Dicom pasa la barrera de los Bs 300, y economistas temen que el Gobierno lo congele

ECONOMÍA · 6 ABRIL, 2016 15:19

Ver más de

Mariel Lozada | @marielozadab


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La tasa del tipo de cambio complementario (Dicom) llegó a Bs 301.24 por dólar, según el Banco Central de Venezuela. Es el precio más alto registrado desde su creación, el 9 de marzo de este año, y a menos de un mes ha aumentado Bs 94,32; es decir, 45,58%.

El ministro de Industrias y Comercio, Miguel Pérez Abad, dijo que funcionaría un mes como Simadi y luego tendría un nuevo mecanismo. Sin embargo, a tres días de cumplirse el mes, todavía no se ha aclarado cómo va a trabajar.

Marinell Falcón, economista, explica que lo básico de un tipo de cambio es el mecanismo de asignación y aún no se sabe cuál será el de Dicom, por lo que no se puede asegurar si el sistema funcionará.

“Si el mecanismo es burocrático no será un mercado libre, con oferta y demanda. Si un ente del Gobierno establece la tasa, no es flotante”, advierte. “Si no hay libre acceso a las divisas seguirán existiendo deficiencias en la economía, porque las empresas no podrán adquirirlas”, puntualiza.

La economista habla de que no hay forma de prever si el mercado realmente será libre, porque el único precedente, Simadi, llegó a un techo y no fue realmente flotante.

En opinión de Tamara Herrera, economista y miembro de Síntesis Financiero, el Dicom lleva un ritmo decidido que indica que las autoridades tienen una meta. “Es posible que la meta oficial de corto plazo sea llevar la tasa Dicom al nivel de la tasa de cambio implícita (liquidez monetaria/reservas internacionales brutas del BCV), la cual cerró en 338 bolívares por dólares en marzo”.

Pone en duda  que la tasa fluctúe hasta el mercado paralelo, lo que, considera,  ayudaría a la economía. “Para que el mercado paralelo baje hay que aumentar la oferta de dólares”, dice, y añade que también deben eliminarse las normas que impiden usar el tipo de cambio paralelo para fijar los precios.

Herrera asegura que el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de Precios Justos, del 8 de noviembre de 2015, “agrava la escasez” tanto de dólares como de productos. Cuenta que “aquellos sectores que consideraban que los bienes que comerciaban lograban ser vendidos aunque las divisas las consiguieran a mercado paralelo, retornan a la escasez de divisas. Eso conlleva escasez de producción”.

Añade que aunque el Dicom ha demostrado fluctuar y no congelarse como lo hicieron el Sitme, Sicadi y Sicad I y II, todavía corre el riesgo de quedarse como una tasa administrada y no de fluctuación libre. “Cada vez que anunciaban un tipo de cambio flexible lo que hacían era congelarlo. Estamos en una situación donde han permitido fluctuar más al Dicom, pero se necesita aumentar la oferta de divisas”.

“Si habla de fluctuación tienen que hacerlo fluctuar, y para eso se tiene que depreciar a un precio mayor”, culmina.