Comunidad repudia tala de los sauces llorones de plaza Las Tres Gracias

LA HUMANIDAD · 18 JULIO, 2020 16:35

Ver más de

Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
6
QUÉ CHIMBO

La tala de los tres sauces llorones que estaban ubicados desde hace más de 50 años en la plaza Bellas Artes, mejor conocida como  plaza las Tres Gracias, aledaña a la Universidad Central de Venezuela (UCV), ha causado el repudio de muchos caraqueños, especialmente los ucevistas.

Intelectuales, artistas, estudiantes, docentes y otros profesionales manifestaron su rechazo a lo que,, para muchos, ha sido un ecocidio.

Esos árboles fueron traídos desde Argentina cuando la plaza fue inaugurada en 1947.

Este viernes 17 de julio los emblemáticos sauces amanecieron talados, sin notificación o anuncio oficial que explique este crimen ambiental repudiado por la opinión pública. Atribuyen a cuadrillas de obreros de la Alcaldía de Caracas por el hecho, pues ellos realizan desde hace días trabajos de mantenimiento en la zona.

Este sábado 18 de julio, el viceministro de Gestión Ecosocialista del Ambiente y presidente del Instituto Nacional de Parques (Inparques), Josué Lorca, se acercó al lugar y manifestó que se investigarán los hechos.

«Nosotros abrimos la investigación para esclarecer los hechos y determinar los responsables. Y remitimos al Ministerio Público», dijo.

Un poco de historia

La plaza Bellas Artes fue construida en el año 1935 en la urbanización de Los Chaguaramos y ha sido reinaugurada en dos oportunidades, en 1957 y 1999. Debe su nombre a la escultura que representa a las diosas Talía, Aglaya y Eufrósine, que según la mitología griega representaban la comedia, inteligencia y alegría y que eran hijas de Zeus y Eurínome.

La pieza es obra del escultor italiano Pietro Ceccarelli, quien de manera ejemplar copió la obra Las Tres Gracias, realizada por el máximo representante del neoclasicismo escultórico, Antonio Canova (1757-1822).

La plaza está conformada por un espejo de agua de forma orgánica, con curvas libres, bordeado por aceras y jardines que originalmente contaban con árboles cipreses del antiguo cementerio de Los hijos de Dios, que al ser talados por el Metro de Caracas para la construcción de la línea 3 del transporte urbano, fueron reemplazados por los sauces llorones emblemáticos del espacio capitalino que habían sido traídos desde Argentina.

En redes sociales diversos usuarios, incluyendo a miembros de la comunidad universitaria de la UCV y vecinos del sector, así como habitantes de Caracas, repudiaron el hecho y lo calificaron de un ecocidio que debe ser investigado y penado por las autoridades, según está contemplado en el marco legal vigente en Venezuela.