Datos de desempleo son inconsistentes con informes del Banco Central

COCUYO CHEQUEA · 5 NOVIEMBRE, 2019 08:00

Tasa de desempleo del INE es inconsistente con importante teoría económica

Texto por Jeanfreddy Gutierrez | @Jeanfreddy

Ver más de

Jeanfreddy Gutierrez | @Jeanfreddy

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

No se ponen de acuerdo. El Instituto Nacional de Estadística (INE) actualizó en la tercera semana de octubre sus cálculos de la tasa de desempleo, que se conocía sólo hasta abril de 2016, mostrando una reducción de la misma. Esto a pesar que el Banco Central de Venezuela también actualizó cifras que revelan una pronunciada reducción de la economía desde 2013.

Esta disparidad violaría la conocida La Ley de Okun de Oro, una observación empírica formulada en 1950 durante la recesión de Estados Unidos. La misma encontró una relación inversa entre el Producto Interno Bruto de un país y su tasa de desempleo.

Esta es usada como modelo predictivo para saber cómo se moverá la cantidad de personas que consigan o pierdan un empleo según varía la producción de un país. Al subir el PIB baja la tasa de desempleo y viceversa.

Así que aunque el BCV reporta que entre el primer trimestre de 2017 y el primer trimestre de 2018 el PIB cayó 18,6%, el INE asegura que en el mismo período el desempleo permaneció en 7,8%.

Lea también: Cifras del BCV revelan que la economía venezolana se achica

Desempleo baja, desempleados suben

De acuerdo con el INE, a pesar de una tasa de desempleo estable, hubo un aumento de los desempleados. Para el cierre de marzo de 2018 se habría pasado de 1.159.659 a 1.184.551 desempleados. Estas son 24.892 mil personas más.

¿Cómo es posible que haya más desempleo e igual tasa de desempleo?

Según el INE hubo el mismo ritmo de aumento de la Población Económicamente Activa (mayores de 15 años que trabajan o buscan trabajo) y la cantidad de personas que están ocupadas, es decir, tienen un empleo remunerado.

Así  que sus datos señalan que en Venezuela subió la cantidad de personas empleadas, pasando de 13 millones 616 mil 184 a 14 millones 67 mil 607 trabajadores. Un crecimiento de 451 mil 423 nuevos empleados.

El INE indica así que la generación de empleo en el país está al ritmo de la población que lo busca.

Esta estabilidad laboral en medio de una recesión económica viola lo observado por el economista Arthur Okun y comprobado en la mayoría de los casos desde entonces. Es decir, es muy improbable que se empleen más personas en un país cuya economía se contrae.

Y más cómo ha sucedido en Venezuela. Oficialmente el PIB ha caído por 21 trimestres consecutivos a partir del primero de 2014.

La Ley de Okun, como teoría macroeconómica considerada altamente fiable, sostiene que para mantener la tasa de desempleo, como asegura el INE que sucedió en Venezuela, la economía debe crecer entre 2,6% y 3%. Aunque admite que sólo se cumple si el desempleo está entre 3% y 7,5%. Sin embargo, la disparidad es sobresaliente.

¿Y qué debió suceder en Venezuela?

Usando la fórmula matemática que acompaña a esta teoría, se puede estimar cómo debió comportarse el desempleo en el país.

Siendo la u la variación de desempleo y Y la variación de producción,  la variable k (de relación de desempleo y producción, es decir 3%) a la variación del PIB y dividirla entre la variable c (crecimiento del PIB en medio de una política de pleno empleo, es decir 2%), entonces queda así:

Δu = (ΔY/Y – k) / c

=(-18,6%-3%) / 2%

= -10,8%

Es lo que debió aumentar el desempleo en Venezuela, sólo entre el primer trimestre de 2017 y el primero de 2018, con la caída del PIB registrado.

Ni petróleo ni casas

Otra disparidad, aunque algo distinta, se nota al comparar el PIB y el desempleo en la industria petrolera. Mientras el BCV revela que la caída en este sector es aún mayor que el del país, con -26,5% al comparar los primeros trimestres de 2018 y 2017, el INE publica que el desempleo en la explotación de hidrocarburos subió un punto porcentual. 

Es decir, pasó de 3,6% a 4,6%.

Así mismo, señala que para el último trimestre de 2018 el desempleo de esa industria apenas era de 1,1%. Esto contrario a la progresiva caída en la producción petrolera del país, según datos de la OPEP, la propia PDVSA y agencias especializadas.

Lea también: Producción petrolera de Venezuela se hunde otro 11% hasta 644.000 b/d

Algo muy similar se puede decir de la industria de la construcción, con 60,6% menos durante el tiempo señalado e incluso 74,1% de caída sólo durante el primer trimestre de 2019. Lo que haría improbable que se pudieran cumplir las metas y logros anunciados por la Misión Vivienda.

También en el sector construcción el BCV señala 21 trimestres de caída con 96% de reducción del PIB entre el primer trimestre de 2012 y el primero de 2019. Lo que también señala como improbable las estadísticas oficiales de entrega de viviendas y apartamentos.

Lea también: ¿Es cierto que 27% de las casas de Gmvv se entregaron a colombianos?

En la misma violación de la Ley de Okun, el INE asegura que la tasa de desempleo entre trabajadores de la construcción bajó de 12,2% a 10,3% entre el primer trimestre de 2017 y el de 2018. E insiste en señalar que para el último de 2018 este bajó hasta 6,5%.

Menos desempleo por doquier

En las tablas de informes semestrales, actualizadas hasta la segunda mitad de 2018, el INE señala una baja del desempleo en casi cualquier sector.

Por ejemplo, asegura que entre el primer semestre de 2017 y el de 2018 se redujo la cantidad de desempleados entre las personas sin nivel educativo o analfabetos (de 1,3% a 1) y con títulos universitarios (24,3% a 23,6%) mientras subió para quienes son Técnicos Universitarios (9,4% a 9,5%) y con estudios de bachillerato (46,5% a 51,3%).

También habrían 726 mil 283 nuevos empleados en el sector formal y 210 mil 666 en el informal. De estos 450 mil 63 serían nuevos empleados públicos y 486 mil 886 empleados privados.

Así mismo dice que bajó la desocupación laboral entre cada grupo etario. Así los jóvenes de 15 a 24 años pasaron 16,1% a 15,8%, los de 25 a 44 bajaron de 6,7% a 6,5% e incluso de 45 a 64 se redujeron de 4,4% a 3,2%. 

Sólo los mayores de 65 años perdieron mercado laboral al subir de 4,6% a 4,7%. 

¿Y la diáspora?

Los datos del INE son estimados desde enero de 2014 con las proyecciones del Censo de 2001, según revelan en cada una de sus tablas. Sin embargo, no considera la salida de ciudadanos del país desde entonces.

Así que para sus cálculos usó la cifra de 31 millones 514 mil 133 personas viviendo en el país para el primer semestre de 2018.

Lea también: Sin cifras fiables ni restar la diáspora, Maduro aseguró que cobertura universitaria es de 90%

Al visualizar los datos desde el último trimestre de 1999, según lo publicado por el INE y el BCV, se puede ver cómo la ley se cumplió tanto durante el paro petrolero de 2002 como en la recuperación económica de 2003, pero también durante la crisis 2009-2010 de caída global de precios del petróleo y de bancos a nivel mundial.

Siempre al caer la producción interna, aumenta el desempleo y al contrario. Salvo desde 2015 cuando a pesar de una cada vez más pronunciada reducción del PIB, el INE asegura que el desempleo se mantiene estable en cerca de 7,8%.