miranda en la Carraca y se le agregara algo. Es lo mismo. Los patios necesitan tener su exterior neutro», apuntó González. 

Agregó que la extensión, llamada «Simón Bolívar», situada en La Carlota, también representa una amenaza para algunos espacios, porque para acceder a ella es necesario cruzar el Parque del Este por dentro. 

«Hubo una vez una actividad de motos y pasaban por las caminerías de tierra del parque para el paso de una moto. Y no fue una, fueron casi 300», comentó el presidente de la Sociedad Venezolana de Arquitectos Paisajistas.

Parque del este- entre la maleza y la tala de árboles (Mairet Chourio)

Advertencia de años

Las intervenciones en el Parque del Este son rechazadas desde hace años por expertos y arquitectos paisajistas. En octubre de 2016 el IAM Venezuela emitió una alerta sobre las condiciones en las que se encontraba el espacio. 

«A partir de la llegada del Gobierno actual y luego del cambio de nombre por motivos políticos en 2006 –El nombre anterior evocaba al expresidente Rómulo Betancourt, en cuya administración se construyó el parque– se registra un aumento de las agresiones y la despreocupación por respetar los valores patrimoniales de los espacios», señaló la organización. 

Cualquier intervención al parque debe tener la aprobación del Instituto del Patrimonio Cultural en Venezuela, recordó Raquel Scharffenorth, fundadora del Comité de Amigos del Parque del Este el 22 de noviembre.

Consideró que las construcciones son un robo de espacios y que el parque podría terminar convirtiéndose en un área de paso, en vez de un lugar para reencontrarse con la naturaleza, perdiendo progresivamente su valor patrimonial. 

«Si tuvieran la aprobación, hay mucho que decir del Instituto. Considero inaceptable esto en un parque que tenía una colección botánica importantísima concebida en un espíritu didáctico para recrear diferentes ecosistemas de Venezuela, que costó un esfuerzo enorme en realizar. Mes a mes se pierde lo que aún queda de esa colección, pero se está invirtiendo en obras que no tienen que ver con el concepto original, de un parque único en su especie«, expresó Scharffenorth.