Caracas menos verde: Ciudad Laboratorio cuenta el patrimonio ambiental que se pierde

LA HUMANIDAD · 27 JUNIO, 2021 07:50

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano


¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Una ciudad cada vez menos verde se detalla al caminar por Caracas. Más de 300 de árboles han desaparecido en cuatro de los cinco municipios del Área Metropolitana según datos recopilados por Ciudad Laboratorio, una organización que se ha dedicado a contar las faltas durante varios recorridos a pie.

Según cálculos realizados por Efecto Cocuyo, a partir de los números registrados en los Hilos Andantes, una bitácora hecha para registrar las pérdidas, solo en los recorridos hechos entre el 20 de mayo y el 17 de junio de este año se contaron un total de 309 árboles eliminados, 129 árboles amenazados y 33 árboles sometidos a podas severas. Puede consultar la tabla con los datos al final de la nota.

El activista ambiental, Cheo Carvajal, señaló que si bien los números no son relevantes, por la falta de exhaustividad, el conteo busca llamar la atención de la ciudadanía y las instituciones con competencias ambientales para reaccionar ante la pérdida de arbolado urbano.

«Hay cuadras en muchas calles y avenidas en las que es ya común caminar sin sombra. La idea es hacer un levantamiento participativo en la ciudad de esas pérdidas de las que hay evidencias en la acera (la ventana vacía, a veces con el tocón del árbol, o selladas con concreto)», detalló.

Tocón en la avenida principal de Sebucán (municipio Sucre)

Ciudad más verde

En el año 2018, Carvajal coordinó un estudio en conjunto con el Banco de Desarrollo de América Latina que buscaba caracterizar los espacios públicos de la ciudad (aceras, semáforos, rayados peatonales, arbolado).

En las cien vías que se observaron (entre calles y avenidas), lograron contar 7.066 árboles presentes y 1.076 árboles eliminados, según refirió el activista. Si se hace un cálculo de un patrón arbóreo, en el que habría un árbol cada ocho o diez metros, en Caracas deberían vivir alrededor de 14.000 árboles en esas 100 vías, pero solo la mitad están sembrados.

Árbol podado en el municipio Chacao

Si bien a veces es necesario eliminar árboles (porque llegó a su final naturalmente, están enfermos o son quebradizos), muchas veces no se hacen esfuerzos para tratar de salvar el árbol. «Aquí se eliminan árboles porque sus hojas ensucian la entrada de un edificio o comercio, porque ramas y frutos eventualmente afectan a vehículos estacionados bajo su sombra, o por caprichos de muy diversos tipos incluyendo el de un edificio nuevo al que le molesta tener un árbol al frente».

La falta de planificación también ha hecho que se tomen decisiones inadecuadas al momento de sembrar arbolado en la ciudad. Carvajal comentó que se han plantado muchos árboles que no son idóneos para crecer en las aceras, como los jabillos o las caobas, que suelen alcanzar unas dimensiones importantes. Cuando el patrimonio vegetal no se cuida de manera sistemática, se puede desequilibrar el árbol, enfermarse y, eventualmente, se elimina de la calle.

Hay que planificar

«Un árbol tarda en crecer y ser un adulto para que pueda producir el oxígeno que necesitamos. Entonces, la idea no puede ser que los eliminas así alegremente, sino más bien tratar de preservarlos, pero eso exige un trabajo riguroso y sistemático y eso no existe ahorita en las alcaldías», dijo Carvajal.

Comentó que si bien en los últimos días ha visto que se han hecho podas, suelen ser «muy salvajes»; no para cuidar el árbol sino para «minimizarlo, a veces casi a su mínima expresión». Además, señaló que si lo que se quiere es eliminar un árbol, lo ideal es que se saque todo lo que estaba en el espacio en el que se sembró y se sustituya.

Tocón en la avenida Casanova (municipio Libertador)

No todas las alcaldías o instituciones tienen la política de reponer lo que se tala. El director de la organización Sembramos Todos, Enrique García, explicó que si bien hay circunstancias en las que se puede justificar la eliminación de un árbol (por ejemplo, cuando está enfermo), la Ley de Bosques establece que si se tala un árbol hay que plantar otros para reponer lo perdido.

No cualquier especie puede estar en cualquier lugar. La planificación y los estudios son fundamentales para evitar problemas a futuro. El artículo 52 de la Ley de Bosques establece que el manejo del patrimonio forestal debe atender a lineamientos como la incorporación de diagnósticos del área, evaluaciones del impacto ambiental, entre otros. «Hay que regar los árboles los primeros seis meses de vida. Ahorita llueve, pero ahorita está el cambio climático. Tienes que tener planificación para antes y para después«, señaló.

Controladores biológicos

En esa planificación se debe incluir la poda de los árboles, de la mano de profesionales que conozcan las implicaciones de hacer mal un corte. Cada uno crece de una manera que lo ayuda a obtener más luz. Una mala poda puede desequilibrarlo, secarlo o hacer que se enferme.

La falta de reposición de los árboles que se talan y la siembra de especies inadecuadas refleja desconocimiento de su importancia como «controlador biológico». «Va más allá del oxígeno, (un árbol) es un potencial medio para evitar problemas de salud pública, de enfermedades respiratorias», detalló García.

El especialista enumeró otros beneficios de la siembra de árboles en espacios urbanos y rurales. Los árboles son «bombas de agua constantemente encendidas», pueden manejar alrededor de 200 litros de agua, de la cual una parte consume y la otra va a la atmósfera; controla la fuerza de los vientos, disminuye la temperatura, son sustento de la biodiversidad, entre otros. También protegen los suelos y absorben minerales que pueden ser nocivos para la salud (y pueden terminar en el agua).

Si quieres saber ms sobre este tema, lee también: