Unicef alerta sobre posibles traslados forzosos de niños ucranianos a Rusia

INTERNACIONALES · 29 MARZO, 2022 08:53

Ver más de

Efe | @EFEnoticias


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) consideró este 29 de marzo «increíblemente preocupante» el posible traslado forzoso de niños ucranianos a territorio ruso, y recordó que está práctica está prohibida por el derecho internacional.

«No hemos podido verificar de manera independiente estas informaciones, pero son increíblemente preocupantes», dijo a Efe el portavoz de Unicef James Elder, quien indicó que el secuestro de niños en tiempos de guerra «es una de las mayores violaciones contra la infancia y está prohibida por el derecho humanitario internacional».

La agencia de la ONU, junto a otros actores humanitarios, sigue trabajando sobre el terreno para intentar ayudar a los niños ucranianos, lo que incluye «hacer esfuerzos por mantener la unidad familiar» e identificar a menores no acompañados que necesiten especial atención.

Un 90 % de los 3,9 millones de refugiados ucranianos en otros países son mujeres, niños y personas mayores, y UNICEF calcula que más de la mitad de los 7,5 millones de menores de edad en Ucrania han tenido que dejar sus hogares a consecuencia de la guerra.

Ucrania acusa a Rusia de transportar a la fuerza a miles de civiles a zonas bajo su control y a Rusia.

Autoridades municipales de la asediada ciudad de Mariúpol han acusado a las tropas rusas de haber trasladado contra su voluntad a miles de residentes hacia Rusia, incluidos hasta 2.000 niños. 

El Kremlin niega la evacuación forzosa de civiles

El Kremlin negó hoy, 29 de marzo, que su Ejército traslade forzosamente a civiles desde la ciudad asediada ucraniana de Mariúpol (mar de Azov) a Rusia después de las acusaciones de Kiev que responsabilizan a las tropas rusas de evacuar a varios miles de ucranianos a territorio ruso.

«Afirmo que esto es una mentira. Esto no se corresponde con la realidad», afirmó en rueda de prensa telefónica el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, quien subrayo que «Rusia no se dedica a esas cosas».

El representante del Kremlin insistió en que «nadie traslada forzosamente a civiles a territorio ruso», al recalcar que aquellos refugiados ucranianos que abandonaron Mariúpol rumbo a Rusia lo hicieron voluntariamente.

«Los militares rusos ayudan a los civiles a salir de Mariúpol, abandonar zonas peligrosas», afirmó, y aprovechó la ocasión para denunciar que quienes tratan de huir de la ciudad corren el riesgo de ser «asesinados por la espalda».

«Tenemos ya al respecto una gran cantidad de relatos directos de testigos», dijo.

La víspera el Ministerio de Defensa de Rusia informó que más de 105.000 personas fueron evacuadas de Mariúpol desde el inicio de la campaña militar rusa, sin que en ello mediase cooperación alguna de las fuerzas ucranianas, y cifró en 3.642 personas los refugiados durante la última jornada.

La entidad castrense rusa no especificó el destino de estos refugiados.

La semana pasada el Ministerio de Exteriores de Ucrania acusó al Ejército ruso de haber «deportado» al menos a 6.000 residentes de Mariúpol «a campos de filtración en Rusia para usarlos como rehenes y ejercer presión política sobre Ucrania».

Según la viceministra para la Integración de los territorios temporalmente ocupados de Ucrania, Irina Vereschuk, el Ejército enemigo ha evacuado a la fuerza a Rusia por corredores ilegales no coordinados con Kiev a un total de 40.000 personas.

Estas fueron supuestamente ubicadas en «campos de filtración», donde los militares rusos determinan si se trata de civiles o combatientes.

La funcionaria ucraniana arremetió también contra el Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr), tras su decisión de abrir una oficina de representación en la ciudad rusa de Rostov del Don, al que acusó de «atender a los ucranianos deportados por la fuerza a Rusia”.

Foto: Archivo

INTERNACIONALES · 10 AGOSTO, 2022

Unicef alerta sobre posibles traslados forzosos de niños ucranianos a Rusia

Texto por Efe | @EFEnoticias

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) consideró este 29 de marzo «increíblemente preocupante» el posible traslado forzoso de niños ucranianos a territorio ruso, y recordó que está práctica está prohibida por el derecho internacional.

«No hemos podido verificar de manera independiente estas informaciones, pero son increíblemente preocupantes», dijo a Efe el portavoz de Unicef James Elder, quien indicó que el secuestro de niños en tiempos de guerra «es una de las mayores violaciones contra la infancia y está prohibida por el derecho humanitario internacional».

La agencia de la ONU, junto a otros actores humanitarios, sigue trabajando sobre el terreno para intentar ayudar a los niños ucranianos, lo que incluye «hacer esfuerzos por mantener la unidad familiar» e identificar a menores no acompañados que necesiten especial atención.

Un 90 % de los 3,9 millones de refugiados ucranianos en otros países son mujeres, niños y personas mayores, y UNICEF calcula que más de la mitad de los 7,5 millones de menores de edad en Ucrania han tenido que dejar sus hogares a consecuencia de la guerra.

Ucrania acusa a Rusia de transportar a la fuerza a miles de civiles a zonas bajo su control y a Rusia.

Autoridades municipales de la asediada ciudad de Mariúpol han acusado a las tropas rusas de haber trasladado contra su voluntad a miles de residentes hacia Rusia, incluidos hasta 2.000 niños. 

El Kremlin niega la evacuación forzosa de civiles

El Kremlin negó hoy, 29 de marzo, que su Ejército traslade forzosamente a civiles desde la ciudad asediada ucraniana de Mariúpol (mar de Azov) a Rusia después de las acusaciones de Kiev que responsabilizan a las tropas rusas de evacuar a varios miles de ucranianos a territorio ruso.

«Afirmo que esto es una mentira. Esto no se corresponde con la realidad», afirmó en rueda de prensa telefónica el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, quien subrayo que «Rusia no se dedica a esas cosas».

El representante del Kremlin insistió en que «nadie traslada forzosamente a civiles a territorio ruso», al recalcar que aquellos refugiados ucranianos que abandonaron Mariúpol rumbo a Rusia lo hicieron voluntariamente.

«Los militares rusos ayudan a los civiles a salir de Mariúpol, abandonar zonas peligrosas», afirmó, y aprovechó la ocasión para denunciar que quienes tratan de huir de la ciudad corren el riesgo de ser «asesinados por la espalda».

«Tenemos ya al respecto una gran cantidad de relatos directos de testigos», dijo.

La víspera el Ministerio de Defensa de Rusia informó que más de 105.000 personas fueron evacuadas de Mariúpol desde el inicio de la campaña militar rusa, sin que en ello mediase cooperación alguna de las fuerzas ucranianas, y cifró en 3.642 personas los refugiados durante la última jornada.

La entidad castrense rusa no especificó el destino de estos refugiados.

La semana pasada el Ministerio de Exteriores de Ucrania acusó al Ejército ruso de haber «deportado» al menos a 6.000 residentes de Mariúpol «a campos de filtración en Rusia para usarlos como rehenes y ejercer presión política sobre Ucrania».

Según la viceministra para la Integración de los territorios temporalmente ocupados de Ucrania, Irina Vereschuk, el Ejército enemigo ha evacuado a la fuerza a Rusia por corredores ilegales no coordinados con Kiev a un total de 40.000 personas.

Estas fueron supuestamente ubicadas en «campos de filtración», donde los militares rusos determinan si se trata de civiles o combatientes.

La funcionaria ucraniana arremetió también contra el Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr), tras su decisión de abrir una oficina de representación en la ciudad rusa de Rostov del Don, al que acusó de «atender a los ucranianos deportados por la fuerza a Rusia”.

Foto: Archivo

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO